El miedo al dentista afecta negativamente a la calidad de vida

El miedo al dentista o fobia dental es un trastorno reconocido por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). Las personas afectas de esta patología sienten gran ansiedad a la hora de tener que acudir a la consulta dental, lo que implica que descuiden sobremanera sus cuidados orales profesionales.

Se trata de un miedo irrefrenable y patológico a la consulta del dentista y a someterse a diversos tratamientos orales. Tras varios estudios, como el que se ha realizado recientemente en el Reino Unido, ya es posible advertir que el miedo al dentista tiene consecuencias negativas no solo para la salud dental, sino que afecta a la calidad de vida.

El Instituto Dental del King’s College en Londres ha publicado un estudio observacional en la revista británica sobre salud oral British Dental Journal. En esta publicación se explica que aquellas personas que padecen fobia dental también presentan una calidad de vida inferior a la media y problemas orales más graves.

Estudio sobre el miedo al dentista

El estudio analizó las respuestas de la Encuesta de Salud Dental en los Adultos de Reino Unido, que se lleva a cabo de forma voluntaria. En total se estudió las contestaciones de casi 11.000 voluntarios. De todos ellos, más de 1350 personas sufrían miedo al dentista. Cabe destacar que la mayoría eran mujeres.

Teniendo en cuenta los resultados de las encuestas, también se analizaron los historiales dentales de este grupo de riesgo. Lo que los investigadores observaron fue una mayor incidencia de caries en los dientes, mayor prevalencia de la enfermedad periodontal y, obviamente, un incremento considerable de la pérdida de dientes.

Además, los responsables de estudio fueron algo más allá, intentando establecer qué repercusiones, más allá de los problemas orales, conlleva la fobia dental. Según la propia percepción de cada participante, aquellos que sienten un miedo irrefrenable a acudir al dentista, consideran que tienen una calidad de vida peor que otras personas. De hecho, aseguran tener problemas para sociabilizarse, hablar, reír o, incluso, comer con normalidad.

Consecuencias de la fobia dental

El miedo al dentista tiene graves consecuencias en la salud oral. Además de seguir rutinas de higiene dental diarias y exhaustivas, es necesario visitar de forma periódica la clínica dental. En estas visitas se revisa la salud dental del paciente y se pone remedio a cualquier afección que pueda dañar la cavidad oral.

La elevada prevalencia de enfermedades de las encías y los dientes entre las personas que tienen fobia al dentista implica que merme la calidad de vida y se pone en riesgo las piezas dentales. Además, las patologías asociadas a las encías están directamente relacionadas con la salud general, ya que las bacterias que habitan en la zona pueden trasladarse a través de la sangre a otros órganos, afectando muy negativamente a la salud.

Para evitar todo esto, la ciencia pone a disposición de los pacientes con miedo al dentista alternativas muy actuales, que permiten desarrollar tratamientos orales en entornos agradables y de máxima calidad. La sedación consciente es una de las opciones para minimizar la fobia dental en las consultas odontológicas.