Investigadores españoles crean un líquido bioactivo para tratar la periodontitis

La periodontitis es una de las principales causas de pérdida dental en el mundo. Se trata de una patología grave que se caracteriza por la pérdida del hueso de las encías. Generalmente, la afección comienza con la gingivitis, es decir, el sangrado e inflamación de las encías. De no tratarse de forma rápida y efectiva, la evolución de esta enfermedad dental desembocará en una piorrea o periodontitis. La destrucción del hueso es una de las consecuencias más graves, ya que puede provocar la pérdida de dientes.

Actualmente, un equipo de investigación formado por científicos del Instituto de Investigación en Medicina Regenerativa de la Universidad Internacional de Cataluña e investigadores de la Universidad Católica de Murcia (UCAM), han desarrollado un líquido bioactivo, capaz de evitar esa pérdida dental ocasionada por la periodontitis. De la investigación con células madre de las muelas del juicio ha surgido este hallazgo.

El líquido, conocido como “Bone Bioactive Liquid”, logra una regeneración ósea natural y rápida, minimizando los riesgos de pérdidas dentales en pacientes afectos de la enfermedad periodontal.

El nuevo líquido bioactivo para tratar la periodontitis

Investigadores de la UIC Barcelona, descubrieron en el año 2012 cómo debían de aislarse las células madre pluripotentes de la pulpa dentaria de los molares para poder ser usadas en regeneración de tejidos. Este estudio ha posibilitado el desarrollo de otros, teniendo en cuenta el uso de esas células madre analizadas.

El nuevo líquido bioactivo ayuda a que la unión entre los dientes sea muy elevada. Su funcionamiento es sencillo. Básicamente, el líquido logra atraer, a la zona afecta por la periodontitis, células madre del hueso. Estas células se adhieren perfectamente y proliferan para conseguir generar un hueso mineralizado. De esta forma, los dientes se unen, están fuertes y se evita la caída.

Hasta la fecha, el líquido bioactivo desarrollado por científicos españoles ha sido probado en animales con éxito.

Esta nueva forma de abordaje de la enfermedad periodontal puede convertirse en uno de los principales hallazgos del momento. Hay que tener en cuenta que entre el 15 y el 30 % de la población española de más de 35 años, sufre periodontitis. De ahí que sea tan importante el descubrimiento de un nuevo tratamiento, rápido y eficaz, para evitar la pérdida de piezas dentales.

Otros usos del líquido bioactivo

Una curiosidad es que este líquido bioactivo tiene muchos más usos en la práctica odontológica. Según los estudios realizados, es una buena alternativa para el tratamiento de la periimplantitis. Se trata de la inflamación que puede surgir tras la colocación de un implante dental. Es decir, lo que comúnmente se conoce como rechazo.

Hasta la fecha, las empresas que diseñan implantes han estado investigando sin cesar para encontrar alguna forma de detectar el posible rechazo cuanto antes o, incluso, evitarlo. Este líquido atrae las células madre del hueso hacia el implante dental, minimizando la inflamación de los tejidos de alrededor.

Generalmente el proceso de oseointegración entre el implante y el hueso natural puede durar entre tres y seis meses. Esto genera cierta incertidumbre, tanto en el paciente como en el implantólogo. Sin embargo, con el líquido bioactivo, el proceso se lograría en tan solo quince días.

Actualmente, los investigadores están negociando con diferentes empresas sanitarias para comenzar con la comercialización de este líquido. Según aseguran los científicos, fabricarlo no es muy difícil ni resulta caro. Por ello, es probable que en breve se comience a utilizar en las clínicas dentales.