Blancorexia: el peligro de obsesionarse por los dientes blancos

La blancorexia es problema actual y muy real, que cada vez afecta a más personas en España. Se trata de una obsesión, casi irracional, por tener los dientes cada vez más blancos. Esto posibilita la aparición de ciertas afecciones orales, que pueden llegar a convertirse en graves problemas para la salud bucodental. Por este motivo, cada vez son más los profesionales de la salud dental los que alertan de los peligros que hay tras la obsesión por blanquear los dientes.

Cabe destacar que lo más importante para conseguir una sonrisa radiante y saludable es acudir a un especialista en estética dental. En la consulta del dentista se pueden establecer los tratamientos oportunos para cada paciente, en función de sus necesidades específicas. Los dientes ultra blancos no son una realidad. En muchos casos, las fotos que vemos en revistas u online han sido retocadas para que se genere ese efecto tan poco natural.

Nadie tiene los dientes completamente blancos, porque el esmalte dental es muy variable en sus tonalidades, pero jamás es cien por cien blanco. Es cierto que a través de los blanqueamientos dentales profesionales es posible conseguir aclarar los tonos de las piezas dentales bastante, pero siempre bajo la supervisión de un profesional.

El problema real de la blancorexia

Aquellas personas que sufren blancorexia pretenden conseguir unos dientes súper blancos y para ello suelen recurrir a técnicas poco remendadas. Es habitual que realicen búsquedas por Internet, llegando a trucos caseros de poca fiabilidad. En muchos casos, estas recetas caseras para blanquear los dientes son totalmente contraproducentes con la salud oral.

Por ejemplo, utilizar vinagre o bicarbonato de forma constante y continuada puede dañar el esmalte dental de forma irreversible. Muchos de los trucos para blanquear los dientes que encontramos en Internet incluyen este tipo de ingredientes naturales. La pulpa dental puede verse afectada por estas prácticas, dejando al diente expuesto a todo tipo de agresiones externas.

El único modo de blanquear los dientes de forma saludable es haciéndolo en la consulta del dentista. Para ello, hoy en día, son muchísimas las técnicas de estética dental que ofrecen calidad y resultados. No obstante, hay que tener en cuenta que aquellas personas que se han sometido a un blanqueamiento LED deben de seguir los tiempos marcados para evitar dañar sus dientes. Es decir, no es recomendable realizar varios blanqueamientos seguidos.

Además del blanqueamiento dental profesional, existen otras formas de lograr unos dientes más blancos, sin perder la salud de la boca. Es el caso, por ejemplo, de las carillas dentales. Sin duda, la blancorexia se está convirtiendo en una lacra importante, que afecta negativamente a la salud oral.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

93 405 29 29