Síndrome de la boca seca: causas, síntomas y tratamientos

El síndrome de la boca seca o xerostomía es una patología oral que minimiza la secreción de saliva, pudiendo provocar graves problemas bucodentales si no se trata a tiempo. Pese a lo que se pueda creer, esta afección bucal cuenta con una elevada prevalencia, ya que cerca del 20 % de la población adulta la padece.

Es muy importante diferenciar la xerostomía de la sequedad bucal aislada. A veces, por cuestiones diversas, una persona puede notar sequedad en la boca, que se eliminará de forma rápida y sin mayores consecuencias. El problema está cuando la consabida sequedad bucal es constante y no desaparece.

En el caso de que existan indicativos de que se puede padecer el síndrome de la boca seca es muy importante visitar al dentista. De esta forma, el profesional podrá encontrar la causa principal del problema y atajarlo desde la raíz. Hay que tener muy en cuenta que la sequedad bucal evita la regeneración de saliva, pudiendo favorecer la aparición de patologías orales de diversa índole, tales como las caries dentales o la enfermedad periodontal.

Causas del síndrome de la boca seca

Las causas que provocan la aparición de la xerostomía son muy variadas. Uno de los motivos más comunes de esta afección está relacionado con los hábitos rutinarios. Por ejemplo, la alimentación descompensada, el tabaquismo o el consumo indiscriminado de bebidas alcohólicas, entre otros hábitos, pueden favorecer la sequedad bucal, generando un problema serio en la cavidad oral.

Por otra parte, el síndrome de la boca seca puede estar provocado por cuestiones muy diversas. La presencia de enfermedades sistémicas o las patologías que afectan al sistema nervioso central son, también, causantes de esta afección. Además, el consumo de algunos medicamentos, como antihistamínicos o ansiolíticos, se puede relacionar con la xerostomía.

No hay que olvidar que los pacientes que están pasando por un tratamiento contra el cáncer, basado en la quimioterapia o la radioterapia son un grupo de riesgo a sufrir patologías orales, que afectan a la correcta producción de saliva.

Síntomas de la sequedad bucal

La presencia de estos síntomas, de forma continuada, puede ser un indicativo de que existe la enfermedad:

  • Sensación de boca seca

  • Sed constante

  • Grietas en los labios

  • Lengua seca

  • Mal aliento

  • Dificultad al hablar, masticar o deglutir

  • Llagas bucales

Tratamientos para la xerostomía

En el caso de que exista el síndrome de la boca seca y no se trate de un problema aislado y momentáneo, lo más importante es visitar al dentista para que pueda averiguar qué lo está provocando. Tratar la causa principal es lo más importante para atajar el problema.

Pese a ello, existen consejos para evitar que la xerostomía avance y termine dañando las piezas dentales:

  • Hidratación extrema: beber agua con frecuencia es perfecto para humectar la cavidad oral y favorecer la producción de saliva.

  • Malos hábitos: evitar el tabaco o el alcohol es una buena forma de no potenciar la sequedad de la boca.

  • Chicle sin azúcar: masticar chicle es bueno para potenciar la secreción de saliva, pero es muy importante que no contenga azúcar, ya que de lo contrario se podría lograr el efecto inverso.

  • Higiene oral: seguir buenas rutinas de higiene bucodental es imprescindible para que la salud de la boca sea la más adecuada y evitar los principales problemas orales.