Tratamientos para dientes rotos o agrietados

Las visitas de urgencia al dentista suelen suceder por diversos motivos, pero uno de los más comunes, además de los dolores dentales ocasionados por las caries o la enfermedad periodontal, son los dientes rotos o agrietados. Normalmente si se ha sufrido un traumatismo dental, la visita al odontólogo suele ser inmediata para lograr que el profesional pueda reparar la pieza dental a la mayor brevedad posible.

Obviamente en estos casos, la prioridad absoluta es salvar el diente que ha sufrido el golpe, por lo que visitar las urgencias dentales se convierte en una necesidad imperiosa. Si sucede algo así y la pieza dental se ha perdido por completo, la recomendación más importante es buscarla, lavarla y colocarla inmediatamente en el hueco que ha dejado tras el traumatismo en los dientes. En el caso de que no seamos capaces de volver a ponerla en su lugar tendremos que lavarla bien y llevarla a la consulta dental en un botecito, sumergida en leche entera.

¿Cómo actuar ante los dientes rotos o agrietados?

Los golpes en la boca pueden suponer grandes traumatismos dentales que hacen que se rompan los dientes que más a la vista están. Por norma general este tipo de accidentes suelen comportar mucho nerviosismo por parte del paciente al ver que una de las piezas dentales se ha roto de forma brusca. Mantener la calma en estas situaciones es primordial, ya que el dentista especializado sabrá como reparar de la forma más óptima el problema causado por el grave golpe en los dientes.

La realidad es que el problema suele venir con los dientes rotos o agrietados que se hallan en la parte posterior de la cavidad oral. Estas piezas dentales, al no permanecer a la vista y no suponer un grave problema estético suelen pasar más desapercibidas para los pacientes. Y el error de no acudir al odontólogo para que trate los dientes que se han roto en esa zona es muy común.

Tengamos en cuenta que un diente con una grieta o una rotura es un peligro constante por la acumulación de bacterias que se puede formar en esas grietas. Si bien no supone un grave problema estético que se deba solucionar inmediatamente sí que puede suponer un problema funcional y patológico. La enfermedad de las encías puede verse derivada por una simple grieta dental que no ha sido debidamente reparada. Por lo tanto, si existe la más mínima sospecha de que pueda haber una grieta o rotura en cualquiera de los dientes el  mejor consejo es que se acuda al dentista lo antes posible.

Normalmente los dientes rotos o agrietados que no están a la vista pueden comportar algunos problemas de sensibilidad dental, por lo que no es muy difícil dar con el problema. No obstante, en las visitas periódicas a la clínica dental, el propio dentista puede observar cualquiera de estos problemas y ofrecer la solución más acertada.

Los tratamientos más comunes para los dientes rotos o agrietados suelen ser soluciones que reparan el problema de forma estética y funcional. Las coronas dentales, las incrustaciones Inlays y Onlays, los empastes y las restauraciones dentales suelen ser las soluciones más óptimas para tratar cualquier problema de este tipo. No obstante, será el odontólogo el que tras valorar el caso concreto, ofrecerá una alternativa u otra para cada paciente.