Tipos de férulas dentales

Las férulas dentales son aparatos especiales, que se emplean con la finalidad de dar solución a distintos problemas de las piezas dentales. Las férulas dentales están fabricadas especialmente por el protésico dental, el profesional experto en prótesis para la boca. Estos aparatos suelen ser removibles y fáciles de utilizar.

Férulas dentales

Existen diferentes tipos de férulas dentales, en función del problema bucodental que corrijan y solucionen. Vamos a ver cada una de ellas, para que se tenga más constancia de los diferentes tipos que existen, ya que normalmente se conoce solo el primero:

 –Férula oclusal: se le conoce también con el nombre de férula de descarga o férula de desprogramación. Es una de las más conocidas y populares entre los pacientes, ya que trata los problemas oclusivos dentales, conocidos como bruxismo, es decir los problemas de estabilización y ordenación de las piezas dentales. Se trata de un aparato no invasivo ni doloroso, por lo que es muy eficaz y fácilmente extraíble por el paciente, de manera que se puede quitar sin problemas. Se suele fabricar con un material duro y resistente, acrílico. Dentro de esta categoría encontramos diferentes tipos: la férula encargada de la relajación muscular, la férula de pivotación, la férula blanda, la férula de reposicionamiento anterior, la férula de mordida posterior y la férula estética.

Férula de blanqueamiento: en este caso se trata de un aparato que se coloca sobre las piezas dentales, con el fin de que éstas estén lo más blancas posible. Estas férulas dentales tienen un componente blanqueante que se encarga de dar ese brillo especial a los dientes.

Férula de mantenimiento: hablamos de una férula de mantenimiento de la ortondoncia, que se usa con el fin de impedir que las piezas dentales se muevan tras haber sido intervenidas en un tratamiento de ortodoncia.

Férula quirúrgica: la finalidad de esta férula dental es mantener las piezas dentales quietas tras una intervención quirúrgica, para que la boca no sufra daños innecesarios.

Férula de periodoncia: al igual que las quirúrgicas, también tratan de evitar de manera eficaz que los dientes se muevan después de haber sido sometidos a tratamientos periodontales, que suelen ser delicados.

Férula radiológica: en este caso se trata de férulas dentales que se encargan de proporcionar la información necesaria que se utilizará con anterioridad a cualquier intervención quirúrgica, a la que se vaya a someter el paciente.

 También podemos considerar como férulas dentales a los protectores bucales, ya que se colocan de manera provisional en nuestra boca, cuando vamos a practicar algún deporte de riesgo.