Trucos para evitar el sarro en los dientes

No hay nada que de mejor aspecto a nuestra sonrisa que unos dientes blancos y brillantes. Sin embargo, no siempre ocurre así. Y es que pese a tener una buena higiene bucal y no maltratar la boca con un consumo destacado de alcohol o tabaco, hay gente que por naturaleza su boca produce sarro.

Cómo evitar el sarro

En ocasiones, éste quede atrapado entre los dientes y apenas está visible a los ojos de los demás. Pero en otros, produce un efecto antiestético que incluso lleva a muchas personas a dejar de sonreír. En cualquier caso, realizar un limpieza bucal al menos una vez cada seis meses es la mejor solución para, ya no solo eliminar el sarro de los dientes, sino para mantener a raya la salud de nuestra boca.

¿Y qué ocurre al eliminar el sarro de los dientes? Que hay que poner de nuestra parte para que no vuelva a aparecer ya que tu propia saliva puede que sea más proclive a hacerte desarrollar sarro. Lucha contra él gracias a pequeños trucos para evitar el sarro en los dientes y alargar el buen aspecto de éstos. Luce una bonita sonrisa y evítate feos e incómodos complejos estéticos.

Por ejemplo, un truco es comer frutas y verduras -no muy maduras- que obliguen a nuestros dientes a realizar un mayor esfuerzo y mantener nuestras encías fuertes. Además si eres de esas personas a las que les suelen sangrar las encías, el consumo de estas frutas y verduras te ayudarán a que esto ocurra menos. Y es que las personas con tendencia a que les sangren las encías tienen mayor tendencia a producir sarro. Otro infalible truco para evitar el sarro en los dientes, es algo tan fundamental como el uso del hilo dental.

El uso del hilo dental complementa el trabajo que un cepillo de dientes no puede realizar, pudiéndose colocar entre los recovecos de nuestros dientes eliminando así los restos de comida. ¿Sabías que el eliminar estos restos también ayuda a evitar la aparición de sarro? Otra opción es el uso de cepillos interdentales o cepillos interproximales. Se trata de pequeños cepillos de pequeñas puntas que sirven como complemento ideal al típico cepillo de dientes tradicional, tanto manual como eléctrico, y colaborando a evitar la inflamación de las encías, las caries e incluso el mal aliento.

Y, por supuesto, evitar comer bollería y comer más frutas ácidas son otros dos trucos para evitar la aparición de sarro y alagar el buen estado de nuestros dientes. También, como curiosidad, cabe resaltar que hay gente que aplica la cáscara de la banana para frotársela entre los dientes. Ésta contiene ácido salicílico y ácido cítrico, una combinación, dicen, para blanquear los dientes de manera natural. El ácido salicílico ayuda a combatir el sarro y el ácido cítrico también blanquea las manchas de los dientes sin dañar el esmalte.