Tratamientos dentales en pacientes especiales

La atención odontológica debe de ser universal, lo que significa que en las clínicas dentales se debe de tratar a todo tipo de pacientes. En este sentido, los pacientes especiales, que tengan algún tipo de discapacidad, suelen ser habituales en la consulta odontológica. Lo más importante para ofrecer un tratamiento óptimo a este tipo de personas es constar con un equipo humano especializado y capaz de tratar debidamente a los pacientes especiales. Para ello, la experiencia es lo más importante. Al final, lo más necesario será ofrecer tratamientos de calidad y muy rigurosos.

Pacientes especiales

Los pacientes especiales suelen presentar una serie de problemas odontológicos concretos. Obviamente, esto también estará influenciado por la discapacidad concreta de cada uno. Por norma general, los problemas que se derivan de una incorrecta higiene bucodental son los más habituales. Es decir, las caries dentales y la acumulación de sarro se convierten en uno de los motivos que priman a la hora de acudir al dentista. En la clínica dental, la limpieza profesional a los pacientes con discapacidad se suele realizar bastante, ya que es la mejor manera de eliminar el sarro y la placa bacteriana que se derivan de una mala higiene dental.

Además, en función de la discapacidad y el grado de la misma, es frecuente que este tipo de pacientes presente una pérdida precoz de piezas dentales. Esto suele deberse a los efectos secundarios de algunos tipos de medicación. Por otra parte, el bruxismo también es una afección habitual de los pacientes especiales. Y este rechinar de dientes es frecuente que termine rompiendo las piezas dentales, a causa de la fuerza ejercida.

Pacientes especiales y la atención odontológica

Antes de comenzar un tratamiento dental es muy importante tener en cuenta el tipo de discapacidad del paciente especial. En este sentido, si el paciente en cuestión cuenta con una discapacidad intelectual en mayor o menor grado, la atención que deberá de recibir debe de ser especial y personalizada. Para ello, el personal que lo trata debe de tener experiencia y ser extremadamente profesional.

Muchos pacientes especiales padecen diversos tipos de patologías bucales causadas, en gran medida, por la incorrecta higiene dental y por la medicación que necesitan tomar a diario. El dentista deberá solventar este tipo de problemas utilizando técnicas concretas que consigan mantener al paciente tranquilo. Por otra parte, están los pacientes con problemas sensoriales. En este caso, la imposibilidad de comunicación entre odontólogo y paciente suele ser el problema principal. El consejo es que visiten al dentista acompañados siempre por un familiar para garantizar la tranquilidad del paciente especial durante la sesión odontológica.

La sedación consciente

La sedación consciente se utiliza habitualmente en las clínicas dentales para realizar algunos tratamientos odontológicos a pacientes que padecen miedo al dentista o deben de ser intervenidos con tratamientos dentales largos, como la colocación de implantes. Pero los pacientes especiales, con alguna discapacidad, también pueden beneficiarse del uso de la sedación consciente. Lo que se consigue es que el paciente esté consciente durante todo el tratamiento, pero garantizando un estado de máxima tranquilidad y bienestar.

Por último, es fundamental que los pacientes especiales visiten al dentista periódicamente. Aquí, obviamente, es donde entra la familia que, en muchos casos, es la encargada de velar por la salud dental de estos pacientes.