CLÍNICA LES CORTS
93 405 29 29
CLÍNICA HOSPITALET
93 261 52 17
CLÍNICA SANT CUGAT
93 675 20 91
Osteointegración de los implantes dentales

Osteointegración de los implantes dentales: ¿cuánto tarda y qué factores influyen en el proceso?

Con una correcta planificación y ejecución, los tratamientos con implantes dentales presentan unas tasas de éxito muy elevadas, cercanas al 98%. Sin embargo, como sucede con cualquier procedimiento médico, los implantes no están exentos de complicaciones. Una de las más habituales afecta a su proceso de osteointegración. Dado que los fallos en este periodo pueden provocar el fracaso del tratamiento, en este artículo vamos a contarte qué es la osteointegración y de qué depende que este proceso transcurra con éxito.

¿Qué es la osteointegración de los implantes dentales?

La osteointegración es el proceso por el cual un implante dental se fusiona o se integra con el hueso maxilar (maxilar superior o mandíbula). Esta es una reacción biológica del organismo que permite que el hueso crezca directamente alrededor del implante.

La osteointegración es un proceso esencial para el éxito a largo plazo de los implantes dentales. El hecho de que se forme hueso alrededor de ellos proporciona una fijación estable y permite a los implantes adoptar la función de las raíces naturales de los dientes. Y es que, solo si la osteointegración se completa con éxito, resulta posible colocar sobre los implantes una prótesis dental (corona, puente, prótesis completa…)

¿Cuánto tiempo tarda un implante dental en osteointegrarse?

El proceso de osteointegración comienza tras la cirugía de colocación del implante dental y tiene una duración de entre dos y cuatro meses. Durante este tiempo, es esencial seguir las recomendaciones del cirujano ya que hay determinados factores (falta de higiene, aplicación de cargas excesivas…) que pueden impedir que el proceso se complete satisfactoriamente.

Por tanto, entre dos y cuatro meses después de la cirugía, y siempre que el proceso haya transcurrido según lo previsto, el implante estará osteointegrado. En este momento, el implante comenzará a funcionar como la raíz artificial del diente reemplazado.

¿La osteointegración puede fallar?

Aunque, afortunadamente, no es lo habitual, el proceso de osteointegración puede fallar. Se considera que la osteointegración falla cuando el implante no logra unirse al hueso o cuando, tras haberse fusionado correctamente, pierde dicha unión.

Por lo general, cuando un implante dental no logra osteointegrarse aparece la movilidad y suele ser necesario retirarlo, antes de que se produzca la eventual caída del mismo.

Cuando esto sucede, es esencial estudiar la causa del fracaso antes de colocar un nuevo implante dental. De esta manera, se minimiza el riesgo de que la situación vuelva a repetirse.

Entre otras cosas, para evitar que la osteointegración falle es esencial seguir las instrucciones postoperatorias proporcionadas por el cirujano y acudir a todas las citas de revisión. De esta manera, el especialista puede realizar un buen seguimiento del proceso de osteointegración y abordar rápidamente cualquier complicación que surja.

Factores que influyen en el proceso de osteointegración de los implantes dentales

Los principales factores que afectan a la osteointegración de los implantes dentales son los siguientes:

  • Calidad y cantidad de hueso: tanto la escasa densidad como la baja calidad del hueso maxilar impiden que el implante tenga un buen soporte en el que integrarse. Por ello, es imprescindible que el implantólogo valore la calidad y cantidad de hueso disponible antes de realizar la cirugía. En el caso de que considere que la cantidad y/o calidad del hueso es deficiente, deberá estudiar si resulta posible recurrir técnicas de regeneración ósea.
  • Técnica quirúrgica: para que la osteointegración se desarrolle con éxito es necesario que el cirujano haya realizado una planificación minuciosa del caso. Entre otras cosas, deberá estudiar cuál es la técnica quirúrgica más adecuada para cada paciente en función de distintos aspectos (cantidad y calidad de hueso, estado de salud…). Por ejemplo, en algunos casos se podrán colocar dientes fijos el mismo día de la cirugía. En otros casos, habrá que esperar a que concluya el proceso de osteointegración antes de colocar una prótesis o corona.
  • Localización, diseño y material del implante: el material del implante (titanio o zirconio) y su diseño (tamaño, forma, angulación…) pueden influir en el proceso de cicatrización y curación de los tejidos. De igual manera, factores como la ubicación y la inclinación del implante tienen un peso importante en la recuperación del paciente. Por ello, es importante que el cirujano valore todos estos aspectos a la hora de planificar el tratamiento.
  • Salud general del paciente: existen determinadas condiciones sistémicas (diabetes sin controlar, osteoporosis o enfermedades autoinmunitarias) que pueden afectar a la capacidad del cuerpo para osteointegrar el implante.
  • Salud oral del paciente: la falta de higiene, lo que suele derivar en un historial previo de enfermedades periodontales, es uno de los principales factores que comprometen el proceso de osteointegración. Por ello, es fundamental extremar la higiene bucodental tras la cirugía de colocación de los implantes. De esa manera, se minimiza el riesgo de que aparezcan infecciones como la periimplantitis. Esta es una enfermedad que, en última instancia, puede causar la caída del implante.
  • Estrés mecánico: la aplicación de fuerzas o cargas excesivas durante el periodo de osteointegración pueden provocar el fracaso de los implantes. Para evitarlo, es fundamental que el paciente evite los alimentos muy duros durante el tiempo recomendado por el cirujano y que utilice una férula de descarga por las noches, en el caso de que padezca bruxismo.
  • Edad: los implantes dentales se pueden colocar, prácticamente, a cualquier edad. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la calidad ósea disminuye con el paso de los años. Por tanto, este es un factor que deberá ser valorado por el cirujano.
  • Hábitos del paciente: otros de los factores que pueden provocar el fracaso en la osteointegración de los implantes son el consumo de tabaco, alcohol y drogas.
  • Revisiones periódicas: tras la cirugía de colocación de los implantes es imprescindible que el paciente acuda a las revisiones pautadas por el especialista. De esta manera, el profesional podrá supervisar el postoperatorio y detectar a tiempo los problemas que pueden comprometer la estabilidad del tratamiento.

Como ves, son muchos los factores que influyen, ya sea positiva o negativamente, en la osteointegración de los implantes dentales. Por tanto, es imprescindible que el paciente siga las recomendaciones del profesional durante el periodo de curación. Y, por supuesto, es igualmente necesario escoger un cirujano con una extensa formación y experiencia en los tratamientos de implantes dentales.

Si necesitas resolver alguna duda con nuestros cirujanos puedes pedir una primera cita gratuita con nuestro equipo médico especializado en Implantología, que cuenta con una trayectoria de más de 30 años.

Dr. Joan Bladé
Especialista en Odontología y Estomatología en Grup Dr Bladé | 934 052 929

Nº de colegiado: 20975/1558.

Especialista en Odontología y Estomatología con más de 25 años de experiencia en el sector y una extensa formación en la especialidad.

Experto en implantes, ortodoncia, periodoncia, odontopediatría, estética dental y endodoncia. Con certificaciones en dichas especialidades por la Universidad de Barcelona y la Universidad Complutense de Madrid.