¿Qué es un disyuntor de paladar? | Grup Dr. Bladé
Urgencias dentales
Disyuntor de paladar en niños y adolescentes

¿Qué es un disyuntor de paladar? ¿Cuánto tiempo hay que llevarlo?

El disyuntor de paladar es un procedimiento dental recomendable en el tratamiento de paladar estrecho. El uso de este aparato es ideal en este problema de maloclusión, pues corrige el problema de forma simple y eficiente.

Se aplica en la infancia, puesto que todavía los huesos maxilares no se desarrollan completamente evitando una intervención ortognática.

¿Qué es un disyuntor de paladar?

A pesar de su gran utilidad en el campo odontológico, muy pocas personas tienen claro qué es un disyuntor de paladar. En palabras simples, se trata de un expansor de paladar que se coloca en la boca de los niños cuando el maxilar superior se desarrolla poco.

El dispositivo se instala en la parte superior de la boca y se coloca en un rango de edad comprendido entre los 6 y 10 años de vida. Sin embargo, la edad de aplicación de un artefacto de estos dependerá del desarrollo del niño y, evidentemente de su maduración.

En líneas generales durante esta etapa de la infancia, los huesos que constituyen el paladar se mantienen separados, siendo posible intervenir en el desarrollo de los mismos.

Cabe precisar que en la actualidad, es posible aplicar este dispositivo en adolescentes, inclusive, en adultos hasta los 25 años de edad. Pasada esta edad, sigue siendo posible el tratamiento, pero la probabilidad de disyunción es menor.

¿Cuándo se usa el expansor de paladar?

Hay diferentes casos en los que es recomendable usar esta herramienta. Algunos de los más importantes son los siguientes:

  • Paladar ojival o estrecho: cuando el maxilar superior del paciente no se ha desarrollado correctamente con respecto a la mandíbula, es necesario estimular el crecimiento del mismo. En estos casos, se aplica también para que el paladar superior adquiera la curvatura natural.
  • Apiñamiento dental: cuando el paciente presenta paladar estrecho, no hay suficiente espacio para que los dientes definitivos se posicionen sin problema. De ser así, este artefacto ayudará con la alineación dental.
  • Mordida cruzada: una de las consecuencias más comunes del paladar estrecho es la mordida cruzada. Esta forma de maloclusión se manifiesta cuando al cerrar la boca, observamos que los dientes superiores se ubican por detrás de los dientes inferiores.

Tipos de expansores de paladar

Actualmente, hay varios tipos de expansores de paladar que se utilizan en odontología, pero los más comunes son:

Disyuntor McNamara

Su utilidad es común en niños pequeños cuyo recambio dental no ha concluido o lo que quiere decir que todavía mantienen piezas dentales de leche. En estos casos, los niños cuentan con una gran cantidad de dientes temporales en su boca que serán reemplazados, progresivamente, por dientes definitivos.

Disyuntor Hyrax

El Hyrax es más común en niños con recambio dental avanzado. Si bien es cierto que es posible que el niño aún tenga dientes temporales, en la mayoría de casos en que se aplica este disyuntor de paladar, la mayor parte de la dentadura es definitiva.

Fases del tratamiento con expansor de paladar

El tratamiento se lleva a cabo siguiendo una serie de etapas que son las siguientes:

Evaluación de ortodoncia

Un especialista se encarga de evaluar la condición del paciente y su salud bucal en general. En estos casos, es necesario la realización de radiografías como cefalometría y panorámica.

Colocación del disyuntor de paladar

Cuando se diseña el expansor de paladar, el niño debe asistir al ortodoncista para su colocación. El aparato se fija en los dientes molares superiores y el especialista se asegura de que se ubique correctamente. Posteriormente, los padres reciben indicaciones de uso.

Tratamiento constante

Por medio de una llave que suministra el ortodoncista, los padres giran los microtornillos para ejercer presión. Dicho procedimiento afecta directamente la sutura palatina haciendo que se ensanche.

¿Cuánto tiempo hay que llevar el disyuntor de paladar?

En términos generales, el niño puede usar el expansor de paladar por un período de 4 y 6 meses. Dentro de este lapso de tiempo, hay una fase activa que se extiende durante 20 días.

Cuando se obtiene la expansión necesaria, se deja de aplicar presión a través del disyuntor de paladar. No obstante, debe mantenerse colocado en la boca del niño por varios meses. La finalidad de esto es que los tejidos y los huesos de la zona alcancen la estabilidad adecuada.

Una vez que se cumple con este requisito, el expansor de paladar se retira de la boca. Es importante tener presente que es posible que se requiera de un tratamiento de ortodoncia posterior. Por lo general, en la adolescencia se sugiere el uso de brackets.

El motivo de esto es que el disyuntor de paladar mejora el espacio del maxilar superior para una adecuada erupción de los dientes definitivos, pero no asegura el alineamiento de los mismos.

¿El disyuntor de paladar duele?

Una de las dudas más comunes con respecto al disyuntor de paladar es si produce dolor. En el proceso activo es usual que el niño sienta molestias generadas por la presión ejercida en los huesos del maxilar superior.

No obstante, estas molestias suelen disiparse pasados los 20 días, cuando termina la fase activa. En caso de dolor, el especialista recetará medicamentos analgésicos.

¿Cómo comer con un disyuntor de paladar?

Lidiar con un expansor de paladar no tiene que ser un problema, al contrario es bastante simple siempre que se tomen las medidas adecuadas. Algunas recomendaciones para comer uno de estos artefactos son:

  • Alimentos blandos y líquidos: es importante mantener una dieta balanceada, dando prioridad a alimentos suaves como puré de verduras, yogures, entre otras opciones.
  • Dar mordidas pequeñas: es mucho más cómodo ingerir los alimentos con mordidas pequeñas para evitar molestias.
  • Beber sorbos pequeños y usar pajilla: en general, es mucho más fácil ingerir líquidos, pero es recomendable hacerlo despacio.
  • Tener a la mano una servilleta: el uso del expansor provocará que se genere mayor salivación, por lo que es aconsejable usar servilletas para mantener la boca limpia.

Una vez pasada la fase activa, las molestias serán menores, lo que permite la ingesta de alimentos sólidos.

Dr. Joan Bladé
Especialista en Odontología y Estomatología en Grup Dr Bladé | 934 052 929

Nº de colegiado: 20975/1558.

Especialista en Odontología y Estomatología con más de 25 años de experiencia en el sector y una extensa formación en la especialidad.

Experto en implantes, ortodoncia, periodoncia, odontopediatría, estética dental y endodoncia. Con certificaciones en dichas especialidades por la Universidad de Barcelona y la Universidad Complutense de Madrid.

No Comments

Post A Comment