Close
Urgencias: 657 84 87 55 (7 -24h.)
Los problemas de afilarse los dientes como vampiros

La abundancia de series de televisión, películas y novelas basadas en personajes de ficción hace que los adolescentes quieran parecerse a ellos. Esto es lo que ocurre con la estética vampírica que, aunque en España no está muy arraigada, sí que está pisando fuerte en otros lugares, como en Japón, Alemania o estados Unidos. Afilarse los dientes como vampiros puede ocasionar serios daños a la salud oral.

Llegados a este punto cabe destacar que, en Alemania las aseguradoras sanitarias ya han cerrado el grifo. Hace unos años, estas empresas de seguros de salud se pusieron de acuerdo para dejar de financiar o asumir los gastos médicos derivados de estas prácticas. Por lo tanto, los jóvenes que necesitaban reparar su salud bucodental tras afilarse los dientes como vampiros debían abonar los gastos sanitarios de su bolsillo. De esta forma, el país germano espera poder terminar con estas prácticas insalubres.

Para conseguir ese aspecto vampírico, lo que hacen es afilarse los dientes, concretamente los colmillos o caninos. El problema es que, en algunos casos, además de esta técnica, también se colocan implantes o carillas que alargan sus colmillos, para que la estética sea más acorde a lo que van buscando. Obviamente, todas estas acciones alteran el correcto funcionamiento de la boca, provocando serios problemas orales, de difícil solución.

Consecuencias de afilarse los dientes como vampiros

En el caso de aquellos que se afilan los colmillos, el principal problema que conlleva este hecho es el daño en el esmalte dental. Esto provoca debilidad en las piezas dentales y una sensibilidad dental mucho mayor. Además, aumenta el riesgo a padecer caries y es mucho más probable que puedan existir fracturas en los dientes.

Pero, cuando además de esto se alargan los dientes de forma artificial, las consecuencias para la salud oral son aún peores. Estos dientes postizos alteran significativamente la forma de masticar de quien los llevan. Además, esto provoca que las lesiones maxilofaciales, así como los problemas en los huesos de la mandíbula, sean más frecuentes. Por ello, el riesgo más importante es la posible pérdida de dientes.

Obviamente, no tener una mordida funcional y natural puede ocasionar bocados o mordeduras graves. Hay que tener en cuenta que la boca no está diseñada para tener los caninos tan largos, por lo tanto, se pierde la funcionalidad normal.

Por último, afilarse los dientes como vampiros, también imposibilita la correcta higiene bucodental. Y no lavarse bien los dientes es nefasto para la salud oral en general. Además, por norma general, estos procedimientos estéticos no se realizan por profesionales en salud bucal, lo que aumenta el riesgo de infecciones y daños en los dientes.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

93 405 29 29