Close
Urgencias: 657 84 87 55 (7 -24h.)
Apicectomía: ¿Qué es y cuándo es necesaria?

En la Clínica Dental Grup Dr. Bladé tenemos por objetivo garantizarte la mejor salud bucodental, intentando siempre planificar tratamientos conservadores. Es decir, apostamos por mantener tus dientes naturales en perfecto estado. Dentro de la odontología conservadora podemos incluir todo tipo de tratamientos dentales, incluida la apicectomía.

A veces, cuando nos enfrentamos a un diente seriamente dañado, ya sea por una infección dental o por un fuerte traumatismo en la boca, debemos recurrir a esta pequeña cirugía, con el objetivo de evitar la extracción dental. Llevar a cabo una apicectomía en el diente no es algo complicado, ya que se trata de un procedimiento sencillo e indoloro.

¿Qué es una apicectomía dental?

La apicectomía es una cirugía oral mínimamente invasiva, que nos ayuda a salvar una pieza dental dañada seriamente. También se conoce a esta técnica como cirugía endodóntica, debido a que cumple las mismas funciones que una endodoncia convencional.

Normalmente, cuando nos enfrentamos a daños serios en los dientes, a consecuencia de caries profundas, que afectan a la pulpa dental, el primer paso es valorar la posibilidad de someter al paciente a una endodoncia. Pero, es posible que no se pueda realizar debido a que la infección llega al ápice dental, es decir, a la raíz del diente. Además, hay ocasiones en las que ya se ha practicado una endodoncia, pero este tratamiento no ha sido suficiente para devolver la salud a la pieza dental dañada.

En todos estos casos la planificación de la apicectomía nos permite un abordaje seguro y conservador. El objetivo de esta intervención quirúrgica es eliminar la infección del diente, manteniendo la pieza dental en su sitio.

¿Cuándo planificamos la apicectomía?

Si nos enfrentamos a una infección dental de carácter grave, es posible que la cirugía endodóntica se convierta en una necesidad. En Grup Dr. Bladé estudiamos cada caso de forma personalizada, debido a que lo más importante para lograr el éxito de cada tratamiento es obtener un buen diagnóstico previo.

En función de las particularidades del paciente y de los daños que presente el diente afectado por la infección, planificaremos un procedimiento u otro. Si el tejido pulpar está dañado por la infección, el tratamiento de conductos suele ser la primera opción. Pero hay que tener en cuenta más factores, que podrían determinar que la apicectomía es la mejor solución:

  • Si la infección reaparece en dientes ya endodonciados.

  • Presencia de infección de gravedad, con sangrado constante.

  • La infección dental o caries ha llegado hasta el hueso de soporte para los dientes.

  • Cuando la raíz del diente está dañada por la infección.

Apicectomía: pasos de la intervención

Los pasos que seguimos para realizar la apicectomía son sencillos. Se trata de una intervención mínimamente invasiva, que llevamos a cabo en un entorno estéril y con total seguridad. Gracias a la tecnología que tenemos en nuestra clínica dental podemos apostar por cirugías muy predecibles. Todo el proceso lo desarrollamos mediante una cirugía guiada por ordenador, que nos permite acortar plazos de intervención, garantizar el éxito del procedimiento y mejorar la predictibilidad del acto quirúrgico.

La duración de la apicectomía no es muy alta. Normalmente en una hora u hora y media a lo sumo, conseguimos salvar el diente dañado.

Estos son los pasos de la apicectomía:

  1. Comenzamos aplicando anestesia local, con el objetivo de que el paciente no sienta nada durante la intervención. No obstante, también podemos ofrecerte técnicas de sedación consciente, si sufres odontofobia o sientes nerviosismo ante el tratamiento.

  2. Nuestro cirujano oral realiza una pequeña incisión, con el fin de acceder con éxito a la zona en la que se ubica la infección dental.

  3. A través de esa incisión nos es posible llegar hasta el ápice dental, que es la zona de mayor profundidad de la raíz del diente.

  4. El protocolo de la apicectomía continúa con la extracción del ápice.

  5. Tras ello debemos drenar todos los tejidos cercanos que se han visto afectados por la enfermedad.

  6. Para finalizar es importante sellar los conductos perfectamente, con la finalidad de evitar que la infección vuelva a aparecer.

  7. Unos puntos de sutura cerrarán la pequeña incisión.

El porcentaje de éxito de la apicectomía es bastante alto cuando necesitamos salvar dientes que no podemos tratar ni con empastes ni mediante una endodoncia. En Grup Dr. Bladé trabajamos constantemente para devolver toda la salud a tu sonrisa, diseñando tratamientos dentales de máxima calidad y exitosos.

Escribir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

657 848 755