Urgencias dentales
Cómo conseguir unos dientes perfectos

¿Cómo conseguir unos dientes perfectos?

Los beneficios de tener unos dientes perfectos van más allá de solo mejorar la estética dental y facial, sino que también están relacionados con una correcta función masticatoria. Igualmente, para que seamos poseedores de una dentadura perfecta nuestros dientes deben estar libres de caries y no debe haber inflamación en las encías.

¿Cómo son unos dientes perfectos?

Es importante hacer la aclaratoria y mencionar que no hay una fórmula exacta o un solo tipo de dentadura que se considere la correcta, sino que el objetivo es lograr que exista un equilibrio entre las piezas dentales como conjunto y, a su vez, entre estas y las demás estructuras bucales y faciales.

Para lograr esto podemos guiarnos por características como la forma, el tamaño, la posición y el color de los dientes y su relación con factores como la forma del rostro, el sexo y la edad, de manera que se adapte a las particularidades de cada paciente.

Esto también puede depender de las tendencias en odontología cosmética y las preferencias del paciente, eso sí, siempre de la mano de las recomendaciones del dentista.

1- Color

El mismo va a depender de factores como el grosor de la dentina, que es la capa que se encuentra por debajo del esmalte. Usualmente los dientes tienen un color blanquecino con un sutil tono amarillo o gris, ¡ten en cuenta que los dientes no son 100% blancos!

El color puede cambiar entre cada grupo de dientes. De hecho, los caninos suelen tener un tono más amarillento que los incisivos. En líneas generales, lo ideal y estético es que el color sea uniforme, es decir, que no haya pigmentaciones ni manchas, y que no sea excesivamente amarillo.

Las manchas o las alteraciones en el color pueden deberse a: consumo de bebidas como el café, el té, el vino tinto o las gaseosas oscuras; tabaquismo; envejecimiento; golpes o fracturas en los dientes o tratamientos de conductos (se observan opacos, gris oscuro o azulado).

2- Tamaño

El tamaño de los dientes está dado por elementos como la genética, la edad y el sexo. Por ejemplo, en el hombre los dientes suelen ser de mayor longitud que en la mujer. Aquí también existen diferencias entre los grupos de dientes, es decir, entre los incisivos, caninos, premolares y molares.

Lo usual y deseable es que los incisivos, caninos y premolares permanentes sean más largos que anchos; y en el caso de los molares que sean más anchos que largos. Lo realmente importante es que la longitud de los dientes sea proporcional con su anchura y que exista una armonía entre los dientes de una misma arcada, especialmente en el sector anterior.

Hay ciertas anomalías que pueden afectar el tamaño de los dientes: la microdoncia -cuando son más pequeños de lo normal- o la macrodoncia -cuando son más grandes de lo habitual-. También, debido a trastornos como el bruxismo los dientes se pueden ir haciendo más cortos, ya que hay una pérdida del esmalte y la dentina.

3- Forma

Está estrechamente relacionada con el tamaño, el grupo de diente y la función que cumple (cortar, triturar o desgarrar). La misma es más evidente en el sector anterior, por ejemplo, los incisivos son rectangulares cuando su borde incisal (su superficie o borde cortante) es recta y son más largos que anchos.

También pueden presentarse más ovalados, cuadrados o incluso triangulares cuando son más anchos en el borde incisal que en medio. Usualmente los hombres tienen los dientes más cuadrados y las mujeres algo más ovalados.

4- Posición

Lo ideal es que cada diente ocupe su lugar correspondiente, que no haya ausencias ni diastemas, y que todas las piezas dentales estén perfectamente alineadas. Es decir, que no haya dientes torcidos; que no estén inclinados hacia los lados, adelante o atrás y que no haya apiñamiento ni alteraciones en la mordida.

Tratamientos: ¿Cómo tener unos dientes bonitos?

Los siguientes procedimientos tienen como función corregir aquellas imperfecciones que afectan a la estética de la sonrisa, modificando la forma, posición y el color de los dientes.

1- Ortodoncia

Los tratamientos de ortodoncia tienen los siguientes objetivos: alinear la dentadura, cerrar espacios, que no haya apiñamiento, que los dientes no estén inclinados o girados y lograr contactos equilibrados entre los dientes superiores e inferiores.

El paciente puede optar por la ortodoncia convencional con brackets metálicos o elegir otros sistemas de ortodoncia mucho más estéticos. Por ejemplo, los brackets de zafiro o los alineadores invisibles.

2- Carillas dentales

Las carillas dentales son capas finas de material que se adhieren al diente para modificar su forma, tamaño y color. Pueden realizarse de forma directa (con composite) o indirecta (con porcelana). Aunque esta última es la más recomendada, cuando se realiza con composite altamente estético logra imitar adecuadamente el color del esmalte y pasar desapercibida.

Las carillas dentales corrigen la pérdida de estructura dental debido a caries, fracturas o desgastes. Además, pueden disimular las manchas y cerrar diastemas.

Cabe mencionar que una alternativa a las carillas es el contorneado de los bordes incisales, una técnica en la que solo se modifica la parte incisal del diente anterior, para regularizar esta superficie y aumentar la longitud. Su ventaja es que es un tratamiento mínimamente invasivo.

3- Gingivoplastia

La gingivoplastia es un procedimiento en el cual se remodela el borde de la encía que está en contacto con el diente, llamado margen gingival. Esto es con el propósito de aumentar la longitud de la corona y mejorar la relación altura-anchura.

También se puede realizar en casos de sonrisa gingival, que es cuando al sonreír, se observa mucho de la encía que rodea los dientes superiores.

4- Blanqueamiento

Para llevar a cabo el blanqueamiento el odontólogo utiliza sustancias blanqueadoras biocompatibles que eliminan las manchas y pigmentaciones. Puede ser clínico o ambulatorio (el paciente lo realiza en su casa siguiendo las pautas indicadas por el odontólogo).

Es sumamente importante que el blanqueamiento se realice bajo la supervisión de un odontólogo y solo cuando tenemos su indicación. Además de que es imprescindible evitar reacciones adversas, también es necesario tener su recomendación y ojo clínico en cuanto al tono correcto para nuestros dientes.

Como te mencionamos, el color de los dientes va entre el blanco, amarillo y gris, y unos dientes exageradamente blancos no se ven naturales ni atractivos, ¡no querrás que tu dentadura luzca como una cerámica de baño!

Tips para tener unos dientes perfectos

A continuación, te vamos a dar las pautas para que tengas unos dientes perfectos, teniendo en cuenta todos los aspectos que cobran protagonismo en la sonrisa.

Dientes bonitos

  • Como ya te habrás hecho idea, para tener unos dientes bonitos es necesario que moderes el consumo de bebidas que pigmentan el esmalte, como el café, el vino tinto o las gaseosas oscuras.
  • También debes evitar en toda medida abrir botellas con los dientes, ya que esto puede causar fracturas o desgaste en su superficie.
  • Si padeces de bruxismo debes acudir a consulta para que te indiquen el uso de una férula de descarga y así evitar que haya (más) desgaste a consecuencia del frotamiento o apretamiento entre los dientes.

Dientes saludables

  • Evita el desarrollo de posibles enfermedades o infecciones que afecten la integridad de los dientes, las encías y las estructuras circundantes. Entre las más comunes están la caries y la gingivitis.
  • Cuida tu dieta, evita el consumo excesivo de azúcares, ya que son utilizados por las bacterias para crear ácidos que dañan el esmalte, haciéndote propenso a la caries. Igualmente evita los alimentos muy ácidos que pueden erosionar el tejido dental, lo cual cambia el aspecto del esmalte.
  • Evita hábitos nocivos como el tabaquismo, que además de afectar la encía oscurece los dientes.

Ahora, para que los dientes estén saludables es importante que estén bien cuidados como verás a continuación:

Dientes cuidados

Debes mantener una adecuada higiene oral que incluya:

  • Un correcto cepillado dental: como mínimo, antes de dormir y después de cada comida, preferiblemente con un dentífrico con flúor y un cepillo de cerdas suaves para evitar dañar el esmalte, ¡sin ejercer una fuerza excesiva!
  • Uso del hilo dental: idealmente después de cada comida, o al menos antes de acostarte, para eliminar los restos de comida que quedan fuera del alcance de las cerdas del cepillo.
  • Acudir periódicamente al dentista: para detectar patologías de manera temprana o evitarlas con procedimientos preventivos como la profilaxis (limpieza dental profesional) y la aplicación de flúor.

¡Si deseas conseguir unos dientes perfectos y además lograr una armonía entre tus estructuras orales y faciales te invitamos que acudas sin mayor demora a consulta para un diseño de sonrisa!

De esta manera el odontólogo puede planificar el tratamiento a seguir para que logres tu sonrisa deseada. Realizará una revisión exhaustiva de tu dentadura teniendo en cuenta factores como las proporciones y la simetría de tu rostro, y así determinar cuál es la forma y tamaño de dientes que embellecerán tus facciones.

Dr. Joan Bladé
[email protected]
No Comments

Post A Comment