¿Tienes molestias tras tu último empaste dental?

Para reparar las caries menos profundas el empaste dental suele ser la mejor solución que se ofrece en la clínica dental. Para proceder a su colocación, el dentista elimina radicalmente la parte dañada de la pieza dental y la cubre con un material de relleno. Antiguamente la amalgama de plata era de los materiales más usados con este fin, pero en la actualidad, los empastes de amalgama están prácticamente en desuso.

Generalmente, en las clínicas dentales se utilizan resinas compuestas para generar el empaste dental. Este material, conocido como composite, tiene muchas menos contraindicaciones que los empastes de amalgama y es bastante más estético, ya que suele ser de un color blanco, muy parecido al del diete a tratar.

Las molestias tras someterse a un tratamiento de empaste dental son habituales. Esto no significa que sean normales en todos los casos. La sensibilidad dental tras el proceso de restauración es una afección común, que por norma general tiende a desaparecer en el plazo de unos días o, incluso, semanas.

No obstante, si tras tu último empaste sufres molestias en la pieza dental que el dentista ha empastado, lo que debes hacer es consultar con el odontólogo que llevó a cabo el tratamiento. Es importante que le cuentes de forma muy explícita cómo son las molestias o qué tipo de sensibilidad dental estás sufriendo. Descubrir cómo sientes la molestia en el empaste es primordial para que el dentista pueda averiguar si se trata de un proceso normal de adaptación o hay algo que no está funcionando como debiera.

¿Qué hacer si se sufre sensibilidad tras un empaste dental?

Como ya hemos dicho, la visita al odontólogo es prioritaria en el caso de que se noten molestias tras el empaste dental. En muchos casos, esta sensibilidad dentaria se debe a que el propio material de relleno ha quedado ligeramente alto y no termina de encajar debidamente con la pieza dental antagonista. El dentista podrá solventar este problema de forma sencilla en la clínica.

Pese a que no es habitual usar amalgamas de plata u oro en los empastes dentales actuales, todavía hay quien las sigue colocando. En el caso de que el paciente sufra un dolor muy agudo y una especie de calambre cuando el empaste choca con el diente contrario, es probable que esté padeciendo lo que se conoce como choque galvanizado. El odontólogo tendrá que valorar el modo de proceder en estos casos.

Generalmente la sensibilidad dental está ocasionada porque la dentina cuenta con pequeñas ramificaciones del nervio. Durante el empaste, es posible que se genere en la propia dentina sensibilidad, que no suele durar más de 20 días. El proceso natural es que el diente generará dentina reparadora para proteger al nervio y las molestias desaparecerán por completo.

En caso de que la sensibilidad o las molestias tras un empaste dental duren más de 20 días o sean muy dolorosas es imprescindible visitar al dentista cuanto antes.