Close
Urgencias: 657 84 87 55 (7 -24h.)
Recesión gingival: la prevención es clave para la sonrisa

La recesión gingival, también conocida como recesión de las encías, es un proceso que posibilita que los tejidos gingivales se vayan perdiendo, permitiendo que las piezas dentales queden más expuestas de lo común. Todo esto, además, supone una serie de problemas y complicaciones de carácter más o menos grave.

Causas de la recesión gingival

Son muchas las causas que ocasionan la retracción de las encías. Muchas de ellas, tienen que ver con los hábitos de vida y la forma en la que se realizan las rutinas de higiene oral.

  1. Incorrecto cepillado dental: cepillarse los dientes debidamente a diario es una de las acciones más importantes para la salud bucodental. Pero, en ocasiones hay quien realiza cepillados extremadamente agresivos, que terminan en la pérdida de esmalte. En estos casos, los dientes pueden quedar más expuestos a las agresiones externas y permitir la recesión gingival. Por lo tanto, es recomendable siempre utilizar cepillos dentales adecuados y seguir una técnica de cepillado correcta.

  2. Enfermedad periodontal: una de las causas más extendidas que provoca recesión gingival es la conocida como enfermedad periodontal. Este proceso comienza con la gingivitis, una inflamación, enrojecimiento o sangrado de encías, que si no se trata puede derivar en la pérdida de las piezas dentales afectadas. Es de suma importancia tratar la periodontitis cuanto antes, para limitar las complicaciones asociadas a la patología.

  3. Bruxismo: esta enfermedad se produce cuando el paciente rechina los dientes de forma sistemática, generalmente involuntaria. Normalmente el bruxismo se produce por la noche y es difícil detectarlo. No obstante, hay algunos signos que indican que los dientes están sufriendo esta afección, como dolores de cuello o cabeza al despertar. El bruxismo suele estar condicionado por el estrés o la ansiedad y hay que tratarlo para evitar daños orales graves.

  4. Hábitos de vida: los procesos de estrés o el consumo habitual de tabaco también son factores de riesgo, que posibilitan la recesión de las encías. Por lo tanto, es importante evitar estos hábitos, que no resultan nada saludables.

Prevención de la retracción de las encías

Es importante tener en cuenta los factores de riesgo de cada persona para prevenir la recesión gingival. En algunos casos, existen factores hereditarios y genéticos, que permiten que la retracción de las encías sea mayor y mucho más rápida. Visitar al dentista para que pueda tener un control total sobre la salud oral del paciente es muy importante.

La higiene dental y los hábitos de vida saludables también favorecen la prevención de la recesión gingival. Cepillarse los dientes un mínimo de dos veces al día, siguiendo técnicas correctas y minimizando los riesgos orales es clave.

La retracción de las encías puede provocar algunos problemas notables, como el aumento de la sensibilidad dental a alimentos fríos o calientes. Ante el mínimo indicio de esta afección es recomendable acudir al odontólogo. Además, las visitas periódicas a la clínica dental son importantes para contar con una sonrisa saludable.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

93 405 29 29