Close
Urgencias: 657 84 87 55 (7 -24h.)
Solución a las encías retraídas

Uno de los problemas más comunes y corrientes de la salud bucodental es el de las encías retraídas, que afecta gravemente al paciente y, si no se trata, puede derivar en problemas y enfermedades mucho más difíciles de tratar, además también se trata de un problema bucal que es muy poco estético, que afea la boca.

El porqué de las encías retraídas

Son muchos los factores que pueden provocar la pérdida de tejido gingival. La causa más común suele ser la aparición de la enfermedad periodontal. Esta patología está provocada por la acumulación de bacterias bajo la línea de las encías. La periodontitis es una de las enfermedades dentales más serias y preocupantes porque si no se trata a tiempo es posible que, además de perder el tejido gingival, llegue a afectar al hueso alveolar, llegando, incluso, a producir la temida pérdida de piezas dentales.

Por este motivo, ante cualquier síntoma de enfermedad periodontal es fundamental visitar al dentista para corregir el problema cuanto antes. Hay que tener en cuenta que tratar la patología a tiempo evitará males mayores en la salud bucodental.

Utilizar un cepillo de cerdas muy duras o realizar demasiada presión al lavar los dientes también puede ser una de las causas de la retracción de las encías. Para evitar esto es muy importante realizar una correcta técnica de cepillado dental, usando un cepillo de cerdas suaves y sin exceder en la presión ocasionada. En caso de que las encías sangren con el cepillado habrá que visitar al odontólogo porque es muy probable que exista gingivitis.

Si la higiene dental no es óptima también se puede padecer esta retracción gingival. Teniendo en cuenta que la placa se acumula bajo la línea de las encías, en el caso de que no sea removida correctamente se formará sarro. Y la única manera de eliminarlo es realizando limpiezas dentales profesionales. El sarro afecta demasiado a los dientes y puede ocasionar, también, las encías retraídas.

Factores externos, como el abuso del tabaco pueden ser condicionantes para la acumulación de placa dental. Además, los piercings en los labios o la lengua son causantes de la retracción de las encías, ya que suelen desgastarlas con el roce continuado.

Otros factores como el bruxismo o la alineación incorrecta de las piezas dentales son causantes de este tipo de problemas. Esto ocurre porque se suele efectuar demasiada fuerza masticatoria, lo que puede promover la retracción de las encías.

La genética o los cambios hormonales, sobre todo en las mujeres, son también factores de riesgo para padecer este tipo de problemas dentales.

Por último, hay pacientes que tienen este problema de las encías retraídas debido a un traumatismo fuerte en la zona bucal o también por una mala ortodoncia, que haya dañado la zona de las encías.

Para prevenir la retracción gingival es muy importante llevar a cabo una correcta higiene dental que incluya un cepillado acorde y el uso del hilo dental para retirar la placa que se acumula bajo la línea de las encías. Además, las visitas periódicas a la clínica dental se convierten en una necesidad, ya que las limpiezas dentales profesionales son importantísimas para evitar estos problemas. En este sentido, el dentista dispondrá de una historia dental completa y podrá efectuar un seguimiento impecable de la salud bucodental del paciente.

¿Existe solución para el problema de las encías retraídas?

Por supuesto, muchos pacientes nos preguntan por la solución de las encías retraídas y nosotros siempre advertimos que antes de tratar el problema en sí, se debe hacer un estudio detallado y también se debe acabar con la causa concreta que haya producido las encías retraídas, por ejemplo en el caso de la periodontitis, se debe tratar primero ese problema en concreto, para después solucionar las encías retraídas.

Los tratamientos más comunes para solucionar las encías retraídas este problema son:

Estiramiento de las encías: se trata de un alargamiento coronario, que se lleva a cabo a través de un colgajo que se moviliza de forma coronal. Se suele realizar en pacientes que aún conservan intactas las papilas interdentarias. Una vez se ha estirado la encía, se vuelve a cubrir la raíz dental, para finalmente conseguir que las encías vuelvan a tener su aspecto normal. Así, no se debe recurrir a la técnica del injerto.

Injerto de encía: también conocido como microinjerto, se trata de hacer una incisión diminuta en la zona del tejido del paladar, para posteriormente cubrir la encía. Las técnicas más innovadoras de cirugía y microcirugía se aseguran de que sea una intervención poco dañina y poco invasiva, por lo que el paciente puede recuperarse antes.

 

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

93 405 29 29