Urgencias dentales

¿Qué es una pulpectomía? ¿Cuándo se realiza?

La pulpectomía se trata de un tratamiento odontológico específico para niños. Se aplica cuando todavía no han salido los dientes definitivos. Es importante destacar que el experto decide realizar este procedimiento en escenarios puntuales. Por ello, es crucial la valoración constante desde la salida del primer diente.

¿Qué es una pulpectomía?

La pulpectomía se basa en un proceso estomatológico en que se retira toda la pulpa dental. Dicho tratamiento de extracción se lleva a cabo debido al mal estado de cualquier diente de leche, ya sea por caries profundas o infecciones. En todo caso, el especialista es quien determina la condición del paciente.

A diferencia de la endodoncia, que se realiza en dientes definitivos, la pulpectomía solo se efectúa en dientes temporales.

Por otra parte, es importante evitar confundir la pulpectomía con la pulpotomía. En el segundo caso, se trata de la extracción parcial del tejido pulpar afectado. De esto hablaremos un poco más adelante.

¿Cuándo se realiza una pulpectomía?

Tal como mencionamos antes, los daños del tejido pulpar se relacionan con varios factores. Por ejemplo, puede deberse a la existencia de caries. Sin embargo, hay otros casos como el traumatismo dental. El odontólogo considera necesaria la pulpectomía en situaciones puntuales como:

  • Caries profundas: cuando la caries está en un proceso medio, es posible recuperar la lesión con un empaste. No obstante, cuando la misma avanza hasta la pulpa dental y el nervio, es necesario recurrir a la pulpectomía. Incluso, si no se toman medidas tempranas, la solución terminaría siendo la extracción del diente temporal.
  • Necrosis de la pulpa dental:  en odontología, la necrosis pulpar se relaciona con la muerte total o parcial del tejido. Esto genera la aparición de infecciones. En relación con la cantidad de tejido pulpar afectado, es posible que sea necesario una pulpectomía.
  • Traumatismos dentales: si el niño se golpea una pieza dental fuertemente, hasta el punto de comprometer el nervio interno, también se aplica este tratamiento. En este caso, hay síntomas puntuales que presuponen daño estructural como la sensibilidad al comer algunos alimentos, la decoloración en la pieza dental, el dolor al masticar o la inflamación en el área afectada.

Tratamiento de pulpectomía en niños

¿Cómo se hace una pulpectomía?

El primer paso es la valoración por parte del experto. Posteriormente, el odontólogo cumple con el siguiente protocolo:

  1. Define el nivel de daño del tejido pulpar. Para ello, se vale de radiografías y otros procedimientos dentales. De acuerdo con la lesión generada por la caries, la pulpectomía se ejecuta de un modo u otro.
  2. El proceso se realiza con anestesia local. Asimismo, se aísla la pieza dental a tratar.
  3. Se elimina la caries en su totalidad y se limpia la zona molar
  4. Seguidamente, se sellan los conductos radiculares. Para esto, se utiliza material reabsorbible. El motivo de ello es evitar problemas con la salida del diente definitivo.
  5. Para rehabilitar la muela afectada, se coloca una corona. En vista de que es un diente temporal, la corona se instala para facilitar la masticación del niño.

 

¿Qué diferencia hay entre pulpotomía y pulpectomía?

Tanto la pulpectomía como la pulpotomía se llevan a cabo en niños con dientes de leche. sin embargo, no son lo mismo y es importante comprender su diferencia.

En primer lugar, la pulpotomía tiene como finalidad retirar la parte de la pulpa dental afectada. En tal sentido, se pretende siempre conservar una sección de la misma para reconstruir el diente. Gracias a esto, se evita el dolor, la inflamación y otros síntomas como la sensibilidad dental. Este tratamiento no interviene con la salida de la pieza dental definitiva.

Por su parte, la pulpectomía se efectúa cuando el daño del tejido pulpar es grave.  Es decir, cuando hay caries profundas.  En este procedimiento, se extrae el total de la pulpa dental. Incluso, el interior de la corona y las raíces del diente también se retiran por completo. Posteriormente, se sella la zona afectada y se reconstruye el diente.

Teniendo esto claro, se determina que la única diferencia entre ambos procesos es que la pulpotomía solo elimina una parte de la pulpa y la pulpectomía la extrae en su totalidad.

Contraindicaciones de la pulpectomía

Como todos los procedimientos, la pulpectomía también implica ciertas contraindicaciones. Sin embargo, su tasa de éxito es bastante elevada. Lo cual quiere decir que casi todos los casos permiten la conservación de la pieza dental hasta que se caiga naturalmente. Ahora bien, hay situaciones excepcionales en las que no se debe realizar este proceso.

  • Dientes de leche no restaurables: hay escenarios en que el daño es demasiado profundo. Por ello, toda la pieza dental termina comprometida. Cuando el especialista determina que no hay solución para el diente, descarta la pulpectomía y sugiere la extracción del diente.
  • Movilidad dental: esto se refiere al paso anterior a la caída del diente. En tal sentido, no es necesario practicar la pulpectomía en un diente próximo a caerse.

 

Cuidados tras la pulpectomía

Después de la pulpectomía, es usual que el paciente tenga sensación de hormigueo a causa de la anestesia. Esto es normal y no se extiende por más de dos horas. Sin embargo, hay ciertas recomendaciones a seguir para una pronta mejoría.

  • En este plazo de tiempo, no se aconseja comer nada. Es posible que el paciente sienta dolor en el área tratada. Tras el tratamiento, el odontólogo receta analgésicos para reducir el malestar.
  • El niño debe seguir las pautas de higiene bucal tras la pulpectomía. Generalmente, no es necesario cepillarse de un modo en particular. Simplemente, basta con tener precaución para evitar dolor.
  • Por otra parte, hay que visitar al odontólogo cada seis meses para que este compruebe el estado del diente tratado.
Dr. Joan Bladé
[email protected]
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.