Ventajas de las Incrustaciones Dentales
Urgencias dentales

¿Qué es una incrustación dental? ¿Cuándo está indicada?

El tratamiento conocido como incrustación dental se utiliza en diferentes contextos y forma parte de la odontología conservadora. Dicho proceso se suele llevar a cabo, mayormente, en casos de caries o traumatismos. Su finalidad es mejorar la apariencia dental y, al mismo tiempo, recuperar el funcionamiento de toda la pieza.

¿Qué es una incrustación dental?

Una incrustación dental es un tipo de restauración dental que se utiliza para reparar dientes dañados o con caries. Se trata de una pieza de porcelana o composite que se coloca sobre la superficie del diente para restaurar su forma y función.

Las incrustaciones dentales se utilizan cuando una caries es demasiado grande para ser reparada con una simple obturación o empaste. El dentista primero retira la caries y luego toma una impresión de la zona para crear una incrustación que se adapte perfectamente al diente. La incrustación se coloca en una cita posterior y se adhiere con un cemento dental fuerte.

Este tratamiento es una opción muy popular porque las incrustaciones son duraderas, resistentes a las manchas y se ven muy naturales. También protegen el diente de más daños y pueden durar muchos años si se cuidan adecuadamente.

Tipos de incrustaciones dentales

Existen tres tipos de incrustaciones dental que se pueden realizan en función del nivel de daño dental:

  • Incrustación Inlay: este tipo de incrustación en el más simple, pues no se tiene que restaurar la cúspide del diente (la punta). Es decir, se utiliza para reparar la porción interior de la superficie masticatoria del diente.
  • Incrustación Onlay: se utiliza para reparar la porción interior y exterior de la superficie masticatoria del diente, incluyendo las cúspides dentales, la zona central del diente y una o más de las paredes laterales del diente. Este tipo de incrustación es indicada para caries grandes y daños que comprometan el diente en mayor medida.
  • Incrustación Overlay: es similar a una incrustación onlay en términos de la porción de diente que cubre, pero se coloca sobre el diente en lugar de dentro del mismo.

 

¿Cuándo está indicada una incrustación dental?

Como mencionamos antes, la incrustación dental es una opción de tratamiento que se utiliza para reparar dientes dañados. Ahora bien, más allá de esto, su aplicación tiene contextos específicos que debes conocer. Veamos algunos de los casos en que se indican las incrustaciones dentales:

  • Grandes caries: cuando la caries dental es demasiado grande para ser reparada con un simple empaste dental.
  • Empastes fallidos: en el caso de que una antigua obturación dental fracase o se haya desgastado con el tiempo y necesite ser reemplazada.
  • Fracturas dentales: cuando se ha fracturado un diente, pero aún conserva suficiente estructura dental sana para ser reparado con una incrustación dental.
  • Desgaste dental significativo: cuando se ha sufrido un desgaste dental significativo, posiblemente debido al bruxismo o al rechinamiento de dientes, que ha dejado el diente debilitado o expuesto a la caries dental.  En estos casos, las incrustaciones ofrecen la ventaja de que son más rápidas y no hay que rebajar los dientes, como ocurre con las coronas.
  • Mejora estética: cuando se desea mejorar la apariencia estética de un diente que tiene una decoloración permanente, una forma irregular o cualquier otro defecto cosmético.

 

¿Cómo se hace una incrustación dental?

El proceso de incrustación dental se lleva a cabo por parte de profesionales de la salud dental debido a su complejidad. Ahora mismo, vamos a describir el paso a paso de las incrustaciones dentales.

  • Preparación del diente: el dentista anestesia el diente afectado y retira la caries dental o cualquier empaste dental previo, si es necesario. Luego, se talla el diente para darle la forma adecuada y se toma una impresión dental para que el laboratorio dental pueda fabricar la incrustación a medida. Dicho esto, se debe resaltar que cada vez se utilizan más las impresiones con escáner intraoral, lo que permite un ajuste mucho más preciso y una mayor rapidez en su colocación que las impresiones tradicionales con silicona.
  • Preparación de la incrustación dental: el laboratorio fabrica la incrustación a medida a partir de la impresión dental. Se utiliza un material dental resistente y duradero, como la porcelana o el composite, para crear la incrustación.
  • Colocación de la incrustación dental provisional: el dentista coloca una incrustación dental provisional en el diente tallado, que se utilizará mientras la incrustación permanente se confecciona en el laboratorio.
  • Colocación de la incrustación dental permanente: una vez que la incrustación permanente se fabrica, el dentista retira la incrustación provisional y coloca la incrustación permanente en el diente. Se ajusta la forma y se hace cualquier corrección necesaria antes de fijar la incrustación dental permanente en su lugar.
  • Pulido final: el dentista pule la incrustación dental para asegurarse de que encaje perfectamente en la mordida y tenga un acabado suave y natural.

 

¿Qué es mejor: una incrustación o una corona?

La elección entre una incrustación y una corona dental depende de varios factores, como el grado de daño o caries dental, la ubicación del diente, la salud bucal general del paciente y la preferencia del dentista y del paciente.

Por un lado, las incrustaciones dentales se utilizan para reparar daños dentales más pequeños y localizados, como caries grandes, fracturas o desgastes. Además, son menos invasivas que las coronas, ya que se conserva más estructura dental natural.

Por su parte, las coronas dentales se utilizan para tratar daños más extensos en el diente o para reforzar dientes debilitados. Asimismo, cubren todo el diente, desde la línea de las encías hasta la superficie masticatoria, y se utilizan para tratar caries dentales muy grandes.

Finalmente, cabe mencionar que, las coronas son más invasivas que las incrustaciones, ya que requieren la eliminación de más estructura dental natural.

¿Cuánto tiempo duran las incrustaciones dentales?

En general, las incrustaciones dentales pueden durar muchos años, incluso décadas, si se cuidan adecuadamente. Las incrustaciones dentales de porcelana o cerámica son duraderas y resistentes a las manchas, por lo que pueden durar más que las incrustaciones de composite.

En resumen, con el cuidado adecuado y una buena higiene dental, una incrustación dental puede durar muchos años. De igual modo, para asegurar la mayor duración posible es necesario visitar al odontólogo con regularidad.

Precio de una incrustación dental

Finalmente, con respecto al coste de una incrustación dental, se ubica entre los 200 y los 400 euros por cada pieza. Este importe depende del material utilizado, es decir, de si es porcelana o composite.

Dr. Joan Bladé
Especialista en Odontología y Estomatología en Grup Dr Bladé | 934 052 929

Nº de colegiado: 20975/1558.

Especialista en Odontología y Estomatología con más de 25 años de experiencia en el sector y una extensa formación en la especialidad.

Experto en implantes, ortodoncia, periodoncia, odontopediatría, estética dental y endodoncia. Con certificaciones en dichas especialidades por la Universidad de Barcelona y la Universidad Complutense de Madrid.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.