¿Cómo proteger los dientes del ácido de los alimentos?

La ingesta de alimentos con un elevado contenido ácido puede resultar contraproducente para la salud oral. La capa más externa de los dientes es el esmalte dental. Esta zona está protegida por una capa mineralizada, muy fuerte y resistente a los daños. Pero, esto no significa que no sea posible destruirlo. Generalmente, la erosión ocasionada por la ingesta de ciertos alimentos es la causa del debilitamiento del esmalte dental.

Para que el esmalte dental sea dañado es necesario que el pH de la saliva supere los 5.5 puntos. Esto suele ocurrir cuando se consumen alimentos y bebidas ácidas, gaseosas o con grandes cantidades de azúcar. Además, combinar varias de estas cualidades es aún peor para los dientes.

Evita el ácido en los dientes

Teniendo en cuenta que muchos de los nutrientes saludables y recomendados para la salud contienen ácido, hay que entender bien cómo evitar los daños orales y qué tipos de alimentos son más saludables. Por ejemplo, los zumos cítricos son ricos en ácidos y glucosa, pero también tienen muchas vitaminas y antioxidantes, que son esenciales para una nutrición óptima. Por lo tanto, su consumo es muy importante, independientemente de los ácidos. Además, existen trucos y consejos para evitar que estos ácidos dañen las piezas dentales sin control.

Consejos para proteger los dientes

  1. Dieta sana y equilibrada

Lo primero, y más importante, para proteger los dientes del ácido de algunos alimentos es seguir una dieta saludable. Evitar el consumo exagerado de bebidas carbonatadas o refrescos es esencial. En este sentido, también hay que entender que las bebidas isotónicas no son nada saludables para los dientes, ya que los pueden erosionar, favoreciendo la aparición de caries tempranas.

Por otra parte, es aconsejable tomar zumos de frutas naturales, ya que su valor nutricional es muy importante para la salud. Tras el consumo de una pieza de fruta o de un zumo natural, es conveniente enjuagar la cavidad oral con agua.

Controla el aderezo de ensaladas con vinagre. El vinagre contiene elevados niveles de ácidos, que pueden corroer el esmalte, dañándolo de por vida.

  1. Higiene bucodental

Uno de los consejos más importantes para proteger los dientes del ácido es seguir una buena rutina de higiene bucodental. Esto implica cepillar los dientes un mínimo de dos veces al día, usando seda dental y colutorios antisépticos específicos.

Durante el cepillado se recomienda utilizar pastas de dientes fluoradas, perfectas para proteger el esmalte y evitar la aparición de caries en los dientes.

No es conveniente lavarse los dientes tras las comidas. Es decir, justo después de terminar de comer es bueno hacer enjuagues con agua, pero la rutina de higiene oral hay que retrasarla como mínimo media hora. Esto es así porque los ácidos de los alimentos han cambiado el pH de nuestra saliva y con el cepillado solo lograríamos extender este ácido por todos los dientes. Así que lo mejor es esperar a que el pH vuelva a su estado óptimo.

  1. Visita al dentista

El odontólogo puede valorar el estado de las piezas dentales, analizando si el consumo de ácido está dañando los dientes en exceso. En este caso, propondrá tratamientos específicos y personalizados para evitar daños mayores en la salud oral del paciente.