¡Contacta con nosotros!



La sensibilidad dental o Hipersensibilidad Dentinaria (HD) es una de las patologías dentales con mayor prevalencia entre la población adulta. Esto significa que se trata de una de las causas más frecuentes del dolor en los dientes. Padecer sensibilidad dental puede producir un dolor intenso, generalmente de carácter intermitente, en las piezas dentales.

La causa principal de dolor de dientes producido por la sensibilidad dentinaria se debe a un estímulo externo. Es decir, las piezas dentales suelen sufrir esas molestias cuando entran en contacto directo con un medio frío, caliente o ácido. Por norma general, el dolor tiende a remitir en el momento en el que deja de existir ese contacto.

sensibilidad dental

Causas de la sensibilidad dental

Debido a diversas causas los dientes pueden ver alteradas sus características normales. Cada pieza dental está recubierta por una película fina, conocida como dentina. La dentina está protegida por la encía, el cemento radicular y el esmalte. La sensibilidad dental aparece cuando, por diversos factores, estas capas se van perdiendo o desgastando.

Si los dientes pierden sus capas protectoras y la dentina queda expuesta se produce esa hipersensibilidad. Los túbulos dentinarios conectan cada diente con el sistema nervioso. Por lo tanto, el consumo de alimentos fríos, ácidos o muy calientes provocarán esta sensibilidad, que irá directamente a llamar la atención de los nervios, generando un intenso dolor en las piezas dentales.

Preguntas frecuentes sobre sensibilidad dental

1. Blanqueamientos dentales

La sensibilidad dental por blanqueamiento es más común de lo que cabe esperar. Algunos blanqueamientos dentales caseros son muy abrasivos. Si se realizan sin la supervisión adecuada de un odontólogo, pueden desencadenar una pérdida de las capas protectoras de la dentina.

2. Enfermedad periodontal

Las enfermedades periodontales tienen una consecuencia negativa, que siempre sucede si no se tratan en la clínica dental: la retracción de las encías o recesión gingival. Al producirse esto parte de los dientes quedan al descubierto, sin las capas de protección adecuadas. De esta forma se genera el dolor y la hipersensibilidad.

3. Cepillado dental

El mal uso del cepillo de dientes o las pastas dentales demasiado abrasivas también pueden generar la exposición de la dentina al medio oral. Por ello, es recomendable utilizar cepillos dentales de cerdas suaves, ejerciendo la presión óptima durante la higiene oral. Hay que lavarse los dientes entre dos y tres veces al día, utilizando también dentífricos con flúor y colutorios protectores.
La sensibilidad dental al frío es la más común de todas y puede resultar extremadamente molesta, ya que en algunos casos el dolor dental llega hasta la cabeza.

4. Dieta y hábitos diarios

Las comidas y bebidas muy ácidas producen descalcificación en los dientes. La pérdida de calcio o la erosión del esmalte dental es otra de las causas de la sensibilidad dental.

5. Sensibilidad dental en el embarazo

La sensibilidad dental es un síntoma muy común durante el embarazo. En la etapa gestacional son muchos los cambios por los que pasa el cuerpo de la mujer. Estos ajustes hormonales también pueden posibilitar la aparición de cierta sensibilidad dentinaria. Extremar los cuidados orales es importante, así como acudir a las clínicas dentales durante toda la gestación.

Prevención de la sensibilidad dental

Diagnosticar la sensibilidad dental suele ser bastante sencillo, pero s necesario que sea el dentista quien valore correctamente el caso. Si el dolor es muy fuerte y se prolonga en el tiempo, es probable que exista algún tipo de patología extra, como las caries o la periodontitis. Será solo el odontólogo quien, tras una exploración adecuada, pueda establecer un diagnóstico seguro y las opciones de tratamiento.

Para prevenir la hipersensibilidad en los dientes lo más importante es revisar la dieta y evitar el consumo excesivo de bebidas ácidas, como los zumos de frutas cítricas.

También hay que prestar mucha atención a la higiene bucal, llevando a rajatabla la limpieza de dientes. Usar pastas dentales específicas para dientes sensibles podrá evitar la pérdida continuada de las capas protectoras de la dentina.

Soluciones y tratamientos para la sensibilidad dental

El tratamiento para la sensibilidad dental lo planteará el dentista tras un examen riguroso de la cavidad oral del paciente. A veces se suele proceder a recetar agentes desensibilizantes que, por norma general están formulados a base de sales de potasio. Estas cremas llegan directamente a los túbulos dentinarios, con el objetivo de inhibir de manera eficaz la transmisión nerviosa que provoca el dolor ocasionado por la sensibilidad en los dientes.

93 405 29 29