Sustituir los empastes antiguos

Los empastes actuales suelen disponer de una durabilidad muy elevada, pero sí que es común que con el paso del tiempo se deterioren, pudiendo debilitarse y llegando a crear huecos o fisuras que permitan a las bacterias alojarse en las zonas más comprometidas. Esto afectaría muchísimo a la salud bucodental, por lo que es necesario que los empastes y obturaciones dentales sean comprobados por los dentistas en las visitas rutinarias a la clínica dental.

Además de todo esto, es muy común que los empastes antiguos que nos colocaron en nuestra infancia puedan estar deteriorados y necesiten ser reparados o cambiados por otros más novedosos y estéticos. En ese caso lo más importante es acudir al odontólogo para que pueda valorar el estado de los empastes dentales y compruebe si estos están dañados o, si por el contrario, todavía resultan funcionales.

Empastes antiguos de amalgama

Los empastes metálicos o de amalgama de plata pasaron hace unos años por un proceso que generó bastante controversia en el sector de la odontología. Esto ocurrió por la composición de estas obturaciones que cuentan con mercurio, además de otros metales como la plata. Los empastes de amalgama fueron de los primeros que comenzaron a colocarse para eliminar las caries dentales. Hoy en día existen otras técnicas mucho más estéticas y funcionales como los empastes de composite. Aunque es cierto que los empastes metálicos siguen utilizándose, pero en mucha menor medida.

La controversia de la que hablamos viene por el contenido de mercurio de estas amalgamas. Y es que este material aporta toxicidad al cuerpo si sus niveles en sangre aumentan. Ante esta premisa, muchos dentistas decidieron extraer los empastes de amalgama de plata y cambiarlos por empastes de resinas de composite para evitar riesgos en la salud de sus pacientes. Pues bien, desde diversas asociaciones y sociedades científicas se pusieron en marcha varios estudios que dieron como resultado que los empastes metálicos no suponen un riesgo elevado para el paciente, por lo que no se recomienda la extracción de los mismos, a no ser que supongan un problema para el paciente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que no está justificada la extracción de las obturaciones de amalgama solo porque contengan una mínima cantidad de mercurio. Tras los estudios se pudo comprobar que la liberación de mercurio es mucho mayor durante su retirada que durante toda la vida útil del empaste en su lugar.

Obviamente es posible que estos empastes antiguos estén deteriorados y haya que cambiarlos o que estén colocados en piezas dentales delanteras y la estética no sea en absoluto funcional para el paciente. En estos casos, tras la valoración del dentista, se podrán cambiar los empastes de amalgama por otros más apropiados.

Opciones de tratamientos

Si finalmente es necesario, por cualquier motivo, sustituir los empastes dentales antiguos, existen diferentes opciones de tratamiento que se pueden llevar a cabo:

Empastes de resinas de composite: esta es la opción más usada para realizar las obturaciones dentales. El color de este material puede lograr perfectamente el color de las piezas dentales que se deben reparar, por lo que se trata de una solución bastante estética.

Coronas dentales: es un tratamiento más drástico que suele usarse cuando la pieza dental está muy dañada e imposibilita el uso de un empaste tradicional.

Incrustaciones Inlays u Onlays: se trata de una especie de empastes que se prefabrican para colocarse en el lugar deseado. Suelen estar elaborados de porcelana y su estética es perfecta. Hoy en día solo hará falta una visita al dentista para realizar este tipo de tratamientos dentales.

Carillas de porcelana: las carillas son unas finas láminas de porcelana que se colocan en la parte delantera de los dientes. Son ideales para solventar problemas estructurales y estéticos.