Dolor en la erupción dental del bebé

La aparición de los primeros dientes en el bebé está asociada a unos síntomas, entre los que el dolor dental suele ser el más frecuente. Por norma general, el primer diente de leche de los bebés suele salir en torno a los seis meses de vida, aunque es común que haya niños que lo desarrollen a partir de los tres meses y otros cerca del año de edad. Ante la salida de las primeras piezas dentales, los padres tendrán que realizar una serie de acciones que pueden conseguir que las molestias que sufren los pequeños se vean mermadas. Aunque, es totalmente normal, que los niños sientan dolor.

Entre los síntomas más comunes a los que se enfrentan los bebés cuando comienzan a salirles los dientes podemos destacar el dolor intenso, el enrojecimiento de las encías, la pérdida de apetito, un poco de fiebre y el babeo constante. Además, los niños suelen estar más irritados de lo normal, debido a que no entienden la causa del dolor. En el caso de que los síntomas sean distintos a los mencionados aquí, es muy importante que se acuda al médico, porque el problema no estará en la aparición de las primeras piezas dentales. En esas edades tempranas, las patologías infecciosas son muy comunes y, en estos casos, visitar al pediatra se convierte en una importante acción que puede ayudar a mejorar la salud infantil considerablemente.

¿Cómo actuar ante la erupción dental infantil?

En el caso de que los primeros dientes del bebé estén comenzando a erupcionar, se pueden aliviar las molestias lavando la cavidad bucal del niño con una gasita mojada en agua. Para ello, se puede enrollar una gasa en el dedo de la madre o el padre, humedecerla ligeramente con agua y frotar suavemente los primeros dientes infantiles. Además, el bebé tendrá que tomar líquidos y alimentos fríos, que son perfectos para calmar ligeramente las molestias.

Las primeras visitas al odontopediatra se aconsejan a partir del primer año de vida de los niños. De esta forma, la historia clínica dental será muy completa y el dentista tendrá un historial bastante exhaustivo de cada niño. Además, es una buena forma de que los menores se acostumbren a visitar las clínicas dentales y puedan evitar ese miedo al dentista tan característico en niños y adultos.

Además, ante cualquier duda respecto a la primera dentición infantil, la recomendación más importante es acudir al odontopediatra, que será quien pueda explicar de forma eficaz la forma de actuar ante la aparición de los primeros dientes de leche en los bebés. Automedicar a los niños para calmar las molestias no es, para nada, aconsejable. En este sentido, será el odontólogo o el pediatra quienes puedan ofrecer y recetar los tratamientos que consideren oportunos. No obstante, el dolor es algo muy común en estos casos, por lo que hay que evitar alarmarse. Lo fundamental es ejecutar las acciones de higiene dental desde que aparecen los primeros dientes.