Prevenir la pérdida de esmalte dental es esencial para la salud oral

La pérdida de esmalte dental es una de las consecuencias más importantes derivadas del consumo de ciertos alimentos. Se trata de algo completamente irreversible, que debemos aprender a prevenir, ya que el esmalte no es capaz de regenerarse por sí solo. Esto significa que hay que prestar especial atención a la dieta diaria, así como a la higiene rutinaria de la cavidad oral.

Alimentos que provocan la pérdida de esmalte dental

Además de la vida diaria, la edad y el tiempo, la pérdida de esmalte dental está directamente relacionada con el consumo de ciertos alimentos. Se trata de productos ricos en ácidos, que provocan una abrasión constante en los dientes, generando una debilidad cada vez más grande. Por ejemplo, las bebidas carbonatas o refrescos son especialmente negativos para la salud bucodental, ya que sus componentes aprovechan los poros del esmalte de los dientes para entrar en su interior y generar un daño irreparable.

Por otra parte, los alimentos cítricos, como el limón o la naranja, también debilitan el esmalte dental. Cabe destacar que este tipo de frutas son esenciales para que el organismo esté protegido del daño oxidativo que generan los radicales libres, gracias a su potente efecto antioxidante. Por ello, no se trata de eliminarlas completamente de la dieta, sino de moderar el consumo de cítricos.

Además, es importante seguir las rutinas de higiene dental de forma correcta. Nunca hay que cepillarse los dientes nada más terminar de ingerir cítricos o alimentos ácidos. Este tipo de productos modifican el pH de la saliva y si se realiza un cepillado rápido es probable que ese nuevo pH más ácido ejecute un daño irreversible en la cavidad oral.

Prevenir la pérdida de esmalte en los dientes

En pleno siglo XXI, con las nuevas tecnologías a la orden del día, tenemos acceso a infinidad de trucos caseros de dudosa procedencia, en los que nos indican cómo podemos tener unos dientes más blancos desde casa. Los blanqueamientos dentales caseros nunca son aconsejables, a no ser que un dentista los haya pautado. Muchos de los ingredientes de estos “trucos” contienen componentes corrosivos para las piezas dentales, que lo único que conseguirán es generar una pérdida de esmalte dental, que debilitará los dientes. Esta debilidad aumenta la prevalencia de la enfermedad periodontal, así como de la aparición de caries.

El blanqueamiento dental solo debe llevarse a cabo en manos de profesionales especializados. Por lo tanto, visitar la clínica dental es muy importante para ello.

Por otra parte, prevenir la pérdida de esmalte dental pasa por seguir buenos hábitos de higiene oral. Cepillarse los dientes un mínimo de dos veces al día, con productos adecuados, y usar cepillos interproximales y seda dental es muy importante. Además, hay que limitar la ingesta de bebidas carbonatadas, ricas en azúcares añadidos y todo tipo de alimentos que debilitan el esmalte de los dientes.