Vitaminas y minerales: aliados para encías y dientes

Es bien sabido por todos que la correcta higiene bucodental es la que marcará el estado saludable de la sonrisa. Pero, además de limpiar los dientes a diario, siguiendo las mejores técnicas para ello, la alimentación se convierte en un aliado perfecto para la salud oral.

Seguir una dieta saludable es la clave para fortalecer dientes y encías, además de para prevenir la aparición de caries y enfermedades orales. Obviamente, es importante combinar las rutinas de higiene dental con una alimentación óptima, rica en minerales y vitaminas. De hecho, existen algunos nutrientes que en buenas dosis se convierten en protectores y fortalecedores orales.

Evitar la ingesta indiscriminada de azúcares y ácidos es tan importante como aumentar el consumo de algunas vitaminas y nutrientes, presentes en muchos alimentos. Pero, para que la boca goce de muy buena salud no hay que olvidar la higiene y el uso de productos concretos para salvaguardar el estado de la sonrisa. Utilizar una pasta dental fluorada y recurrir a la seda dental para eliminar restos de alimentos de zonas inaccesibles para el cepillo de dientes es muy importante también.

Vitaminas y minerales óptimos para los dientes

Vitamina C

Dicen los expertos que las encías pueden sangrar por un déficit de vitamina C. Por ello, es recomendable recurrir al consumo de frutas y verduras ricas en este nutriente antioxidante. Esta vitamina fortalece el esmalte y aumenta la capacidad de cicatrización de los tejidos. Por lo tanto, se convierte en esencial para la salud oral. La vitamina C está presente en alimentos cítricos y en algunos vegetales de hoja verde como el brócoli o los berros.

Fósforo

El fósforo es otro de los nutrientes esenciales para la correcta salud oral. Se trata de algo primordial para la estructura de las piezas dentales. Ingerir fósforo es muy sencillo si se sigue una dieta equilibrada, ya que está presente tanto en alimentos de origen vegetal como en otros de origen animal. Los huevos, el pescado y las legumbres son grandes fuentes de fósforo.

Calcio

Todo el mundo sabe que el calcio es muy importante para contar con unos dientes sanos. En este caso, los alimentos lácteos, como la leche y todos sus derivados, funcionan estupendamente. El queso permite que aumente la producción de saliva y esto es importante para contar con las funciones bactericidas de la misma. De esta forma estaremos creando una protección perfecta contra las caries.

Vitamina D

La vitamina D es también un nutriente esencial para la salud oral. Gracias a ella, conseguimos que tanto el fósforo como el calcio se absorban mejor. Así lograremos un efecto protector para las encías, logrando mantener a raya a las infecciones y evitando la aparición de gingivitis y otras enfermedades de las encías.

Como vemos, favorecer la salud de los dientes y encías es fácil si se sigue una dieta saludable y equilibrada. Es importante comer todo tipo de alimentos, evitando aquellos que pueden dañar las piezas dentales.