¡Contacta con nosotros!



El mal aliento se estima que afecta a un 20 % de la población. En muchos casos produce una grave alteración en las relaciones sociales, así como una pérdida importante de autoconfianza y de la calidad de vida, llegando a degenerar en situaciones de depresión o ansiedad social.

el Mal aliento

Causas del mal aliento

Las causas del mal aliento son múltiples, pero en la mayor parte de las veces en las que la halitosis hace acto de presencia, en torno al 60 % de los casos, el origen está en la cavidad oral. El mal olor en la boca suele estar relacionado con restos de comida que han quedado entre los espacios de los dientes a pesar de haber realizado una rutina de higiene dental.

La proliferación de bacterias que hay en la boca y las materias orgánicas residuales se descomponen, produciendo gases sulfurados, que son los responsables de la halitosis. Estos compuestos son conocidos como compuestos sulfurados volátiles (CSV). También pueden ser producidos por las caries no tratadas o las infecciones en las encías. Hay una relación directa entre el grado de deterioro de la salud gingival (gingivitis) y la concentración de CSV.

Por este motivo es muy importante el diagnóstico y tratamiento de la gingivitis. De esta forma evitamos que la infección desemboque en una periodontitis, con consecuencias orales mucho más severas y, en algunos casos, irreversibles.

Un 20 % de los casos de mal aliento en la boca suele deberse a alteraciones sistémicas, como la diabetes, las enfermedades digestivas y patologías orales, renales o respiratorias.

Por último, el 20 % de los casos de halitosis no son reales. Es decir, la causa del mal aliento se explica por una disminución de la producción de saliva. Por otra parte, el estrés origina una sensación gustativa diferente, que indica a la persona que existe halitosis.

Tratamiento para el mal aliento

Saber cómo quitar el mal aliento es fundamental para gozar de una boca saludable, fresca y agradable. Además, los remedios contra la halitosis provocarán una confianza mayor en el sujeto, impidiendo que sus relaciones sociales se vean mermadas.

El tratamiento para el mal aliento más importante radica en la prevención de la halitosis. Para ello, hay que seguir las recomendaciones que planteamos en las clínicas dentales, además de visitar al dentista de forma periódica y apostar por la salud bucodental en todo momento.

Cómo evitar la halitosis

1. Higiene bucodental

Lo más importante es seguir una correcta higiene bucal. En cuanto al cepillo de dientes, nuestros odontólogos suelen recomendar cepillos eléctricos, ya que hay estudios científicos que demuestran que estas herramientas son capaces de arrastrar y eliminar con más eficacia la placa bacteriana.

El hilo dental es uno de los pasos imprescindibles durante la limpieza oral, exactamente igual que los cepillos interproximales. La limpieza lingual es esencial también.

Es importante no descuidar la higiene bucodental. En este sentido, hay que tener en cuenta que la limpieza de dientes antes de ir a dormir es la más importante del día.

2. Chicles con xilitol

En muchas ocasiones tendemos a descuidar la higiene dental. Por ello, utilizar chicles con xilitol después de las comidas es una buena idea, ya que aumentan el pH oral y dificultan la acción patógena de las bacterias. Esto ocurre al incrementarse la cantidad de saliva y ayudar a la eliminación de los restos de comida que han quedado en los espacios interdentales.

Los chicles no hay que mascarlos más de 20 minutos y están completamente desaconsejados en pacientes que siguen algún tratamiento de ortodoncia con brackets.

3. Colutorios con clorhexidina

Los enjuagues bucales con clorhexidina son realmente eficaces contra el mal aliento en la boca. Estos colutorios además son antisépticos, ya que protegen la cavidad oral de las bacterias dañinas. También ejercen una acción refrescante.

4.  Mayor hidratación

La hidratación es muy importante para promover la formación de saliva. Sobre todo, en el verano, se consumen bebidas alcohólicas, zumos y otros alimentos azucarados, que aumentan la acidez de la boca. Estos hábitos son compatibles con la mayor formación de caries. Beber mucha agua es bueno para mejorar la cantidad y calidad del flujo salival.

5. Curetaje dental

Una de las formas de evitar el mal aliento es manteniendo controlada la salud de las encías. Si se diagnostica una periodontitis hay que realizar tratamientos oportunos, como los curetajes y raspados periodontales.

Detectar la halitosis

Hoy en día existen pruebas específicas que nos proporcionan más datos para un mejor tratamiento del mal aliento. Se trata del estudio de la saliva y de la función de las glándulas salivales, así como las pruebas microbiológicas y enzimáticas a partir de muestras de la placa bacteriana y la saliva.

Además del odontólogo, a veces es necesaria la implicación de otros especialistas, como pueden ser el gastroenterólogo, el internista, el psicólogo, el nutricionista, etc. Esto se debe al origen multifactorial que puede tener la halitosis. A veces el mal aliento se origina a través del estómago o, incluso, por problemas en el hígado. No obstante, con un tratamiento óptimo se puede llegar a superar un 95 % de éxito en todos los casos.

93 405 29 29