Revisión dental: ¿cada cuánto hay que ir al dentista?

La prevención es básica en materia de salud dental. Por este motivo, la revisión dental es tan importante. Pero ¿cada cuánto hay que visitar al dentista para realizarse las pertinentes revisiones preventivas? Pues, obviamente, esto depende de cada caso en particular.

No obstante, la recomendación es acudir a la clínica dental como mínimo una vez al año, aunque hay quien recomienda hacerlo en dos ocasiones, es decir, cada seis meses. De esta forma, en una de las revisiones se puede realizar una limpieza dental profesional y en la otra un examen exhaustivo, con el objetivo de garantizar la correcta salud oral.

¿Cómo es una revisión dental rutinaria?

La revisión dental convencional es una visita al dentista, bastante rápida, en la que el profesional pone en marcha todas las herramientas necesarias, que permiten detectar problemas bucodentales de diversa gravedad.

A veces, los problemas orales no se muestran de forma visible hasta que se han convertido en afecciones más graves. Por ejemplo, el odontólogo puede detectar caries bucales en sus estadios más iniciales. Lo mismo ocurre con otro tipo de patologías, como la gingivitis. Pero, sin la visita al dentista es probable que esas enfermedades evolucionen negativamente, hasta convertirse en algo más serio y complicado de tratar.

Diagnosticar de forma temprana este tipo de problemas bucodentales es la clave para evitar que la situación de la salud oral empeore, pudiendo provocar graves daños de mayor seriedad. En la revisión dental el dentista valora la cavidad bucal de principio a fin, emitiendo diagnósticos y todo tipo de recomendaciones a los pacientes.

Visitas anuales al dentista

Hay personas que tienen una predisposición mayor a padecer ciertas patologías orales, como la enfermedad periodontal. En estos casos es conveniente acudir a la revisión dental cada seis meses. Además, el odontólogo será quien indique a cada paciente, teniendo en cuenta su historia dental concreta, cada cuánto debería acudir a la clínica dental para prevenir cualquier problema dental.

Además de las revisiones periódicas en el dentista, es importante seguir rutinas de higiene dental óptimas. Hay que lavarse los dientes entre dos y tres veces cada día, utilizando herramientas específicas para conseguir una limpieza de dientes integral. Esto significa que, además de usar el cepillo dental, también hay que utilizar la seda de dientes, los cepillos interproximales y los enjuagues antisépticos.

Los hábitos de vida saludables también son imprescindibles para la prevención de enfermedades orales. Evitar el tabaco y los alimentos extremadamente ácidos o ricos en azúcares añadidos, es importante para salvaguardar la correcta salud oral.

Si a todo esto se suma la revisión dental preventiva y la realización de limpiezas bucodentales profesionales, la salud oral estará debidamente garantizada.