Tras la endodoncia presta atención a tu boca

La endodoncia es un tratamiento dental al que se suele recurrir cuando la pulpa interna del diente muere o enferma. Antiguamente, cuando esto ocurría se solía recurrir a la extracción de la pieza. Pero en la actualidad, el tratamiento de conducto o endodoncia es capaz de salvar definitivamente el diente. Lo que hace el odontólogo es extraer la pulpa del diente, limpiar el conducto que ocupaba y rellenarlo de nuevo.

Por norma general, una endodoncia bien ejecutada puede hacer que la pieza dental dure tanto como cualquier otro diente sano. Aunque seguir los hábitos de higiene dental más adecuados es primordial para que el resultado sea un éxito. Además, las revisiones periódicas en la clínica dental se convierten en una necesidad imperante.

¿Cómo actuar tras una endodoncia?

Tras una endodoncia debes de prestar atención a tu boca, porque de ello va a depender que el tratamiento funcione debidamente. Habitualmente el efecto de la anestesia, necesaria para llevar acabo el tratamiento de conducto, dura algunas horas, lo que posibilita que tanto dientes, como labios y lengua permanezcan dormidos durante un tiempo. Por ello, es importante evitar la masticación hasta que haya desaparecido completamente el efecto de la anestesia.

Tras la endodoncia, el dentista coloca una reconstrucción provisional que requiere una serie de cuidados importantes. Esta reconstrucción dura un par de semanas y es normal que se desgaste. Pero esto no suele suponer un grave problema. Aunque sí que es importante llevar a cabo algunas recomendaciones importantes:

  • Intentar masticar por el lado contrario al tratado con endodoncia.
  • Evitar comer cosas duras o mascar chicle.
  • Seguir con las rutinas de higiene dental habituales.

En el caso de que sienta molestias o dolor tras la endodoncia debe tener en cuenta que es muy normal, sobre todo si había una infección previa. Los analgésicos suelen funcionar muy bien. Si está tomando antibióticos para curar esa infección debe seguir con su tratamiento durante todo el tiempo que le haya indicado el doctor.

Si el dolor persiste durante los días siguientes al tratamiento de conducto, una buena recomendación es realizar enjuagues de agua con sal.

Tras la reconstrucción permanente

Tras dos semanas con la reconstrucción provisional, el dentista pondrá el sellado definitivo de la pieza dental a la que se ha practicado la endodoncia. Lo normal es pasar por un periodo de adaptación al nuevo diente, pero la masticación debe tender a ir mejorando poco a poco.

Dos meses después de la endodoncia es el momento perfecto para que el odontólogo valore si es necesario recurrir a la colocación de una corona dental o una funda para proteger al diente debidamente.

Casos en los que debe acudir a la clínica dental tras la endodoncia:

  • Nota el diente tenso.
  • La masticación es incómoda.
  • No puede pasar debidamente el hilo dental alrededor del diente.
  • Padece dolor constante o inflamación en las encías.