CLÍNICA LES CORTS
93 405 29 29
CLÍNICA HOSPITALET
93 261 52 17
CLÍNICA SANT CUGAT
93 675 20 91
Rechazo de un implante dentales

Rechazo de un implante dental: causas y síntomas para reconocerlo

La unión de los implantes dentales con el hueso maxilar o mandibular que los rodea se da mediante un proceso denominado osteointegración, en el cual existe un contacto directo entre el implante y dicho hueso. Este proceso dura aproximadamente 4 meses.

Pasado este tiempo, y una vez que los tejidos ya han cicatrizado se podría afirmar que el dispositivo ya está correctamente anclado y con una excelente fijación, pero hay ocasiones en las que el implante no logra integrarse correctamente viéndose afectada su estabilidad y función.

¿Qué es el rechazo de un implante dental?

Aunque usualmente nos referimos a esta complicación bajo el término “rechazo” la realidad es que se trata de un fracaso en el proceso de integración del implante con el hueso que lo rodea, luego de haber transcurrido 4 meses o más desde que se realizó el procedimiento de implantación.

Esto se puede dar por diversas razones como: el estado y salud de la zona donde se colocará el implante, por una infección, por condiciones propias del implante, entre otras causas que explicaremos más adelante.

Este fracaso afecta tanto la función masticatoria como la estética de la sonrisa, perturbando el bienestar integral del paciente. Pero cabe destacar que se trata de un inconveniente poco frecuente, por lo cual el tratamiento con implantes dentales sigue siendo la mejor solución para reemplazar los dientes perdidos gracias a su alta tasa de éxito.

Para nadie es un secreto que un buen tratamiento con implantes te asegura un resultado altamente estético, duradero, proporcionando una excelente función masticatoria, pero ahora evaluemos las causas que pueden dar lugar a su rechazo.

Causas de rechazo de un implante dental

La colocación de un implante es un proceso que no debería implicar mayores complicaciones, sin embargo, hay ciertos factores que pueden comprometer su éxito, como son:

  • Aparición de infecciones bacterianas como la periimplantitis, que es una infección crónica que afecta a los tejidos blandos que rodean el implante, lo cual a su vez puede desencadenar la pérdida del hueso circundante.
  • Una higiene oral deficiente que favorece el desarrollo de enfermedades periodontales.
  • Elección incorrecta del implante a usar, por ejemplo: que sea de un tamaño inadecuado o de un material diferente al titanio. También aplica cuando existe una mala posición de implante.
  • Hueso maxilar o mandibular de mala calidad. Es imprescindible que haya una buena cantidad y calidad de hueso capaz de darle estabilidad y sujeción al implante y que soporte las cargas a las que se somete.
  • Diseño inadecuado de la prótesis que dé lugar a una mordida desequilibrada y a una sobrecarga oclusal en la zona que corresponde al implante, afectando los tejidos blandos y óseos que lo rodean y comprometiendo su estabilidad y sujeción.
  • Técnica mal ejecutada o realizada por un odontólogo que no tiene las habilidades y el conocimiento necesario.
  • Cuando se tienen hábitos nocivos como fumar. El tabaco afecta la cicatrización de los tejidos al reducir el aporte sanguíneo y por ende la oxigenación a la zona.
  • Patologías como la diabetes, la cual puede comprometer la osteointegración o prolongar su tiempo.
  • Mal ajuste de la oclusión, sobre todo en pacientes bruxistas, cuando hay un exceso de contacto en la prótesis que lleva los implantes.

Síntomas del rechazo de un implante dental

  • Puede haber dolor o molestias en la zona tratada. Hay que tener en consideración que luego de la colocación de un implante es esperable que haya molestias como ocurre en todas las intervenciones quirúrgicas y procedimientos odontológicos invasivos, pero en situaciones normales donde no hay un rechazo del implante este dolor/sensación de molestia disminuye a medida que van sanando los tejidos.
  • Aumento de la temperatura corporal.
  • Mal sabor y/o mal olor.

También es importante mencionar algunos signos:

  • Inflamación, edema y enrojecimiento de los tejidos blandos periimplantares.
  • Exposición de la estructura del implante.
  • Movilidad del implante por la pérdida del hueso circundante. Pérdida de la estabilidad o desplazamiento.
  • Sangrado.

¿Qué hacer ante el rechazo de un implante dental?

Si experimentas algunos de estos signos y síntomas lo principal es que acudas inmediatamente a tu dentista tratante para una evaluación de la condición y analizar las causas que llevaron al rechazo.

Si se dio por una infección te indicará la terapia antibiótica adecuada para tratarla. También puede eliminar el tejido inflamatorio que se encuentra alrededor de la zona afectada y la placa bacteriana en caso de que hubiese.

La solución más adecuada es retirar el implante, solventar las razones por las cuales fracasó el procedimiento y esperar a que los tejidos gingivales y óseos sanen completamente antes de volver a colocar otro implante.

En caso de haber pérdida del tejido gingival podría ser necesario realizar un injerto de encía o de tejido conectivo.

¿Cómo evitar el rechazo de un implante dental?

  • En primer lugar es imprescindible que el odontólogo realice una correcta planificación del tratamiento teniendo en consideración las condiciones propias del paciente y de la zona a tratar. Esto incluye la correcta distribución de las cargas oclusales.
  • Igualmente para lograr el éxito del tratamiento es importante que sea ejecutado por un profesional altamente capacitado con conocimiento de la técnica quirúrgica a realizar.
  • Antes de colocar el implante es fundamental que los tejidos gingivales que rodean la zona a intervenir estén sanos para evitar complicaciones en el proceso de cicatrización.
  • Asegurarse que hay una buena cantidad y calidad de hueso para que pueda haber un correcto soporte. De no ser el caso se puede optar por un injerto óseo antes de la colocación del implante para así aumentar la altura y el grosor del hueso. Para verificar la calidad del hueso es necesario que el paciente se realice todos los estudios de imagen necesarios antes de someterse al procedimiento quirúrgico.
  • También se debe respetar el tiempo de osteointegración de manera que ya haya una correcta unión hueso-implante antes de colocar la prótesis.
  • Mantener una adecuada rutina de higiene oral y seguir todas las recomendaciones postoperatorias para evitar la acumulación de restos de alimentos y bacterias en el tejido gingival que está en contacto con el implante. De no ser así este tejido podría inflamarse y esto a su vez puede acarrear otras consecuencias que comprometen el estado del implante.
  • Idealmente emplear implantes fabricados con titanio ya que es un material compatible con los tejidos orales.
  • Acudir periódicamente al dentista para un seguimiento postquirúrgico con el fin de evaluar el estado del implante y de toda la cavidad bucal, te aseguramos que esta recomendación aumentará su vida útil.
  • Buena higiene y mantenimientos cada 6 meses por parte del odontólogo.
Dr. Joan Bladé
Especialista en Odontología y Estomatología en Grup Dr Bladé | 934 052 929

Nº de colegiado: 20975/1558.

Especialista en Odontología y Estomatología con más de 25 años de experiencia en el sector y una extensa formación en la especialidad.

Experto en implantes, ortodoncia, periodoncia, odontopediatría, estética dental y endodoncia. Con certificaciones en dichas especialidades por la Universidad de Barcelona y la Universidad Complutense de Madrid.