Los principales efectos y consecuencias del bruxismo

Las consecuencias del bruxismo conllevan serios daños en la salud dental, como la posible pérdida de esmalte y el debilitamiento de las piezas dentales. El bruxismo es una patología oral, que se caracteriza por el rechinamiento, generalmente involuntario, de los dientes. Al apretar los dientes constantemente, ejerciendo presión en la mandíbula, es posible que tanto las encías como las piezas dentales pierdan cierta calidad.

El bruxismo suele producirse por la noche y quien lo sufre rechina los dientes de forma completamente involuntaria. Son muchas las causas que producen esta afección bucodental, aunque el estrés y la ansiedad en grados importantes son las que suelen estar detrás del rechinamiento dental.

El principal problema del bruxismo es que la persona que lo sufre no es consciente de que está apretando los dientes. Esto permite que las piezas dentales se desgasten considerablemente, sin que se pueda poner remedio a la afección oral. No obstante, hay algunos signos que pueden alertar de que se está padeciendo bruxismo.

Las principales consecuencias del bruxismo

Son muchas las consecuencias del bruxismo para la salud oral. Los efectos de esta patología pueden afectar tanto a dientes, como a encías, como a la zona de la mandíbula. Los efectos más negativos del bruxismo se los lleva la dentadura, pero también hay que prestar atención a lo que ocurre en el cuello y la cara.

El desgaste del esmalte dental es una de las consecuencias del bruxismo más importantes. Al apretar los dientes constantemente el esmalte se debilita, permitiendo que puedan aparecer otras enfermedades bucales de mayor o menor gravedad. Una consecuencia del desgaste en los dientes pueden ser las fisuras o fracturas dentales.

Debido al desgaste del esmalte, la sensibilidad dental puede convertirse en algo muy molesto. Quienes sufren hipersensibilidad dentinaria suelen notar ciertos calambres o molestias al ingerir alimentos fríos o calientes.

Los dolores musculares son otra de las consecuencias del bruxismo. Las personas que tienden a rechinar los dientes de forma involuntaria pueden sufrir dolores en los músculos faciales, así como cefaleas más o menos constantes. De hecho, este tipo de dolores al despertar son una de las señales de alarma para averiguar que se padece bruxismo.

Tratamiento para el bruxismo

El bruxismo suele estar relacionado con el estrés, por lo que ningún tratamiento bucodental es idóneo para eliminar la enfermedad de raíz. Las férulas de descarga son la mejor opción para minimizar los daños orales que se provocan como consecuencia al rechinamiento de dientes. Se trata de unos aparatos hechos a medida, que permiten que la presión que se ejerce al apretar los dientes no dañe demasiado a la cavidad oral.

Pese a la existencia de las férulas de descarga, lo mejor es acudir a un profesional que ayude a la persona que sufre esta patología a eliminar el estrés de raíz. Muchas terapias psicológicas pueden ayudar a evitar la ansiedad y los periodos de estrés.