Tipos de brackets dentales

Los brackets dentales han ido evolucionando mucho, sobre todo en los últimos años, ya que los avances en el sector de la ortodoncia han sido increíbles, creando diversos tipos de brackets, que tienen como objetivo principal adaptarse lo mejor posible a cada paciente, a cada necesidad en concreto.

Brackets dentales según necesidades

Por eso, en este texto, vamos a hablarte de los distintos tipos de brackets dentales:

En primer lugar, encontramos los modernos y muy deseados por todos los jóvenes Invisaling, un tipo de aparato dental removible que, como su nombre nos puede indicar, es invisible a simple vista. Corrigen perfectamente las oclusiones dentales, produciendo que la sonrisa sea más perfecta tras el periodo de uso, que puede ser de varios meses. Este modelo entra dentro del sector de los brackets removibles, ya que se pueden extraer de la boca con mucha facilidad, con la finalidad de limpiar los dientes o comer con más comodidad, aunque de por sí son bastante cómodos. Invisaling es un tipo de brackets que hoy en día muchos jóvenes piden a sus dentistas porque no se notan.

En segundo lugar, tenemos los efectivos y tradicionales brackets metálicos. Seguramente el ochenta por ciento de las personas que han llevado o llevan aparatos dentales han tenido de este tipo. En la actualidad se fabrican con acero, porque es más resistente. Se usan para corregir las oclusiones de nuestros dientes.

En tercer lugar, encontramos el sistema Damon, es un tipo de brackets metálico, pero que se nutre de las mejores innovaciones, de las técnicas más modernas, para convertirlo en un tipo de aparato dental mucho más efectivo ante todo tipo de oclusiones y también más cómodo para el paciente. Uno de sus rasgos es que es muy suave, por lo que afecta menos a los dientes.

En cuarto lugar, vemos los brackets linguales, que son los grandes desconocidos para la mayoría de personas. Son un tipo de brackets invisibles, puesto que se colocan en la parte posterior de los dientes, de forma que son más difíciles de detectar. Uno de sus rasgos principales es que su grosor es más fino que otros brackes por lo que no suelen molestar.

En quinto lugar, también existen los brackets autoligables, que los puedes encontrar tanto estéticos como metálicos, su punto más positivo es que utilizan un tipo de sujeción concreto, en lugar del arco habitual, por lo que reducen la presión de la pieza dental.

Por último, están los brackets estéticos, que se suelen denominar brackets de cerámica. Son semi-visibles. En este tipo encontramos los brackets porcerlana y los brackets zafiro, estos últimos son transparentes y de mayor calidad.