Urgencias dentales

¿Qué es un periodoncista y qué tratamientos hace?

En España, ocho millones de adultos sufren una enfermedad periodontal, según los datos del Consejo de Dentistas. Sin embargo, aún es muy desconocida la figura del profesional que trata dichas patologías: el periodoncista.

Las enfermedades periodontales son unas de las más graves que pueden afectar a la boca ya que, en su fase más agresiva, provocan la caída de los dientes. Suceden a consecuencia de las bacterias presentes en la cavidad oral, que no han sido eliminadas con éxito mediante rutinas de higiene bucodental.

Dada la gran cantidad de personas que padecen patologías periodontales y sus graves consecuencias, es imprescindible que conozcas qué hace un periodoncista y cuándo es necesario acudir a él.

¿Qué es un periodoncista y qué hace?

Un periodoncista es un odontólogo especializado en el cuidado de las encías. Por tanto, se encarga, fundamentalmente, de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades periodontales y periimplantarias: gingivitis, periodontitis y periimplantitis.

Para convertirse en periodoncistas, los dentistas tienen que realizar, tras la licenciatura o grado de Odontología, un máster en Periodoncia.

Mediante su trabajo, el periodoncista consigue mantener las encías en un buen estado de salud, lo que es imprescindible para el resto de la boca.

Esto se debe a que las encías, junto con los huesos maxilares, actúan de soporte del diente. Si alguna de estas estructuras se debilita a consecuencia de las bacterias, se puede producir la caída de dientes.

¿Cuándo se debe acudir al periodoncista?

En general, cualquier persona puede acudir al periodoncista a hacerse una revisión general. Sin embargo, hay distintas señales que nos indican que la visita es, prácticamente, obligatoria.

Los principales signos de que debemos acudir al periodoncista lo antes posible son los siguientes:

  • Encías inflamadas
  • Retracción de encías, lo que deja visible la raíz del diente
  • Enrojecimiento de las encías
  • Dolor o sensibilidad dental
  • Halitosis o mal aliento
  • Movilidad dental: dientes flojos, que parece que se van a caer
  • Pequeños espacios triangulares entre los dientes (llamados “troneras”)
  • Caída de piezas dentales

 

¿Qué tratamientos hace un periodoncista?

El periodoncista se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades de las encías.

Pero, además de velar por su buen estado de salud, el periodoncista puede hacer cualquier tratamiento estético en las encías. Es decir, encaminado a mejorar su aspecto para, de ese modo, embellecer la sonrisa.

Los principales tratamientos que hace un periodoncista son los siguientes:

1- Tratamiento periodontal

El tratamiento periodontal es un procedimiento que tiene como objetivo acabar con la periodontitis -también conocida como piorrea-. Este tratamiento se compone de diferentes pasos.

Posiblemente, los dos más importantes son el análisis microbiológico y los raspados y alisados radiculares -comúnmente llamados curetajes-. El primero consiste en realizar un examen de las bacterias que tiene el paciente en la boca. Así, pauta el tratamiento antibiótico adecuado contra dichas bacterias.

El raspado y alisado radicular sirve para retirar el sarro acumulado debajo de las encías, lo que se hace con unos instrumentos denominados curetas. Con todo ello, el periodoncista podrá devolver a las encías su buen estado de salud.

2- Cirugía periodontal

La cirugía periodontal se realiza cuando, con el tratamiento previamente mencionado, no es suficiente para retirar el sarro y las bacterias de la boca.

Esto sucede en los casos de periodontitis avanzada, cuando las bacterias han formado lo que se conoce como bolsas periodontales. Para eliminar estas bolsas, el periodoncista tendrá que hacer una cirugía periodontal.

3- Mantenimientos periodontales

Los mantenimientos periodontales deben hacerse en todos los pacientes a los que antes se les haya realizado un tratamiento o una cirugía periodontal.

Consisten en curetajes selectivos, que se realizan en las zonas donde el paciente tiende a acumular más sarro. Normalmente, estos raspados se llevan a cabo entre una y dos veces al año. Tienen como objetivo controlar la enfermedad y que la periodontitis no vuelva a aparecer.

4- Injerto de encía

El injerto de encía consiste en una pequeña cirugía que se utiliza para añadir tejido a una zona que presenta una disminución del mismo. Por ejemplo, esto ocurre cuando una persona realiza un cepillado demasiado agresivo y, por ese motivo, presenta retracción de encías.

5- Alargamiento coronario

El alargamiento coronario es un tratamiento que sirve para remodelar el contorno de la encía, de manera que el diente sea más visible. En muchos casos, el periodoncista hace este tratamiento cuando el paciente presenta una caries o una fractura muy profunda que supera el borde de la encía.

Con el alargamiento coronario, el periodoncista consigue hacer más accesible la zona dañada, lo que ayuda a que sea reparada.

Además, el alargamiento coronario puede hacerse por motivos estéticos, para corregir bordes irregulares que no son del gusto del paciente.

6- Gingivoplastia

La gingivoplastia es un tratamiento puramente estético que el periodoncista lleva a cabo en casos de sonrisa gingival. Es decir, cuando el paciente muestra una cantidad excesiva de encía superior al sonreír.

7- Tratamiento con probióticos

Otra de las funciones del periodoncista es la de administrar probióticos a los pacientes con el fin de prevenir la gingivitis, la periodontitis y la periimplantitis. Pero, además, este tratamiento sirve para anticiparse a otros problemas muy comunes, como la caries o el mal aliento.

¿Cómo es la primera consulta con el periodoncista?

Cuando sospechamos que un paciente padece una enfermedad periodontal, en nuestras clínicas dentales de Barcelona, llevamos a cabo un completo estudio periodontal.

Dicho estudio nos ayuda a realizar un diagnóstico de calidad y, por supuesto, a proponer al paciente el tratamiento más adecuado para sus necesidades.

En primer lugar, realizamos una serie de pruebas de imagen (radiografías) y un periodontograma. Con una sonda periodontal, medimos la profundidad del sarro que hay acumulado debajo de las encías. Además, determinamos si existen bolsas periodontales, su tamaño y su ubicación exacta.

En caso de detectar una gran cantidad de sarro, también hacemos un estudio microbiológico de la placa bacteriana. Una vez analizados los resultados, pautamos el tratamiento antibiótico adecuado para acabar con las bacterias.

Cuando ya se han realizado todas las pruebas necesarias, el periodoncista se reúne con el comité clínico para planificar el tratamiento dental apropiado.

Como ya hemos mencionado, el estado de salud de las encías puede afectar al resto de la boca. Por ello, es imprescindible que se aborden sus problemas de manera global, teniendo en cuenta la opinión del resto de especialistas de la clínica.

Dr. Joan Bladé
[email protected]
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.