Sensibilidad dental en invierno: cómo combatirla

Durante los meses de más frío muchas personas sienten los dientes bastante más sensibles que de costumbre. Es decir, la sensibilidad dental en invierno puede ser más notable que en otras épocas del año. Esto suele ocurrir porque, además del dolor que se sufre al ingerir alimentos fríos o calientes, el viento frío también provoca ese malestar en las piezas dentales.

La buena noticia es que combatir la sensibilidad dental en invierno, o en cualquier otra época, es posible. Lo más importante es mantener los cuidados orales en todo momento, garantizando una sonrisa saludable y óptima.

¿Qué provoca la sensibilidad dental en invierno?

La sensibilidad dental en invierno está provocada por la exposición de la dentina de las piezas dentales. Por diversos motivos, los dientes van perdiendo su esmalte, permitiendo que la capa interna de la dentina quede expuesta. Esto hace que los nervios que hay en esa zona sean sensibles al frío o al calor.

La sensibilidad dental se presenta como un dolor bastante fuerte, que dura solo unos segundos, y suele aparecer como reacción al calor o al frío. La higiene bucodental adecuada es calve para evitar estás condiciones, aunque las causas de los dientes sensibles son muchas más.

Causas de los dientes sensibles

  1. Cepillado dental incorrecto

Los odontólogos recomiendan realizar un cepillado dental óptimo y constante. Es decir, hay que lavarse los dientes entre dos y tres veces al día, siguiendo la técnica de cepillado más adecuada. Esto significa, que hay que evitar realizar demasiada presión con el cepillo de dientes, usando siempre una herramienta que no dañe el esmalte dental.

Por lo tanto, cepillar los dietes con una pasta fluorada y un cepillo de cerdas normales, realizando movimientos circulares, es lo propio. Si el cepillado es muy agresivo, el esmalte se debilitará, dejando a la dentina expuesta.

  1. Retracción gingival

Una afección muy común es la conocida como retracción de las encías. Lo que ocurre en estos casos, es que la encía ha disminuido, dejando al aire una zona del diente que ya no está protegida. Quienes sufren esta condición, suelen ser más sensibles al frío y al calor.

  1. Caries dentales

La caries dental actúa de forma paulatina, dañando el esmalte. Por lo tanto, reparar las caries es de suma importancia para evitar la sensibilidad dental en invierno.

Combatir la sensibilidad dental

  1. La dieta

A través de la dieta podemos evitar la aparición de sensibilidad en los dientes. Es recomendable eliminar la ingesta de alimentos y bebidas que contengan ácidos o muchos azúcares. De esta forma, estaremos controlando el esmalte de los dientes, impidiendo que se dañe.

  1. Visitar al dentista

Acudir de forma periódica a la consulta del dentista es una prioridad para que no aparezca la sensibilidad dental. El profesional podrá valorar el estado de la salud oral del paciente y proponer tratamientos oportunos, en caso de que sean necesarios.

  1. Higiene dental

Por último, la higiene bucodental es clave para evitar la sensibilidad dental en invierno. Es importante incluir el flúor en las rutinas de limpieza de dientes. el flúor es perfecto para proteger activamente el esmalte dental y prevenir el desgaste del mismo.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

93 405 29 29