¿Cómo limpiar la prótesis dental fija y removible?

La prótesis dental fija y removible, más conocida como dentadura postiza, es uno de los tratamientos dentales habituales en las consultas odontológicas. Gracias a este tipo de prótesis, el paciente puede recuperar la funcionalidad de su cavidad oral, tras haber sufrido una pérdida acusada de piezas dentales. Garantizar la estética de la boca es otra de las consecuencias de las dentaduras postizas que, cada día, son de mejor calidad y más parecidas a la dentadura original.

La prótesis dental fija y removible, además, tiene una función esencial tras la pérdida de dientes naturales. Su colocación permite que las encías estén más fuertes y que el hueso que soportaba las piezas dentales no se debilite rápidamente.

El dentista, junto con el paciente, establecerá un tratamiento óptimo y oportuno para dilucidar qué tipo de prótesis dental se necesita en cada caso. La historia clínica y las necesidades del paciente son muy importantes a la hora de determinar cuál es el mejor tratamiento a realizar.

Por norma general, la colocación de una prótesis dental fija y removible conlleva un periodo de adaptación. En cada caso puede variar. No obstante, un consejo importante es no llevar la dentadura postiza colocada en la boca durante el día y la noche. Extraerla para realizar rutinas de higiene es muy importante.

Higiene de la prótesis dental fija y removible

La limpieza de las dentaduras postizas es sumamente importante, ya que su buen estado dependerá de que se practiquen correctas rutinas de higiene. En el caso de que esto no sea así, es muy probable que aparezcan complicaciones orales, como la halitosis, infecciones o enfermedades de las encías.

Consejos para la limpieza de la dentadura postiza

  1. Cepillo dental: para conseguir eliminar la placa bacteriana debidamente de la prótesis dental fija y removible, es importante el uso de un cepillo de cerdas muy suaves. A la hora de usarlo hay que realizar pequeños masajes en toda la dentadura.

  2. Higiene oral: no hay que olvidarse de usar limpiadores linguales para eliminar las bacterias de la lengua y la cara interna de las mejillas. Además, también hay que mantener limpias las encías.

  3. Pastillas limpiadoras: en la farmacia venden unos comprimidos específicos para limpiar las dentaduras postizas. Su uso es perfecto para eliminar correctamente todas las bacterias que se alojan en la prótesis cada día.

  4. Cuidado con los blanqueadores: es esencial seguir los consejos del dentista sobre la limpieza de la dentadura postiza. No se recomienda introducirla en agua hirviendo durante mucho tiempo. El uso de agentes blanqueantes debe de ser controlado y cauteloso.

  5. Retirarla: antes de acostarse en conveniente retirar la dentadura para que las encías puedan descansar y no soporten tanta presión.