Colutorio dental: ¿para qué sirve y cómo utilizarlo?

El colutorio dental o enjuague bucal es uno de los complementos más importantes de las rutinas de higiene oral. Saber utilizarlo y no abusar de este producto es fundamental para disfrutar de una sonrisa sana y bonita.

Tipos de colutorio dental: cuál elegir

En las farmacias y droguerías son muchos los tipos de colutorio dental los que llenan las estanterías. Por ello, hay que tener claro cuál es el más apropiado en cada caso. El dentista es tu mejor aliado para aconsejarte sobre el mejor enjuague bucal para ti. En función de tu predisposición ante ciertos problemas bucodentales se llevará a cabo la recomendación de los enjuagues orales.

  • Colutorios anticaries: estos suelen estar formulados con una gran cantidad de flúor y funcionan estupendamente para colaborar en la prevención de las caries.

  • Colutorios para la gingivitis: en estos casos el enjuague bucal se ha desarrollado con una fórmula específica que ayuda a evitar y minimizar la gingivitis.

  • Colutorios con clorhexidina: estos enjuagues tienen componentes antisépticos Aunque no es conveniente abusar de este tipo de productos, ya que podrían teñir los dientes.

  • Colutorios para el mal aliento: la halitosis es uno de los problemas orales más comunes que hay en la actualidad. Si sufres este tipo de afecciones es probable que tu odontólogo te paute un enjuague bucal refrescante, especialmente formulado para evitar el mal aliento.

  • Colutorios para enfermedades periodontales: en el caso de las patologías periodontales es importante utilizar enjuagues bucales específicos para potenciar la salud de las encías.

  • Colutorios para niños: la salud oral infantil es sumamente importante, ya que durante estas etapas las enfermedades orales son muy comunes. Hoy en día existen multitud de enjuagues formulados para que los niños tengan una salud dental de hierro.

¿Cómo usar el enjuague bucal?

El uso del enjuague bucal es muy sencillo. Lo más importante es tener claro que el colutorio dental, en ningún caso, sustituye al cepillado de dientes. La realidad es que solo es un paso más de la rutina de higiene oral. Con utilizar el enjuague una vez al día es más que suficiente para aportar protección y frescor a la boca.

Lo primero y más importante es seguir los consejos del dentista sobre el uso de los colutorios. En la visita a la clínica dental, el odontólogo podrá recomendarte un enjuague oral apto para ti y te explicará cómo lo debes de utilizar.

Lo más acertado es apostar por su uso en la rutina de limpieza de dientes nocturna. Tras el cepillado dental y el uso de la seda o los cepillos interproximales habría que realizar un completo enjuague bucal con el colutorio seleccionado.

En función del fabricante, este enjuague tendrá una duración mayor o menor. Generalmente se debe mantener el colutorio dental en la boca durante 30 o 60 segundos. Tras finalizar este tiempo se expulsa el enjuague. Es muy importante no enjuagar la boca con agua tras el uso de este producto, ya que minimizaríamos sus efectos.