CLÍNICA LES CORTS
93 405 29 29
CLÍNICA HOSPITALET
93 261 52 17
CLÍNICA SANT CUGAT
93 675 20 91

¿Qué es la erosión dental? ¿Cómo se trata?

La erosión dental causa daños en los dientes de forma gradual. Por ello, es importante tratarla lo antes posible, para evitar que progrese y provoque unos perjuicios cada vez mayores en la sonrisa. En este artículo te vamos a contar qué provoca la erosión dental y con qué tratamientos se puede combatir.

¿Qué es la erosión dental?

La erosión dental es un proceso que se produce como consecuencia de una exposición prolongada de los dientes a los ácidos. Fruto de este contacto constante, los ácidos desgastan y disuelven el esmalte, que es la capa externa dura y protectora de los dientes.

Adicionalmente, la erosión dental puede ser consecuencia del apretamiento excesivo de los dientes durante la noche, lo que se produce de forma involuntaria debido al bruxismo.

Con el tiempo, la erosión provoca una pérdida de la estructura dental, lo que hace al diente más vulnerable a diferentes problemas como la sensibilidad, la decoloración y las caries.

¿De dónde proceden los ácidos que erosionan los dientes?

Los agentes ácidos que erosionan el esmalte dental pueden ser de dos tipos:

  • Ácidos que proceden del interior de nuestro organismo (erosiones endógenas): son aquellos ácidos que emanan del propio aparato digestivo. Normalmente, se deben a enfermedades y problemas de salud como el reflujo gastroesofágico o la bulimia.
  • Ácidos que proceden del exterior de nuestro organismo (erosiones exógenas): son aquellos ácidos que se encuentran en las comidas y las bebidas (limón, vinagre…). Este tipo de erosiones dentales son las más frecuentes.

¿Qué provoca la erosión dental?

Las principales causas de la erosión dental son las siguientes:

  • Dieta alta en ácidos: el consumo habitual de alimentos y bebidas ácidas altera el pH de la saliva. La saliva tiene un papel fundamental a la hora de neutralizar el efecto erosivo de los ácidos. Sin embargo, si consumimos estos alimentos y bebidas con mucha frecuencia y, además, no nos cepillamos los dientes, no damos tiempo a la saliva a neutralizar los ácidos. Algunos ejemplos de las comidas y bebidas ácidas son los cítricos (limón, lima, naranja, pomelo…), los refrescos o el vinagre.
  • Reflujo gastroesofágico (ERGE): es una enfermedad por la cual los contenidos del estómago son devueltos hacia el esófago.
  • Trastornos alimentarios: al vomitar, los ácidos estomacales pasan a través de los dientes, lo que hace que se erosionen. Esto es especialmente visible en su cara interna, ya que es la que más contacto tiene con el vómito.
  • Cepillado dental agresivo: un cepillado dental demasiado abrasivo o el uso de un cepillo de cerdas duras puede desgastar el esmalte.
  • Bruxismo: el hábito de rechinar o apretar los dientes también puede desgastar y erosionar el esmalte.

Consecuencias de la erosión dental

La erosión dental afecta, en primer lugar, al esmalte. Pero, si progresa, también puede provocar daños en la dentina, una capa interna del diente que contiene los nervios y los vasos sanguíneos.

Por ello, las consecuencias de la erosión pueden ser más o menos severas en función de a qué parte del diente afecte (esmalte o dentina):

  • Pérdida de estructura dental: la erosión dental puede hacer que los bordes de los dientes se vuelvan más delgados y frágiles. Además, la superficie de los mismos puede parecer más rugosa.
  • Sensibilidad dental: a medida que el esmalte se erosiona, la dentina que está debajo queda expuesta. Si la erosión llega a la dentina, los dientes serán más sensibles a los cambios de temperatura. Por ello, aparecerá sensibilidad al comer alimentos muy fríos o calientes e, incluso, al contacto con el aire frío.
  • Decoloración de los dientes: el esmalte es translúcido y la dentina tiene un color amarillento. Por ello, a medida que el esmalte se erosiona, los dientes pueden parecer más amarillos.
  • Fisuras y grietas: los dientes erosionados pueden desarrollar pequeñas fisuras y grietas. A la larga, esto aumenta el riesgo de rotura.
  • Caries dental: el esmalte funciona como una capa protectora del diente. Cuando hay pérdida de esmalte, los dientes se vuelven más vulnerables ante las bacterias que provocan la caries.
  • Empeoramiento estético: los cambios en el aspecto de los dientes (forma, color…) pueden afectar la estética de la sonrisa. En consecuencia, hay personas que se pueden sentir acomplejadas al sonreír.

¿Cómo tratar la erosión dental?

El tratamiento de la erosión dental depende, fundamentalmente, de la extensión y la severidad de los daños.

Antes de nada, es importante destacar que, una vez que se ha perdido, la superficie dental no se regenera por sí misma. Por tanto, los tratamientos de la erosión dental se centran en proteger los dientes, restaurar su funcionalidad y estética y evitar que los daños progresen.

En el caso de que la erosión sea moderada será posible recurrir a reconstrucciones con composite. En cambio, ante erosiones severas puede ser necesario colocar una corona, que ayuda a proteger toda la estructura del diente erosionado y restaura su forma y funcionalidad.

Adicionalmente, será necesario tratar las causas que han originado la erosión. Por ejemplo, si la erosión dental es causada o agravada por el bruxismo será necesario utilizar una férula de descarga por las noches para proteger los dientes del desgaste.

En este punto, se debe mencionar que en nuestras clínicas dentales ya no necesitamos usar los moldes tradicionales con pasta para tomar medidas de la boca, ya que contamos con un escáner intraoral que, además, permite que el ajuste de la férula sea mejor.

En cambio, si la erosión dental está relacionada con el reflujo gastroesofágico o un trastorno de la alimentación, es importante tratar dichas condiciones médicas. Lo mismo ocurre si el origen de la erosión se encuentra en una dieta con excesivo consumo de ácidos. Habrá que hacer cambios en la alimentación para evitar que las lesiones sigan progresando.

¿Cómo prevenir la erosión dental?

Las principales medidas para prevenir la erosión de los dientes son las siguientes:

  • Vigilar el consumo de ácidos en la dieta: se debe controlar la ingesta de bebidas y alimentos ácidos.
  • Enjuagarse la boca con agua: tras consumir bebidas y alimentos ácidos es recomendable enjuagarse la boca para neutralizar los ácidos y minimizar su contacto con los dientes.
  • Mantener una higiene oral cuidadosa: hay que cepillarse los dientes después de cada comida con un cepillo de cerdas suaves para prevenir los daños en el esmalte.
  • Usar pasta de dientes y colutorios con flúor: el flúor ayuda a fortalecer y remineralizar el esmalte, por lo que es conveniente usar dentífricos y enjuagues con flúor. Además, el flúor contribuye a reducir el riesgo de caries.
  • Cepillarse los dientes 30 minutos después de comer: al contrario de lo que pueda parecer, no es recomendable cepillarse los dientes nada más terminar de comer. Esto se debe a que los alimentos alteran el pH de la boca y hacen que la cavidad oral sea más vulnerable a la acción de ácidos y bacterias. Por tanto, es mejor esperar unos minutos para que el pH de la boca se normalice.
  • Estimular el flujo de saliva: la saliva ayuda a neutralizar los ácidos. Por ello, es conveniente estimular su producción mediante el consumo frecuente de agua (entre seis y ocho vasos al día) y de alimentos ricos en agua (frutas y verduras).
  • Beber con pajita: los refrescos deben consumirse con moderación. Además, para evitar daños en el esmalte es conveniente usar una pajita, ya que de esta manera se reduce el contacto de los componentes ácidos con los dientes.
  • Controlar cualquier enfermedad o problema de salud que cause o agrave la erosión dental: como ya hemos dicho, algunas de estas condiciones son el bruxismo, el reflujo gastroesofágico y la bulimia.
  • Acudir a revisiones con el dentista: se recomienda visitar al odontólogo entre una y dos veces al año para que revise el estado de salud bucodental y pueda detectar cualquier indicio de erosión.

Recuerda que, como en cualquier otra condición de salud, la prevención y la detección temprana son fundamentales para simplificar el tratamiento de la erosión dental. Si tienes signos de erosión o hace más de seis meses que no acudes al dentista, ven a una de nuestras clínicas dentales de Barcelona para que llevemos a cabo una revisión gratuita.

Dr. Joan Bladé
Especialista en Odontología y Estomatología en Grup Dr Bladé | 934 052 929

Nº de colegiado: 20975/1558.

Especialista en Odontología y Estomatología con más de 25 años de experiencia en el sector y una extensa formación en la especialidad.

Experto en implantes, ortodoncia, periodoncia, odontopediatría, estética dental y endodoncia. Con certificaciones en dichas especialidades por la Universidad de Barcelona y la Universidad Complutense de Madrid.