Close
Urgencias: 657 84 87 55 (7 -24h.)
Prevención: clave para una sonrisa saludable

La prevención bucodental es una de las claves más importantes para gozar de una sonrisa sana. Para ello, los dentistas juegan un papel fundamental, ya que son los especialistas que se encargarán de ofrecernos las pautas necesarias para conseguir que la salud oral sea siempre la más adecuada.

Prevención bucodental: ¿cómo llevarla a cabo?

Son varios los pasos que debemos seguir para apostar por la prevención en materia oral. Lo más importante es seguir rutinas de higiene bucodental acertadas y adecuadas a cada caso. Esta higiene siempre hay que acompañarla de hábitos saludables y de visitas periódicas a la clínica dental. Es posible que nuestros dientes tengan pequeños problemas que no somos capaces de identificar en estadios tempranos, pero que el dentista podrá localizar sin dificultad.

Higiene dental diaria

En materia de prevención bucodental, la higiene oral es uno de los estandartes más importantes. La recomendación pasa por cepillarse los dientes un mínimo de dos veces cada día, recurriendo a la técnica de cepillado más recomendada. Además, es importante usar herramientas de limpieza dental, que nos ayudarán a extremar la higiene en zonas de difícil acceso para el clásico cepillo, ya sea eléctrico o manual. Estos utensilios son los cepillos interproximales, la seda dental y el colutorio.

Es tan importante la limpieza de dientes rutinaria como evitar cepillar en exceso las piezas dentales. Excederse en esto puede provocar la pérdida de esmalte dental, que no resulta nada positivo para la salud oral. Por ello, es necesario cepillar los dientes durante dos minutos (30 segundos para cada cuadrante de la boca) entre dos y tres veces cada día, no más. También hay que evitar el cepillado dental justo después de acabar de comer, ya que los alimentos liberan ácidos en la saliva que podrían extenderse por los dientes. En este sentido, lo más recomendable es realizar enjuagues con agua y hacer la rutina de higiene unos 30 minutos después de la ingesta de alimentos.

Vistas periódicas al dentista

Lo recomendable para apostar por la prevención bucodental es visitar al dentista periódicamente. En estas consultas, el odontólogo analizará el estado general de la cavidad oral del paciente, pudiendo detectar caries incipientes o cualquier tipo de afección oral que aún no está provocando problemas graves.

Lo ideal sería acudir a la clínica dental unas dos veces cada año. En una de esas dos consultas se realizaría una limpieza dental profesional, con el objetivo de salvaguardar la salud bucodental del paciente. No obstante, las recomendaciones en cuanto a frecuencia en las visitas al dentista las dará siempre el profesional, ya que son muchas las variables que entran en juego.

Hábitos saludables

Por último, otro gran bastión de la prevención oral es el de los hábitos de vida. Para prevenir la aparición de enfermedades dentales y periodontales es necesario evitar hábitos insalubres, como el tabaco o el consumo de alcohol. Además, limitar la ingesta de azúcar y bebidas carbonatadas es una buena opción para salvaguardar la salud bucodental. Por lo tanto, lo más adecuado es seguir una dieta saludable, rica en frutas y verduras.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

93 405 29 29