Cepillo interproximal: ¿qué es y cómo debe usarse?

El cepillo interproximal es una de las herramientas de higiene oral menos conocidas. Pero, pese a esto, se trata de un utensilio de gran valor para conseguir una limpieza bucal mucho más completa. Hay que tener en cuenta que el cepillado de dientes no es infalible y no logra eliminar la totalidad de la placa dental que habita en la boca. Muchos restos de alimentos se quedan alojados en zonas de difícil acceso para el cepillo de dientes, como las zonas interproximales o bajo la línea de las encías.

Eliminar el biofilm dental de estos espacios interdentales es de suma importancia, para evitar afecciones orales, que pueden llegar a ser graves si no se tratan debidamente. La prevención es la clave de la buena salud bucodental y lo más importante a nivel preventivo es seguir una buena higiene dental.

El cepillo interdental es el utensilio perfecto para eliminar los restos de alimentos o placa bacteriana que se ha formado en las zonas interdentales o interproximales, es decir, es los espacios que quedan entre los dientes. Su tamaño es mucho más pequeño que el del cepillo convencional y tiene un cabezal redondo, muy fino.

El cepillo interproximal se puede encontrar con dos tipos de diseño: completamente rectos o inclinados. Estos últimos son los más prácticos, ya que facilitan mucho la tarea para la que están diseñados. Además, existen en varios tamaños y grosor del cabezal. Cada color marca el tamaño del cepillo. Elegir uno u otro depende del espacio interdental a limpiar. Por norma general, para una buena higiene, lo más común es utilizar varios cepillos interproximales con cabezales diferentes.

Además, es muy importante utilizar la herramienta idónea para el espacio a limpiar. El dentista o el higienista dental es quien puede ayudarnos a encontrar los cepillos interdentales más adecuados a nuestra cavidad oral.

El uso del cepillo interproximal

El uso del cepillo interdental está indicado para cualquier persona que no logra eliminar la placa bacteriana completamente con las herramientas habituales. En el caso de los pacientes que siguen tratamientos de ortodoncia con brackets fijos los cepillos interproximales forman parte de la rutina oral diaria, ya que permiten que puedan eliminar los restos de comida de sus piezas dentales de forma mucho más sencilla.

El cepillo interproximal no es, en ningún caso, sustituto del hilo dental, ya que esta última herramienta de higiene bucal es perfecta para aquellos espacios interdentales mínimos o para eliminar la placa que se aloja bajo la línea de las encías.

La forma correcta de utilizar el cepillo interdental no tiene ningún misterio. Simplemente hay que escoger el tamaño acertado y pasarlo entre los dientes con suavidad. Solo hay que hacer movimientos horizontales.

Para finalizar la higiene bucodental es recomendable usar la seda dental y terminar con un enjuague antiséptico que ofrezca frescor y protección.