Close
Urgencias: 657 84 87 55 (7 -24h.)
¿Cuándo hay que cepillarse los dientes?

La higiene dental es especialmente importante para conseguir mantener unos dientes sanos y fuertes. Para llevar a cabo una correcta higiene dental es necesario establecer una rutina en casa de limpieza bucodental que se ajuste a las necesidades concretas de cada persona. Además, es fundamental completar esta acción con la limpieza dental profesional, por lo menos una vez al año. Aunque la frecuencia con la que debemos realizar la limpieza bucal profesional nos la dirá nuestro dentista, teniendo en cuenta cada caso en particular.

Cepillarse los dientes

Si tenemos dudas sobre el cepillado de dientes en casa, el dentífrico que debemos utilizar, la frecuencia con la que debemos lavar nuestros dientes o la técnica apropiada, es muy importante que se las preguntemos a nuestro odontólogo. El profesional nos recomendará la mejor manera de establecer una correcta limpieza de nuestros dientes a diario. Además, podrá explicarnos fácilmente cuál es la mejor técnica para limpiarnos los dientes.

¿Cuál es el mejor momento para lavarnos los dientes?

Al contrario de lo que mucha gente piensa, no es adecuado realizar el cepillado dental tras las comidas. Es decir, no hay que lavarse los dientes inmediatamente después de terminar de comer. Esto es así, porque durante la ingesta de alimentos, tomamos productos ácidos que hacen bajar considerablemente el pH de la boca y es necesario que pase un tiempo para que el pH de nuestra saliva vuelva a sus condiciones óptimas.

El ácido desmineraliza los dientes pudiendo llegar a provocar una exposición de la dentina, generando, así, problemas de sensibilidad en los dientes. Si efectuamos la rutina de limpieza dental justo al acabar de comer, corremos el riesgo de repartir el ácido por toda la boca, poniendo en riesgo a gran parte de nuestras piezas dentales.

Al terminar de comer es recomendable enjuagar la boca con agua o colutorio para eliminar los restos de alimentos superficiales y lograr un aliento más fresco.

El cepillado dental puede realizarse media hora, más o menos, después de haber ingerido alimentos. En ese plazo de tiempo el pH de nuestra boca habrá vuelto a la normalidad.

¿Con qué frecuencia hay que cepillarse los dientes?

El dentista será quien aconseje sobre cuántas veces al día es necesario lavarse los dientes. Generalmente se recomienda cepillarse los dientes de 2 á 3 veces al día, siendo la rutina de limpieza dental nocturna la más importante del día.

Durante la noche salivamos mucho menos y las sustancias nocivas que se encuentran en nuestra boca se hacen más fuertes. Por este motivo, el cepillado de dientes antes de acostarnos es fundamental para que nuestras piezas dentales no sufran deterioros importantes.

Hay que ser muy constante en cuanto a la higiene dental diaria, manteniendo una correcta técnica de cepillado que nos haga llegar a todas las piezas dentarias para eliminar toda la placa bacteriana que se acumula en los dientes a diario.

La limpieza dental es la mejor forma de prevenir posibles enfermedades dentales, como las caries o la enfermedad de las encías.

Higiene oral diaria: pasos a seguir

  1. La importancia del cepillo:hay infinidad de cepillos de dientes, tanto eléctricos como manuales. Es importante escoger el que más se adapte a nuestras necesidades. Siempre hay que evitar aquellas herramientas agresivas que puedan debilitar los dientes. por lo tanto, un cepillo dental de cerdas suaves es perfecto para la higiene oral diaria.
  2. Buena técnica de cepillado:la técnica de cepillado es la clave para conseguir eliminar gran parte de lasbacterias que se acumulan en los dientes. Aquí hemos hablado en varias ocasione de la técnica. No obstante, a modo de resumen, lo ideal es cepillar los dientes durante dos minutos, haciendo movimientos circulares y verticales.
  3. Cepillos interproximales: generalmente, los espacios interdentales y la línea de las encías son zonas en las que se acumula placa bacteriana y nuestro cepillo no consigue eliminarla correctamente. Para esto están los cepillos interproximales y la seda dental. Cada una de estas herramientas cumple una función diferente, por lo que son necesaria en una buena rutina.
  4. El mejor enjuague bucal:un buen enjuague bucal es perfecto para generar un efecto de frescor y antiséptico tras el cepillado. En la rutina de higiene oral diaria que se efectúa durante la noche es en el mejor momento en el que se puede recurrir al colutorio para potenciar sus efectos positios.
  5. La dieta importa: obviamente la rutina de higiene oral diaria se debe completar con unos hábitos de vida saludables. Evitar el consumo de alimentos muy ácidos o ricos en azúcares es clave para que la salud de los dientes sea perfecta.

¿Cuántas veces es aconsejable lavarse los dientes?

El dentista será quien aconseje sobre cuántas veces al día es necesario lavarse los dientes. Generalmente se recomienda cepillarse los dientes de 2 á 3 veces al día, siendo la rutina de limpieza dental nocturna la más importante del día.

Durante la noche salivamos mucho menos y las sustancias nocivas que se encuentran en nuestra boca se hacen más fuertes. Por este motivo, el cepillado de dientes antes de acostarnos es fundamental para que nuestras piezas dentales no sufran deterioros importantes.

Hay que ser muy constante en cuanto a la higiene dental diaria, manteniendo una correcta técnica de cepillado que nos haga llegar a todas las piezas dentarias para eliminar toda la placa bacteriana que se acumula en los dientes a diario. La limpieza dental es la mejor forma de prevenir posibles enfermedades dentales, como las caries o la enfermedad de las encías.

Frecuencia del cepillado

En primer lugar, hay que dejar muy claro que no es conveniente lavarse los dientes más de tres veces al día. Lo ideal es realizar las rutinas de cepillado dental dos o tres veces diarias, pero siguiendo técnicas óptimas y adecuadas para eliminar la placa bacteriana que se forma en la boca. Es la mejor opción para prevenir las caries dentales.

Lavarse los dientes con demasiada frecuencia puede maltratar la dentina, que es la capa protectora de las piezas dentales. Además, el esmalte de los dientes se debilitaría sobremanera si se cepillaran los dientes demasiadas veces al día. Así que lo mejor es hacerlo bien y las veces que el dentista recomienda en cada caso.

En este sentido, no se debe de olvidar que la higiene dental de noche es la más importante del día. Ya que por la noche no se saliva demasiado y las bacterias que se alojan en la boca se hacen más potentes. Así que es muy importante ofrecer una protección extra a la cavidad oral durante la noche.

La técnica de cepillado

Al final, a la hora de conseguir una higiene bucodental óptima no solamente interviene la frecuencia del cepillado, sino que la correcta técnica del mismo y el uso de los instrumentos adecuados serán fundamentales para conseguir una dentadura sana y fuerte.

Además, utilizar una pasta de dientes fluoradaejercerá una protección muy necesaria a los dientes frente a las caries dentales.

Por otra parte, realizar limpiezas dentales profesionales, por lo menos una vez al año, es algo fundamental para que la cavidad oral goce de una salud perfecta. En estas consultas con el higienista dental se eliminarán los restos de placa bacteriana y sarro dental que no se han removido durante el cepillado de dientes en casa. Por lo tanto, es una acción muy importante dentro de la salud bucodental.

La importancia de lavarse los dientes antes de dormir

Lavarse los dientes a diario es muy importante. La recomendación es realizar la rutina de higiene dental entre dos y tres veces diarias, preferiblemente tras haber ingerido alimentos.

Eso sí, es primordial esperar un tiempo prudencial entre las comidas y el cepillado dental. De entre todas las rutinas de limpieza de dientes, la de la noche, antes de ir a dormir, es la que adquiere una mayor importancia por diversos motivos.

Hay que tener en cuenta que mientras se está durmiendo, las bacterias campan a sus anchas en la boca, contando con un mayor espacio para actuar negativamente y formando la conocida placa bacteriana. Esto ocurre porque el nivel de pH disminuye durante las horas de sueño a la vez que se genera menos saliva.

Teniendo en cuenta que el pH de la saliva genera un entorno hostil para la proliferación de bacterias, ya que neutraliza los ácidos de la boca, es fácil comprender los motivos por los que la higiene dental nocturna es de las más importantes. Al existir una menor producción de saliva, las bacterias crecen de forma más rápida, permitiendo la formación de placa bacteriana y desmineralizando los dientes.

Para atajar este problema, lavarse los dientes, concienzudamente, justo antes de acostarse es un acto fundamental. Lo que se consigue a través del cepillado dental es eliminar las posibles bacterias que se alojan en la cavidad bucal, evitando el riesgo de que trabajen en pro de la creación de placa bacteriana, dañando las encías y los dientes.

Además, la higiene dental de noche debe de ser muy completa, incluyendo el uso de la seda dental o los cepillos interproximales. Utilizar una pasta fluorada y cepillar las piezas dentales durante, por lo menos, dos minutos es la acción más importante para garantizar una boca sana y saludable.

Tras esto habrá que recurrir al hilo dental para eliminar los restos de alimentos que puedan quedar en zonas a las que el cepillo no consigue acceder. Y para finalizar, se puede realizar un enjuague óptimo con un colutorio antiséptico.

¿Qué pasa si no te cepillas los dientes antes de irte a dormir?

La higiene bucodental es fundamental para lograr llevar una vida sana y que tus piezas dentales y tu boca, en general, estén siempre en el mejor estado posible.

Lavarse los dientes no solo previene las temidas caries, sino que también es necesario para evitar la enfermedad periodontal como la gingivitis y otros problemas , que pueden derivarse de la incorrecta higiene dental.

Por recomendación de los odontólogos es necesario lavarse los dientes como mínimo dos veces al día, siendo imprescindible que una de estas veces sea justo antes de irnos a dormir.

¿Qué ocurre en tu boca mientras duermes?

La respuesta a esta pregunta es bien sencilla y en cuanto la conozcas entenderás la importancia de la higiene dental de noche. Cuando estamos durmiendo, nuestra boca tiene a secarse, lo que hace que la cavidad oral se convierta en un medio de cultivo perfecto para que las bacterias que permanecen en ella campen a sus anchas. Los ácidos son capaces de atacar a los dientes mucho más rápido en condiciones de sequedad oral. Por lo tanto, cepillarnos los dientes debidamente, justo antes de dormir, es una acción que ayudará a prevenir de forma muy positiva cualquier enfermedad oral.

Para lograr la mayor higiene dental nocturna, habrá que recurrir a una correcta técnica de cepillado, en la que intervenga un cepillo de cerdas suaves. Debemos cepillar todas nuestras piezas dentales de la forma correcta, entreteniéndonos en torno a 30 segundos en cada cuadrante de nuestra boca. Obviamente, no podemos olvidarnos de cepillar la lengua y la cara interna de las mejillas. Para ello podemos usar un limpiador lingual o un cepillo muy suave. Retirar los restos de alimentos que quedan en zonas de difícil acceso para el cepillo es fundamental. Para ello podemos usar hilo dental o los cepillos interproximales. Y por último tendremos que recurrir a un buen colutorio dental para garantizar la máxima protección durante la noche.

Riesgos de una correcta higiene dental nocturna

Si no estamos realizando una higiene dental adecuada durante la noche, tendremos un riesgo mucho más alto de padecer alguna enfermedad periodontal. La gingivitis, por ejemplo, es una enfermedad de las encías que se detecta por el sangrado de las mismas. Esta sería una de las primeras etapas de la periodontitis. Por lo tanto, en el caso de que tengas un sangrado de encías recurrente, es necesario que acudas a tu dentista cuanto antes. Siempre es más fácil tratar el problema cuando está en sus primeras fases.

Si no se ha solventado esta patología, la enfermedad periodontal seguirá su curso, desarrollándose cada vez más y afectando a las encías muy negativamente. Esta enfermedad de las encías puede derivar en la pérdida de las piezas dentales, e incluso, en la desaparición del hueso alveolar que sostiene a los dientes. Por este motivo, las visitas al odontólogo y la correcta higiene bucodental es fundamental.

Recomendaciones para una correcta salud oral

Para evitar todos los problemas que se pueden derivar de una incorrecta higiene dental, vamos a ofrecer algunas recomendaciones que pueden ayudarte a prevenir las patologías orales:

  • Limpieza de dientes exhaustiva, dos veces al día, usando una correcta técnica de cepillado y una pasta dental con flúor.
  • Utilizar hilo dental o cepillos interproximales en la rutina de higiene oral, por lo menos una vez al día.
  • No olvidar cepillar la lengua, pues en ella también se alojan bacterias.
  • Usar colutorios o enjuagues bucales tras el cepillado de dientes por la noche.
  • Evitar el consumo indiscriminado de refrescos azucarados y bebidas ácidas.
  • Disminuir el consumo de azúcar en la dieta.
  • Realizar visitas periódicas al dentista para que pueda disponer de una historia clínica dental adecuada y, así, evitar padecer enfermedades bucodentales.

Particularidades a tener en cuenta antes de lavarse los dientes

Como hemos comentado al principio, es muy importante realizar como mínimo dos rutinas de higiene dental al día, aunque lo óptimo serían tres, coincidiendo con las comidas. Pero hay que tener en cuenta que no es conveniente realizar el cepillado de dientes justo después de terminar de comer. En ese momento, los ácidos de los alimentos están en su máximo esplendor y se puede conseguir el efecto contrario al buscado. Es decir, que, al realizar la técnica de cepillado, los ácidos se esparzan por toda la cavidad bucal. Por lo tanto, habría que esperar un tiempo a que la saliva vuelva a conseguir el pH adecuado. Más o menos media hora entre comida y rutina de higiene oral será más que suficiente.

Si no se pueden realizar los tres cepillados de dientes recomendados, habría que ejecutar, por lo menos, dos de ellos, siendo el de antes de dormir el más importante de todos. Es fundamental garantizar la protección de las piezas dentales en momentos de riesgo, como cuando se está durmiendo.

Errores habituales al lavarte los dientes

Lavarte los dientes e incluir una rutina de higiene dental completa es esencial para la salud oral. Pero, habitualmente, cometemos ciertos errores que pueden hacer que nuestra rutina no logre sanear debidamente nuestras piezas dentales. Es importante tener en cuenta que no solo es necesario cepillar los dientes, sino que también es esencial cuidar toda la cavidad oral, incluida la lengua y las mejillas.

Elección del cepillo dental

A veces tendemos a escoger un cepillo de dientes de cerdas duras porque pensamos que nos puede ayudar mejor a eliminar la placa bacteriana de las piezas dentales. Bien, pues este es uno de los errores más comunes que se cometen en la higiene oral. Es esencial seleccionar un cepillo de cerdas suaves. De esta forma evitamos dañar la dentina, manteniendo unos dientes saludables.

Además, a la hora de lavarte los dientes tendrás que ejercer la presión correcta y evitar los cepillos dentales que no te resulten cómodos.

No usar seda dental

El hilo dental o los cepillos interproximales cumplen una función primordial en las rutinas de higiene dental. Muchos estudios avalan la teoría de que recurrir a estas herramientas, combinadas con el cepillo convencional, es ideal para prevenir la aparición de gingivitis y otras patologías de las encías.

La seda dental elimina las bacterias que se alojan en las zonas que no son accesibles para el cepillo de dientes, como entre las piezas dentales o bajo la línea de las encías. Por ello, resulta muy importante que lo incluyas en tu rutina al lavarte los dientes.

Cepillarse los dientes tras las comidas

Seguro que alguna vez has oído que hay que lavarse los dientes tras cada comida. La teoría no es incorrecta del todo, pero sí que es cierto que no resulta conveniente hacerlo justo después de haber ingerido alimentos. Al comer, el pH de la saliva se vuelve más ácido y si cepillas los dientes justo en ese momento lo que estarás haciendo es esparcir los ácidos por la cavidad oral. Esto es posible que provoque cierta erosión en las piezas dentales a medio plazo.

Por ello, los odontólogos recomiendan que tras la ingesta de alimentos enjuagues la boca con agua y esperes unos 30 minutos para lavarte los dientes.

No seguir una buena técnica de cepillado

La técnica de cepillado dental es muy importante para eliminar de forma efectiva la placa bacteriana de la cavidad oral. Además de cepillarte los dientes entre dos y tres veces al día, tendrás que hacerlo durante el tiempo indicado y siguiendo una técnica óptima. Para ello, puedes separar tu boca en cuatro cuadrantes y dedicar treinta segundos a cepillar cada uno de ellos.

Obviamente, no puedes olvidarte de la cara interna de los dientes, el paladar, las mejillas y la lengua.

No utilizar enjuagues bucales

El colutorio tiene una función muy concreta en las rutinas de higiene oral. Por ello, es un error no incluirlo, al menos, en una de las sesiones de cepillado dental. Es importante que contenga flúor para refrescar e higienizar otras zonas de la boca, como la lengua y las mejillas.

 

0 Comentarios

  • Montse Posted 10 marzo, 2015 1:20 pm

    Es costumbre de mucha gente cepillarse los dientes inmediatamente después de una comida y desconocen que es mejor esperar un poco.

  • José Luis Gutiérrez Posted 21 diciembre, 2017 2:33 pm

    No sé supone que el lavado de los dientes se hace antes y después de cada comida y después de haber consumido dulces?????

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

93 405 29 29