Close
Urgencias: 657 84 87 55 (7 -24h.)
La OMS recomienda reducir el consumo diario de grasas trans

Las últimas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la ingesta diaria de grasas, son claras. Según este organismo, es importante limitar el consumo diario de grasas trans a solo el 1 %. Estas recomendaciones actualizan las que ya emitieron en el año 2002 a este respecto.

La OMS hable en su informe sobre el consumo total de grasas en la dieta diaria, de adultos y niños. La ingesta de grasas (de cualquier tipo) no debería superar el 30 % del consumo energético diario. Pero las recomendaciones van mucho más allá, ya que las grasas saturadas no deben superar el 10 % y las grasas trans deberían quedarse por debajo del 1 %.

Para sustituir este tipo de nutrientes, la OMS recomienda el consumo de grasas poliinsaturadas, presentes en alimentos como el aceite de oliva, el pescado, las aceitunas o el aguacate. Estas grasas aumentan los valores energéticos y son mucho más saludables. Además, es importante consumirlas a diario, ya que el organismo no es capaz de producirlas por sí solo.

¿Qué son las grasas trans?

Las grasas trans han pasado, generalmente, un proceso de hidrogenación. Cuando el aceite líquido se convierte en una grasa sólida a partir de hidrógenos se altera el sabor de algunos alimentos, llegando a mejorarlo. Las grasas trans suelen usarse muchísimo en la industria alimentaria, ya que son perfectas para alargar la vida útil de algunas comidas.

De forma natural, estas grasas están presentes en productos como el cordero, el cerdo, la mantequilla o la leche. No obstante, estos alimentos tienen cantidades mínimas de grasas hidrogenadas.

El verdadero problema está en los alimentos procesados, elaborados a partir de grasas que han pasado el proceso de hidrogenación. Suelen ser alimentos preparados a partir de aceites vegetales hidrogenados. Destacan las margarinas, las patatas fritas, la bollería industrial y varios tipos de snacks de consumo habitual.

Las grasas trans aumentan considerablemente el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos. Por este motivo, la OMS recomienda limitar el consumo diario de grasa hidrogenadas a solo el 1 % del gasto energético de cada persona.

De hecho, las recomendaciones que emite este organismo de salud son completamente personales.

Grasas, obesidad y enfermedades

Según la OMS el consumo de este tipo de grasas aumenta el riesgo a sufrir algunas enfermedades graves, que suponen el 70 % de muertes a nivel internacional. Las patologías cardiovasculares, la diabetes, el cáncer y las enfermedades respiratorias podrían prevenirse limitando la ingesta de las grasas saturadas y las hidrogenadas.

Además, la batalla contra la obesidad infantil también hace que seguir estas nuevas recomendaciones sea importante.

Por su parte, las grasas saturadas, presentes en la carne, los lácteos o los huevos (entre otros alimentos), deberían consumirse con moderación, sin sobrepasar el 10 % del gasto energético. No obstante, este tipo de grasas no obstruyen las arterias. Sin embargo, las grasas trans sí que están relacionadas con un incremento del colesterol malo (LDL) y la obstrucción arterial.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

93 405 29 29