Tipos de radiografías dentales

Las técnicas de imagen son unas tecnologías muy utilizadas en las clínicas dentales por la importante ayuda que ofrecen en el diagnóstico rápido y eficaz de diversos problemas relacionados con la salud bucodental. Por este motivo, las radiografías dentales resultan indispensables para los odontólogos, que logran realizar una detección más rápida y efectiva de diversas cuestiones que tienen que ver con la boca. Esto evitará gran parte de tratamientos que puedan indicarse de forma errónea.

Ante esto hay que tener en cuenta los diferentes tipos de radiografías dentales puesto que existen diferentes tecnologías y formas de tomar estas imágenes, que suelen ir en función de la parte de la boca que se desea revisar. Según la Sociedad Española de Radiografía Médica, todas y cada una de las pruebas de imagen que se toman en los servicios de odontología resultan extremadamente útiles y pueden ahorrar mucho tiempo en el diagnóstico de problemas dentales, pero además supondrán un ahorro de costes para el paciente.

Tipos de radiografías dentales

Radiografía interproximal: este tipo de radiografía dental es una de las más usadas por los dentistas por el tipo de imagen que ofrece. Suele usarse para disponer de una visión más elaborada de la zona que une los dientes, sobre todo, en los molares y los premolares, donde el acceso a simple vista resulta bastante complicado. La radiografía otorgará diversa información al odontólogo, como por ejemplo, si existe presencia de piezas con caries en estas zonas de la cavidad oral. Normalmente se recomienda tomar este tipo de radiografías con una periodicidad más constante. Pero será el dentista el que valore las pruebas de imagen que requiere cada uno de sus pacientes.

Ortopantomografía: esta es otra de las radiografías dentales que más se utilizan en las clínicas dentales. La imagen que ofrece la ortopantomografía es muy amplia, dando fe del estado global mandibular y de todos los dientes. Esta radiografía permite que el dentista tenga ante sí una imagen de la boca del paciente al completo, lo que es de muchísima utilidad para aportar bastante información al odontólogo. A través de la ortopantomografía se pueden ver estructuras dentales ocultas o las muelas del juicio que están a medio salir. Además resulta ideal para predecir el desarrollo dental de los niños, por lo que su uso en Odontopediatría está bastante extendido.

Radiografía dental periapical: esta es una radiografía mucho más concreta que aporta bastante información, pero mucho más específica y localizada. Se usa para comprobar el estado y funcionalidad de dos o tres piezas dentales. La imagen nos muestra los dientes hasta la raíz, por lo que el odontólogo es capaz de comprobar la salud de esas piezas dentales de forma muy significativa.

Radiografía dental lateral: esta es la que menos se usa hoy en día, aunque existe situaciones concretas en las que el dentista pedirá este tipo de pruebas de imagen. Su utilidad está enfocada a comprobar la relación entre el cráneo y la mandíbula, así como las desviaciones que esto pueda producir en la mordida.

Dentiscan: también llamado TAC dental se usa cada vez más en implantología dental porque permite tener una visión en 3D antes de su colocación.

Por norma general a todos los nuevos pacientes de una clínica dental se les suelen tomar radiografías de sus dientes para que el dentista disponga de una historia clínica mucho más amplia. A partir de esa primera radiografía, el odontólogo establecerá cada cuánto tiempo tendrá que realizar este tipo de pruebas de imagen o, en qué situaciones concretas se encargará de volver a hacer radiografías dentales de la boca de un paciente. Además, ante cualquier problema de salud bucodental es posible que el profesional requiera radiografías para tener una imagen más amplia y objetiva de lo que está sucediendo.