Tratamientos dentales durante el embarazo. ¿Están indicados?

Hay una creencia o mito que existe de que no se pueden hacer tratamientos en la boca durante el embarazo.
Esta ” leyenda” no es cierta y además muchas veces es necesario realizar tratamientos dentales durante este periodo.

No esta contraindicada la aplicación de anestesia local ni tampoco la utilización de materiales como son los composites o resinas (empastes blancos) que se emplean para hacer reconstrucciones de los dientes. Estos tratamientos se deben realizar en una posición semisentada en el sillón, evitando la posición estirada.

Tratamientos dentales en el embarazo

Si es posible es aconsejable aplazar los tratamientos quirúrgicos al posterior nacimiento del bebe siempre y cuando no se trate de una situación de emergencia, en donde si existe infección pueden suministrarse antibióticos u otros fármacos, siempre con el control por parte del ginecólogo o el medico de cabecera que supervise los efectos secundarios de algunos de ellos.

No se deben realizar tratamientos de blanqueamiento pues al contener peróxido de hidrógeno pueden liberar mercurio de las restauraciones de amalgama si la paciente las tuviera.

Se debe evitar en lo posible él realizar radiografías dentales sobre todo en el 1er trimestre y si se tuvieran que hacer utilizar siempre un delantal emplomado.

Durante el embarazo se pueden y es necesario realizar higienes bucales pues las encías sufren un proceso de inflamación con una mayor tendencia a sangrar (sobre todo si la mujer tiene problemas de encías con anterioridad). Si puede ser se han de hacer durante el 2do trimestre y se deben evitar el último trimestre donde se aconseja no practicar ningún tratamiento bucal.

También los cambios en la composición de la saliva durante el final del embarazo y la lactancia pueden favorecer la aparición de caries dentales pero no esta demostrado que la leche materna sea un vehículo de transmisión.

La madre es la que mayor transmite el riesgo de caries al bebe como lo demuestran los estudios de genética bacteriana con una relación de mas de un 70% entre los genotipos de las madres y los hijos.

En mujeres con alto riesgo de caries se pueden emplear selladores de fisuras antes de su aparición, pero si se detectan es importante tratarlas antes de que sean más profundas.

Si que deben evitarse en lo posible los alimentos y bebidas azucaradas por el consiguiente riesgo de caries que hay y en cambio potenciar la toma de frutas y yogures.

El tener la boca sana con un correcto cepillado y el uso de colutorios bucales ayudara también a que el bebe tenga menos caries pues la transmisión de las bacterias a través de las cucharas, los besos o el mismo chupete esta demostrada .
El mejor tratamiento es siempre una buena prevención y así la mujer debe acudir al odontólogo antes de que tenga la intención de quedarse embarazada para realizar una completa revisión.