Problemas dentales en verano: aprende a evitarlos

Los problemas dentales en verano son más comunes de lo que cabría esperar. El aumento de algunas afecciones bucodentales durante la época estival, sobre todo en vacaciones, tiene una explicación muy sencilla. Se trata de la relajación a la hora de seguir con las rutinas orales óptimas.

Durante el verano y las vacaciones los hábitos de vida suelen verse modificados a causa de varios factores. Entre esos hábitos, la higiene dental ocupa un puesto muy importante. Solemos comer fuera más veces, además de que el picoteo entre horas aumenta bastante. A esto hay que sumar que los hábitos alimenticios también se ven modificados durante la temporada estival. Todo esto trae como consecuencia la aparición de algunos problemas dentales asociados con el verano.

3 problemas dentales en verano que se pueden corregir

  1. Aumento de la placa bacteriana

La placa bacteriana es una película que se forma en los dientes y permite que las bacterias ataquen al esmalte dental. La única causa de su aparición es la mala higiene oral. En verano, es común realizar menos rutinas de cepillado de dientes, debido a que se pasa menos tiempo en casa. Esto posibilita que el biofilm dental haga acto de presencia y pase más tiempo en la boca, generando daños en los dientes.

La placa bacteriana es uno de los problemas dentales mas comunes y más fáciles de evitar. Solo con el cepillado dental es posible limitar las afecciones ocasionadas por ella, como las caries dentales. La recomendación es cepillar los dientes entre dos y tres veces al día, siendo la rutina de higiene dental de la noche la más importante. Además, no hay que olvidar nunca la limpieza interdental para que la sonrisa goce de buena salud.

  1. Aumento del mal aliento

El mal aliento o halitosis es una afección oral bastante común. Son muchas las causas que posibilitan la aparición de este problema bucal, pero la deshidratación acompañada de la mayor ingesta de alcohol, tabaco y comidas especiadas hace que el aliento se vea resentido.

Para evitar estos problemas dentales en verano lo más aconsejable es beber mucha agua y mantener el cuerpo correctamente hidratado. La hidratación permite que la boca no esté seca, evitando el mal aliento en la medida de lo posible.

  1. Aumento de la sensibilidad dental

Quizás uno de los problemas dentales más destacables del verano es la sensibilidad dental. Esta afección suele estar originada por la desmineralización del esmalte de los dientes. Durante la temporada estival, se suelen tomar más bebidas y alimentos fríos, lo que permite que aparezca esa hipersensibilidad dentaria.

No obstante, la causa de la sensibilidad en los dientes está en la desmineralización o corrosión del esmalte, que se origina al ingerir ácidos. Durante el verano, es muy común tomar más bebidas ácidas, como zumos de frutas o bebidas carbonatadas, como los refrescos, que también son dañinas para el esmalte. Por lo tanto, es importante limitar este tipo de bebidas en la medida de lo posible.

También hay que evitar el cepillado dental demasiado agresivo, ya que esta forma de lavarse los dientes puede posibilitar una pérdida de esmalte dental, haciendo que la sensibilidad de los dientes aumente notablemente.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

93 405 29 29