¿Se deben extraer siempre las muelas del juicio?

La extracción de las muelas del juicio es una de las Intervenciones que peor “fama” tiene y que guarda un mal recuerdo entre la población, siendo estas una de las causas más habituales de consulta a los dentistas.

Según los datos de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial el 70 % de los españoles tienen como mínimo una muela del juicio del maxilar inferior que no sale correctamente y en un 45% ocurre con las del maxilar superior.

¿Cuando extraer las muelas del juicio?

Su extracción solo esta indicada cuando puedan existir infecciones de repetición, dolor acentuado, quistes, afectación del molar contiguo o por necesidades para un correcto tratamiento de ortodoncia. Nunca de forma preventiva y por sistema como algunas veces se hace, pues es muy posible que no salgan nunca y no den ningún problema.

Lo importante es un adecuado control por parte del dentista en las visitas rutinarias de control. Es muy importante tener en cuenta este factor pues los efectos secundarios de la extracción pueden ser más graves e irreversibles que la propia extracción y es por ello que tiene que estar plenamente justificada esta intervención.

Pasos previos a la extracción de la muela del juicio

Para que extraer las muelas del juicio se lleve a cabo correctamente es muy importante hacer un buen diagnóstico con las pruebas radiológicas necesarias. A parte de realizar una ortopantomografía, es necesario en la mayoría de las veces un TAC dental para visualizar correctamente y de forma tridimensional la ubicación exacta de la muela y su relación con las estructuras cercanas (muelas contiguas, nervio dentario, cantidad de hueso que las cubre), así como si hay algún quiste o infección alrededor de ellas y su tamaño exacto.

En función de los hallazgos radiológicos y la exploración bucal previa realizada se determinará la medicación antibiótica y antiinflamatoria necesaria para antes y después de la intervención. Está demostrado que hay una relación directa entre las complicaciones inflamatorias que aparecen después la extracción de las muelas y la posición de como estén situadas dentro del hueso maxilar.

Extraer la muela del juicio

No es la propia extracción lo que duele o molesta sino los actos quirúrgicos necesarios para su liberación en función de cómo estén localizadas.

Normalmente las muelas del maxilar inferior están peor situadas que las del maxilar superior y es por ello que el postoperatorio suele ser más complejo. De ahí la importancia de realizar un TAC previo a la intervención que nos ayude a minimizar los actos quirúrgicos necesarios al tener una imagen en 3D.

El uso de los antibióticos ha de ser el adecuado pues aunque muchas veces son imprescindibles y necesarios si hay una situación de infección o en el caso de pacientes con alguna patología previa como la diabetes, pero no hay que abusar de ellos pues puede ocurrir que con el tiempo las bacterias que hay en la boca se vuelvan resistentes a ellos y cuando su uso sea más necesario no tenga la efectividad deseada.

Sí que es imprescindible la medicación antiinflamatoria, siendo a veces necesario tomar corticoides durante unos días (prednisona) si la inflamación es muy importante y severa.

Para la extracción de las muelas inferiores se pone una anestesia que llamamos “troncular” que se coloca en la parte más posterior de la boca y no en el propio diente. Tiene la peculiaridad que además del diente se duerme la mitad del labio inferior y la mitad de la lengua del mismo lado y es importante que el paciente tenga la precaución de no masticar en las próximas 4-5 horas después de la intervención por dicho lado pues al tener la anestesia un efecto muy prolongado podría morderse y lesionarse la lengua, a la vez que aparecer aftas muy molestas y tardías en desaparecer.

Después se ha de separar la fijación que la muela tiene con el hueso mediante el instrumental (fórceps, bisturí, luxadores, motor quirúrgico, etc.) que el dentista considere más apropiado. Posteriormente se comprime la herida con unas gasas estériles y se irriga la zona con suero fisiológico.

Normalmente se sutura la zona con unos puntos (disminuye los riesgos de infección posterior) que pueden ser reabsorbibles para una mayor comodidad para el paciente pues se caen solos.

En caso de pacientes con antecedentes traumáticos en extracciones o malas experiencias anteriores se puede valorar la posibilidad de realizar el tratamiento bajo sedación (puede consultarlo en este artículo) pues es muy importante controlar la ansiedad y el stress del paciente en este tipo de intervenciones para un obtener un buen y óptimo resultado.

A medida que el ser humano evoluciona, la boca se hace más pequeña, y las muelas cordales salen con poco espacio, lo que lleva a las raíces a adoptar formas extrañas y diferentes, a menudo curvas y agrupadas, que dificultan el tratamiento en caso necesario. Las muelas, además, pueden presionar el nervio que hay debajo provocando problemas a otras partes del organismo.

muelas del juicio

En un estudio realizado por el Dr. Adler a 200 personas, se demostró que las muelas pueden ser el origen de enfermedades en otras partes del organismo que no tienen ninguna relación aparente con la boca. Una sobrecarga de este tipo de muelas afecta las vertebras C2 y C3, que están en relación directa con el nervio de la mandíbula, y provoca tensión en la columna. Si esta tensión aumenta, genera dolor de cabeza y espalda. El Dr. Adler estableció también la relación de estos dientes molares con algunos tipos de alergia. Actualmente se calcula que en España hay un 20% de la población con alergia, aún así algunos de los afectados no han sido diagnosticados y ni siquiera lo saben puesto que los síntomas pueden confundirse fácilmente con los de un constipado común. Según los estudios del Dr. Adler, un 15% de estos casos podrían solucionarse con la extracción de las muelas molares.

Debido a la ubicación de estas muelas, es difícil la limpieza con el cepillo, lo cual incrementa el riesgo de caries. Cuando hay lesión en una de estas muelas, el tratamiento por parte del profesional es dificultoso por la falta de visibilidad y acceso, y si la caries afecta el nervio resulta extremadamente complicado y arriesgado “matar el nervio”. Por este motivo, en caso de lesión en la muela del juicio, es recomendable su extracción.

Una vida saludable no trata solo alimentarse bien y practicar ejercicio. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como un estado completo de bienestar físico, mental y social, no solo la ausencia de afecciones o enfermedades. Para lograrlo, es importante mantener una buena salud oral, mediante una higiene correcta de todos los dientes y visitas periódicas al odontólogo.