Urgencias dentales

Sedación consciente
en el dentista

La sedación consciente es un procedimiento al que recurren cada vez más pacientes, especialmente aquellos que van a someterse a un tratamiento de implantes dentales o a cualquier otra intervención en la boca que requiera anestesia. La sedación consciente permite, a todas aquellas personas que tienen miedo al dentista, enfrentarse a cualquier tratamiento sin nervios o ansiedad.

Debido a la formación y recursos que requiere, la sedación consciente no se encuentra en cualquier clínica dental. Sin embargo, en Grup Dr. Bladé ofrecemos esta técnica en todos nuestros centros de Barcelona. Contamos con profesionales con más de 30 años de experiencia y con un equipo fijo de anestesistas especializados en odontología y cirugía maxilofacial. No solamente evitamos el dolor o las molestias. Nuestro objetivo es ayudar al paciente a superar el miedo o pánico que siente al sentarse en el sillón dental.

¿Quieres conocernos?

Comienza el cambio de tu sonrisa

¿Qué es la sedación consciente?

La sedación consciente es una técnica que puede ser utilizada en cualquier tratamiento dental que genere miedo o incomodidad al paciente. Además, está indicada en pacientes que, por falta de tiempo o por comodidad, prefieren realizar varios procedimientos dentales en una sola sesión. 

La sedación consciente se basa en una medicación que, administrada por vía intravenosa, ayuda a que la persona esté relajada durante todo el tratamiento.

¿Cómo se hace la sedación consciente?

La sedación consciente es un procedimiento que necesita la presencia de un dentista y de un médico anestesista

Por un lado, el dentista será quien lleve a cabo el procedimiento odontológico (cirugía de implantes, endodoncia, extracción dental…).

Por otro lado, el anestesista será el encargado de administrar la sedación al paciente. Para ello, suministra por vía intravenosa una serie de fármacos sedantes, generalmente midazolam y/o propofol. Además, en pacientes que tienen miedo a las agujas utilizamos el sistema de anestesia Wand computarizada, que evita que el paciente vea la aguja.

Además, el anestesista estará presente, junto al dentista, durante todo el procedimiento. De esta manera, será el responsable de monitorizar las constantes vitales del paciente y de regular el suministro de la medicación sedante. Con todo ello, la persona estará totalmente controlada, lo que es especialmente útil para evitar complicaciones en pacientes que toman medicación o tienen alguna alergia.

¿En qué tratamientos se utiliza la sedación consciente?

La sedación consciente puede ser usada en cualquier tratamiento dental, por complejo o sencillo que parezca (implantes, endodoncias, extracciones, empastes…).

Sin embargo, en nuestras clínicas dentales de Barcelona recurrimos a ella, sobre todo, en los siguientes casos:

  • Tratamientos que generan mayor miedo o aprensión al paciente, como son las cirugías de implantes dentales.
  • Pacientes que necesitan someterse a varios procedimientos y no quieren o no pueden (por falta de tiempo, porque viven lejos…) acudir muchas veces a la clínica dental. La sedación consciente permite agrupar todos los tratamientos en una sola sesión.
  • Pacientes con mucha patología: en las personas que presentan un estado de salud delicado, se requiere la presencia de un anestesista para monitorizar el proceso.
  • Pacientes especiales: la sedación consciente es altamente recomendable en niños y adultos con necesidades especiales (parálisis cerebral, síndrome de Down…), que no pueden colaborar activamente con el dentista o permanecer quietos. Este hecho supone un riesgo para su salud, ya que el dentista podría lastimarles durante el procedimiento. En cambio, la sedación consciente permite que estén tranquilos durante todo el tiempo necesario.
  • Niños muy pequeños o nerviosos: al igual que en el caso anterior, la sedación consciente es necesaria en cualquier niño que tenga dificultades para permanecer quieto durante el tratamiento.

¿Qué se siente con la sedación consciente?

Durante la sedación, el paciente se sentirá relajado y somnoliento. Además, tampoco percibirá ningún dolor o incomodidad. Sin embargo, estará consciente, por lo que podrá realizar cualquier gesto que le pida el dentista (abrir más la boca, girar la cara…) y contestar a las preguntas que se le hagan. 

Además, es muy frecuente que, tras terminar el procedimiento, el paciente no tenga recuerdos de la intervención. Por último, también es muy habitual que las personas que recurren a la sedación consciente pierdan la noción del tiempo. Cuando preguntamos a nuestros pacientes cuánto creen que ha durado el procedimiento suelen responder que unos diez o quince minutos. Pero, en realidad, han pasado horas.

Riesgos y contraindicaciones

La sedación consciente es una técnica muy segura y eficaz, que apenas presenta riesgos o contraindicaciones. Sin embargo, al igual que ocurre en otros procedimientos médicos, es necesario tener una serie de precauciones. 

Para evitar complicaciones, en nuestras clínicas dentales de Barcelona programamos una visita inicial con el médico anestesista. De esta manera, el profesional podrá valorar cualquier aspecto que interfiera en la sedación: enfermedades, alergias, intolerancias, medicación, etc. Con todo ello, el anestesista podrá determinar si esta técnica es segura para el paciente. 

En general, podemos decir que los únicos pacientes en los que hay que tener precauciones son aquellos con problemas respiratorios o cardiacos, así como los que toman medicamentos que interactúan con los fármacos sedantes.

Opiniones sobre la sedación consciente

A continuación, te mostramos algunas de las opiniones y testimonios de nuestros pacientes:

Carmen

Eli

Maribel

Ruth

Preguntas frecuentes sobre sedación consciente?

La sedación es una técnica relativamente sencilla, por lo que el paciente puede recuperar su actividad habitual a las pocas horas de la intervención. Sin embargo, es importante que la persona esté supervisada por un adulto durante las seis horas posteriores, hasta que pasen completamente los efectos de la sedación (relajación, somnolencia…). 

Durante ese tiempo, la persona no deberá conducir ni realizar gestiones importantes. Además de esto, el odontólogo ofrecerá las pautas concretas para recuperarse del tratamiento dental realizado (cuidados postoperatorios, higiene bucodental, alimentación, etc.). 

Resulta fundamental entender que la sedación consciente no es una anestesia general. Con la anestesia general, el paciente permanece inconsciente durante el procedimiento y no es capaz de responder a ningún estímulo exterior. Sin embargo, como ya hemos explicado anteriormente, esto no ocurre con la sedación consciente. 

Aunque en Grup Dr. Bladé también estamos capacitados para realizar tratamientos bajo anestesia general, preferimos recurrir a la sedación consciente. Esta última técnica permite conseguir uno de nuestros objetivos más importantes: ayudar al paciente a superar el miedo al dentista.

Dicho esto, también es necesario destacar que la sedación consciente no sustituye a la anestesia local, sino que son dos técnicas complementarias. Por un lado, la anestesia local sirve para evitar el dolor. Por otro lado, la sedación consciente permite que el paciente permanezca relajado, sin nervios ni ansiedad.

Sí, la sedación consciente también es una técnica completamente segura en niños. Se puede administrar a cualquier niño, por muy pequeño que sea. Sin embargo, el tipo de fármaco sedante -y por supuesto la dosis suministrada- es diferente. En niños, lo más habitual es usar propofol.

Doctores que realizan tratamientos con sedación

Dr. Joan Bladé

Director Médico

Pide Tu Cita Gratuita

Comienza el cambio en tu sonrisa

Pide Tu Cita Gratuita

Comienza el cambio en tu sonrisa