Ventajas del irrigador dental. Cómo usarlo

Un irrigador dental es un elemento moderno y muy avanzado que lanza un directo chorro de colutorio o de agua, que tiene como finalidad el acabar con gran parte de las bacterias que se suelen depositar en las zonas de más difícil acceso de nuestra boca, como la zona interdental o las encías.

¿Cómo usar un irrigador dental?

Los irrigadores dentales están siendo muy populares porque son fáciles de usar, muy seguros, eficaces en la labor que cumplen y muy buenos para proporcionar una buena limpieza dental, complementándose de manera fabulosa con el cepillado y el hilo dental.

Para usarlo, tan solo debes ponerle la boquilla al irrigador dental, coger el depósito y llenarlo con el agua o colutorio que vayas a usar, luego seleccionar el tipo de presión que deseas, ten cuidado de no seleccionar una presión demasiado fuerte, sobre todo en el caso de que tengas las encías sensibles.

Una vez has seguido estos pasos, tan solo queda que pulses el botón de inicio, para que el irrigador dental arranque y empiece a ponerse en marcha. Normalmente lo debes mantener pulsado antes de que el chorro se inicie, porque no saldrá hasta lo sueltes. La colocación ideal es un ángulo recto, de 90 grados más o menos, siempre teniendo como referencia tus encías para saber el ángulo. Recorre tu boca con eficacia y lentitud, para que el irrigador haga su función.

Cuando creas que has repasado bien todas las zonas interdentales y de encías, puedes parar. Luego para terminar, asegúrate de que dejas el depósito vacío de agua y limpia bien el aparato, para que siga siendo igual de efectivo.

¿Qué ventajas tiene un irrigador dental?

El irrigador dental tiene múltiples ventajas y beneficios para todo el mundo, porque puede ser usado en cualquier edad ya que está recomendado para todo tipo de personas, al ser un aparato muy seguro y eficazmente probado. Lo puedes usar tanto si tienes ortodoncia, coronas dentales, implantes dentales o si eres diabético, de hecho está especialmente recomendado en todos estos casos, porque es realmente óptimo para la correcta higiene dental.

Principales beneficios:

-El irrigador dental es capaz de reducir que tus encías sangren, mejorando mucho su estado.
-Este aparato retrasa la aparición de la caries y de otras enfermedades de los dientes, como el sarro o tártaro dental.
-Reducirás las posibilidades de que tus encías se inflamen.
-La limpieza dental será mucho más efectiva y completa gracias al uso del irrigador dental.
-Si tienes coronas dentales, implantes, aparatos o diabetes, el irrigador dental será tu mejor aliado para mantener tus piezas dentales sanas.