Las bacterias que provocan caries dentales son consecuencia de la mala higiene

Durante varios años, la comunidad científica ha estado investigando sobre el papel que juega la genética en el desarrollo de las conocidas y temidas caries dentales. Un reciente estudio demuestra que, si bien es cierto que hay bacterias que suelen ser heredadas, estas no son las más dañinas. Además, al parecer la formación de caries en los dientes se debe en mayor medida a los hábitos de vida, entre los que destacan la higiene dental y las rutinas alimentarias. El consumo exacerbado de azúcar es una de las claves en el proceso de aparición de caries.

Las caries constituyen desde hace años, uno de los principales problemas de salud oral a nivel internacional. Debido a la presencia de algunas bacterias orales (la más conocida es la “Streptococcus mutans”), la pulpa dentaria queda completamente expuesta, siendo mucho más fácil que se generen infecciones. Si las caries dentales no se tratan con celeridad, el problema puede afectar al resto de tejidos orales, pudiendo llegar a provocar una enfermedad periodontal más grave.

El estudio, llevado a cabo por investigadores del Instituto J. Craig Venter, en Estados Unidos, se ha centrado en establecer las relaciones entre las caries y la genética. La publicación de la investigación se ha realizado en la revista Call Host & Microbe.

Claves del estudio sobre bacterias y caries dentales

El principal objetivo de esta investigación científica era establecer el papel que juega la genética en el desarrollo de caries dentales. Para ello, se analizaron las bacterias presentes en la boca en una muestra amplia de pacientes pediátricos. Concretamente se estudió los microbiomas orales de un total de 205 parejas de gemelos idénticos, que comparten genoma, y 280 parejas de mellizos, que tienen genomas diferentes. Todos los niños tenían entre 5 y 11 años de edad.

Con esta muestra se pudo comprobar qué bacterias son heredadas de los padres, a través de los genes, y cuáles responden a factores ambientales (mala higiene oral y hábitos alimentarios).

La flora oral de los gemelos idénticos tenía muchas más similitudes que la de los mellizos. Esto indica que sí que existen bacterias que responden a la genética. Pero, la sorpresa de los investigadores fue que estas bacterias heredadas no son las que están implicadas en la aparición de caries. Por lo tanto, son los factores ambientales los que ocasionan un mayor riesgo a sufrir caries en los dientes.

El consumo de azúcar es una de las claves en la aparición de caries dentales. Los alimentos ricos en azúcares añadidos son extremadamente negativos para la salud oral. Además, no cepillarse los dientes debidamente no hace ningún favor a la salud bucodental, ya que el cepillado es esencial para garantizar la calidad de las piezas dentales y evitar el desarrollo de enfermedades orales graves.