¿Cuánto dura un empaste dental?

La eterna pregunta que siempre se realiza en las consultas de los dentistas hace referencia a la duración de los empastes dentales. Pese a que la creencia popular dice que estas restauraciones duran para toda la vida, lo cierto es que este es un dato erróneo. Hay que saber que un empaste dental, por norma general, tendrá una duración concreta.

Los empastes suelen soportar bastante presión a causa de la mordida, por lo que lo más habitual es que no duren toda la vida colocados en su sitio y en perfecto estado. Los materiales con los que se fabrican estas restauraciones dentales, por desgracia, no son tan fuertes como para soportar el paso de los años logrando que la cavidad oral mantenga todas sus funcionalidades. Por este motivo, las revisiones periódicas con el odontólogo son tan importantes. El especialista revisará la situación exacta de cada empaste, pudiendo detectar grietas o lesiones que afectan a la salud bucodental.

Tipos de empastes dentales

Hace algunos años lo más común era utilizar empastes de amalgama de plata. Hoy en día esta técnica está en desuso, aunque sigue habiendo profesionales que la utilizan en sus clínicas. Este tipo de empastes duran algunos años más que los de composite. Pero hay que saber que, al contener mercurio, se desaconseja el uso de los mismos. Además, los empastes de amalgama no resultan nada agradables a nivel estético. Eso sí, si llevas un empaste de amalgama lo más probable es que si está en perfecto estado, el odontólogo no te recomiende retirarlo, ya que la liberación de mercurio puede ser más elevada. Visitar al dentista es la opción más adecuada para comprobar la salud de los empastes dentales, sean del tipo que sean.

Por otra parte, los empastes de composite están elaborados a través de unas resinas moldeables que garantizan una estética mucho más adecuada y cuidada. Este tipo de restauraciones son las que más se utilizan en la actualidad en las clínicas dentales. Aunque cabe destacar que la duración de los empastes de composite no suele ser superior a los diez años.

No obstante, cualquier empaste debe de ser revisado periódicamente, ya que es posible que exista alguna grieta o fisura indetectable para el paciente. A través de estas pequeñas ranuras pueden colarse las bacterias y dañar la pieza dental, provocando las temidas caries.

¿Cuándo cambiar un empaste?

Los empastes deben de ser sustituidos por diversas razones. Es posible que un empaste dental se agriete, se rompa o, incluso, se caiga. En estos casos, la visita al dentista es obligada. El profesional estudiará el caso y podrá ofrecer la solución más acorde para la salud dental del paciente. En las revisiones periódicas al odontólogo se realizan radiografías orales pequeñas de cada lado de la boca, en donde se puede visualizar si hay alguna caries por debajo de los empastes o están infiltrados . En estos casos se ha de proceder a su renovación, pues si no es posible que en un tiempo el nervio se vea afectado y el paciente acuda con dolor o con una infección en dicho diente .

Es posible que una visita rutinaria a la clínica dental, el odontólogo detecte algún empaste en mal estado. En estos casos es probable que el profesional pueda reparar la restauración de forma sencilla, sin necesidad de tener que extraerlo. No obstante, esto lo tendrá que valorar el dentista tras realizar los análisis y estudios pertinentes.

Las personas que padecen bruxismo (rechinamiento constante de dientes) pueden ser más propensas a desgastar los empastes dentales. En estos casos es fundamental que las restauraciones sean revisadas habitualmente para comprobar que todo está funcionando correctamente.

Por último, cabe destacar que cuidar de los empastes dentales podrá alargar la vida útil de los mismos. Para ello, es fundamental llevar a cabo unas rutinas de higiene dental apropiadas y visitar periódicamente la clínica dental.