Close
Urgencias: 657 84 87 55 (7 -24h.)

¡Contacta con nosotros!



La limpieza dental profesional se conoce en términos odontológicos como “profilaxis oral”, aunque hay dentistas que prefieren denominar a este procedimiento como “raspado y pulido dental”.

limpieza dental

La limpieza dental profesional es un procedimiento bucodental que se lleva a cabo en las clínicas dentales, con el objetivo de eliminar tanto la placa bacteriana como el sarro dental que se ha quedado pegado a los dientes. Cabe destacar que esta es la única forma de quitar el sarro de la boca.

Todavía hay muchas personas que temen hacerse limpiezas dentales profesionales porque desconocen cómo se llevan a cabo y de qué manera se realizan. Por este motivo, vamos a explicar bien en qué consiste y el proceso que se suele realizar, con el fin de tranquilizar a aquellos que tienen miedo de someterse a estos tratamientos bucodentales.

La limpieza bucal profesional nos ayuda a acabar con el sarro que se ha quedado pegado en las piezas dentales, limpiar debidamente la placa bacteriana y eliminar algunas manchas de los dientes.

Lo que conseguimos es aumentar la salud de la boca y mejorar el aspecto de la sonrisa.

Limpieza dental profesional en Barcelona: cómo se hace

La limpieza diaria de los dientes nos ayuda a prevenir la aparición de caries y otras afecciones orales de diversa gravedad.

El problema es que esto no es suficiente para mantener unos dientes sanos.

La pérdida de dientes en adultos suele deberse a las enfermedades gingivales, como la periodontitis.

Las encías cubren y protegen el hueso que soporta a los dientes.

Este hueso es el pilar en el que se apoyan las piezas dentales y si se debilita es más fácil que se caigan los dientes.

Además, si no se cuidan las encías, el hueso que está debajo puede infectarse y resultar dañado.

En el caso de que el hueso no sea los suficientemente fuerte para aguantar los dientes en su lugar, puede terminar provocando la pérdida dental.

Hace algunos años, la limpieza dental se realizaba con instrumentos manuales de acero inoxidable.

Actualmente aún existen dentistas que siguen aquellos procedimientos, pero los avances en odontología ya nos permiten apostar por técnicas mucho más modernas y avanzadas para la limpieza dental.

Para ello utilizamos instrumentos ultrasónicos de última generación.

Mediante estas innovadoras herramientas, el odontólogo realizará una adecuada limpieza dental profesional, de manera más rápida y efectiva.

Las vibraciones de frecuencia que estos aparatos transmiten tienen como finalidad eliminar el sarro y la placa bacteriana.

Tras esta primera fase se lleva a cabo el pulido de dientes, momento en el que el dentista usará una pasta profiláctica específica, con el fin de pulir todas las piezas dentales y mejorar su aspecto y estética.

Las sesiones de profilaxis oral suelen durar una media hora y el paciente no sentirá ningún tipo de molestia.

¿Duele una limpieza dental?

Si el dentista es experto y sabe manejar debidamente las herramientas de limpieza de dientes, este procedimiento no duele en absoluto.

En algunos casos aislados, donde la sensibilidad dental es muy alta, se pueden sentir algunas molestias leves.

En el caso de que el paciente tenga una afección periodontal previa es importante tratar primero estos problemas y posteriormente llevar a cabo la limpieza profesional.

En estos casos es probable que la mejor opción sea realizar un curetaje dental, que es una limpieza mucho más profunda.

La limpieza dental no duele, por lo que hay que eliminar ese miedo.

De hecho, se trata de un procedimiento rápido y muy efectivo, que nos ayuda a tener una boca mucho más sana y unos dientes más cuidados.

Antes de llevar a cabo una profilaxis oral el odontólogo estudiará el historial clínico de cada paciente, para asegurarse de que no existen problemas bucales graves.

¿Cada cuánto hay que hacer la limpieza dental profesional?

En nuestra clínica dental recomendamos hacer una profilaxis oral cada seis meses si hay alguna enfermedad periodontal. En el caso de que la boca esté mucho más sana y no existan patologías de las encías, con someterse a una limpieza dental profesional al año es más que suficiente.

Entre los beneficios de la limpieza dental podemos destacar la prevención de enfermedades orales, como las caries, gingivitis o periodontitis. También es perfecta para combatir el mal aliento y nos ayuda a identificar de forma temprana el cáncer oral.

Tipos de limpieza dental

Básicamente hay dos tipos de limpieza dental que pueden realizarse en las consultas del dentista.

La elección de uno u otro dependerá del estudio previo que realice el odontólogo y la salud de las piezas dentales.

Tartrectomia

Se trata de la limpieza dental convencional y básica. Es decir, lo que todos entendemos por profilaxis profesional. Su función es meramente preventiva y estética.

Durante este tratamiento no es necesario recurrir a la anestesia ni a ningún tipo de sedación, ya que resulta totalmente indoloro.

Con esta limpieza dental, se consigue eliminar el sarro y la placa bacteriana de la superficie de los dientes.

Además, es ideal para remover algunas de las manchas dentales que se han generado por diversos motivos.

La Tartrectomia se lleva a cabo en varias fases, pero esta profilaxis no dura más de 40 minutos.

En primer lugar, se retira la placa bacteriana usando ultrasonidos. Tras esto el dentista pulirá las piezas dentales. A través del pulido se consigue eliminar algunas manchas.

Esta es la limpieza dental más básica, que debe de realizarse, como mínimo, una vez al año.

Raspado radicular

Por otra parte, está la opción de llevar a cabo una limpieza dental mucho más exhaustiva.

Se trata del curetaje dental o el raspado radicular.

Por norma general, es recomendable recurrir a este tipo de profilaxis cuando el paciente cuenta con alguna patología de las encías.

Una de las particularidades del curetaje es que ya no se trata de un tratamiento preventivo, sino que se convierte en necesario para salvaguardar la salud de dientes y encías.

Para llevar a cabo esta limpieza dental profesional, el odontólogo aplicará anestesia local.

De esta forma podrá eliminar los restos de sarro y placa que se acumulan bajo la línea de las encías.

En el caso de que el paciente sufra odontofobia (miedo al dentista) es habitual recurrir a las técnicas de sedación consciente para llevar a cabo este tipo de tratamientos dentales.

¿Cómo limpiar los dientes durante la ortodoncia?

Como ocurre en cualquier caso, durante la ortodoncia, el cepillado dental también es la acción más importante a llevar a cabo.

Para ello, muchos dentistas recomiendan comenzar a cepillar sin usar pastas dentales, para poder observar si hay restos de alimentos pegados a los brackets.

Tras esto, se puede realizar un cepillado de dientes recurriendo al dentífrico.

Es muy importante utilizar un cepillo de dientes adecuado para pacientes que llevan ortodoncia.

El cepillado dental debería de hacerse tras cada ingesta de alimentos, esperando unos veinte minutos tras haber comido para evitar remover los ácidos de los alimentos.

De esta forma se lograrán eliminar las bacterias que se alojan en la boca. Además, el colutorio es muy importante para la higiene dental durante la ortodoncia.

Aunque parezca complicado, el uso de la seda de dientes y de los cepillos interproximales es muy importante si se lleva aparato.

Con estos utensilios será mucho más sencillo retirar los restos de alimentos y placa bacteriana que permanezcan en zonas a las que el cepillo de dientes no consigue llegar.

El dentista explicará siempre cómo se debe usar el hilo dental durante la ortodoncia.

Además de todo esto, los pacientes sometidos a un tratamiento de ortodoncia deben de tener algunas precauciones para conseguir que el aparato cumpla debidamente su función.

Es importante no comer alimentos duros que puedan dañar el aparto. Tampoco se recomienda la ingesta de chicles o comidas pegajosas que sean complicadas de retirar en el caso de que se peguen a los brackets.

Si un bracket se despega de su lugar, es importante visitar rápidamente al odontólogo para que este pueda volver a colocarle debidamente.

El uso de la cera dental, en estos casos, es importante para evitar que el bracket despegado pueda causar lesiones en otras zonas de la boca.

Falsos mitos sobre la higiene bucodental

En cuanto a higiene bucodental son muchas las recomendaciones que encontramos a diario en la red. Vamos a ver algunos de los falsos mitos más destacables en este tema:

Cuantas más veces te cepilles los dientes mejor

Esto es totalmente falso. La realidad es que un buen cepillado, usando una técnica adecuada y las herramientas oportunas, es la base de la higiene oral.

Pero esto no significa que haya que cepillarse los dientes muchísimas veces a lo largo del día.

Si hiciéramos esto estaríamos dañando el esmalte dental de una forma muy negativa. Por lo tanto, lo ideal es cepillar los dientes entre dos y tres veces al día.

Solo hay que cepillar los dientes

Incorrecto. Una buena rutina de higiene dental incluye un buen cepillado, obviamente, pero también el uso de seda dental o cepillos interproximales y un enjuague oral óptimo.

Hay que tener en cuenta que con el cepillado convencional es imposible llegar a todos los recovecos de la boca. Por ello existen herramientas específicas para potenciar la higiene bucodental. Y no hay que olvidarse de cepillar la cara interna de las mejillas y la lengua.

Hay que cepillarse los dientes justo después de cada comida

Este es otro de los falsos mitos que cumplen muchas personas. Es correcto decir que lo ideal es cepillarse los dientes tres veces al día, tras las principales comidas.

Pero hay que especificar que no es beneficioso hacerlo justo después de terminar de comer.

En ese momento el pH de la boca está descontrolado y los ácidos podrían dañar nuestro esmalte.

Lo mejor sería realizar un enjuague con agua y esperar una media hora para la rutina de higiene oral.

La limpieza dental profesional daña el esmalte

Esto tampoco es verdad. Hoy en día una es muy importante para eliminar el sarro y la placa bacteriana de los dientes.

De esta forma se previenen las caries y patologías orales como la gingivitis. Para tener una boca saludable, la recomendación es hacerse una de estas limpiezas una vez al año, por lo menos.

Los aparatos que se usan para ello están muy avanzados y no producen ningún tipo de daño en las piezas dentales.

Te puede interesar:

657 848 755