Soluciones para los dientes separados

Tener los dientes separados es algo bastante común en la infancia y la adolescencia. A este problema dental se le llama diastema dental y hace referencia a la separación existente entre algunas piezas dentales. Por norma general suelen verse afectados los incisivos ubicados en el maxilar superior, las conocidas “paletas”. Las causas de este diastema pueden ser muy diversas, el problema puede deberse a un frenillo labial más grande de lo normal, al tamaño de dientes diferente o, incluso, a malos hábitos de higiene dental.

Corregir los dientes separados

Corregir los dientes separados suele ser la recomendación de los odontólogos, puesto que esta separación es posible que cause otros problemas dentales y merme la funcionalidad de la boca. Por ejemplo, es muy común que las personas con diastemas dentales cuenten también con problemas de oclusión o mordida.

Tratamientos para los diastemas dentales

En la actualidad, y gracias al avance del campo de la odontología, las posibles soluciones a estos diastemas son diversas. No obstante el dentista especializado será el encargado de recomendar un tratamiento u otro en función de las condiciones específicas de cada paciente. Esto lo hará realizando fotografías y radiografías de la cavidad oral en las que pueda ver la base del problema, es decir, la causa de la separación de los dientes.

La ortodoncia es uno de los tratamientos más comunes que suelen utilizarse para corregir cualquier diastema dental. Los pacientes, que además de la estética han perdido la funcionalidad de los dientes y cuentan con problemas en la mordida o en la colocación de las piezas dentales, son candidatos perfectos para corregir los problemas dentales mediante la ortodoncia. Lo que se consigue a través de estos tratamientos es atacar la base del problema y realizar una corrección totalmente óptima y funcional.

Hoy en día las posibilidades en cuanto a ortodoncia son muy numerosas, ya que es posible colocar la ortodoncia invisible o Invisaling, a través de la cual se logra corregir los desajustes y problemas dentales sin llevar brackets visibles. Por otra parte se pueden colocar los brackets metálicos; brackets estéticos; o los brackets linguales. El odontólogo, teniendo en cuenta la edad, la historia clínica y el caso concreto recomendará un tratamiento ortodóncico u otro.

Las carillas dentales son otra solución para los diastemas. Además, se trata del tratamiento más utilizado en la actualidad. Esto es así porque no es nada invasivo y además de aportar funcionalidad, soluciona cualquier problema estético, ya que puede corregir la coloración dental, además de la forma y tamaño de las piezas dentales. Es la forma más sencilla de conseguir una sonrisa perfecta.

Las carillas dentales son finas capas de porcelana, composite u otros materiales que se adhieren a la cara externa de los dientes para conseguir que estos queden perfectamente alineados. La estética que se logra es impresionante. Pero, además, soluciona problemas funcionales leves. Para su colocación es posible que el dentista deba tratar el diente original y después poner las carillas de forma segura. Lo principal es que estos tratamientos se lleven a cabo en clínicas dentales profesionales para evitar riesgos y conseguir soluciones óptimas y duraderas.

Estos son los tratamientos más utilizados para solucionar el problema de los dientes separados, pero siempre será el odontólogo el que plantee las diferentes alternativas para mejorar la estética y funcionalidad bucal. Hay que tener en cuenta que la historia clínica dental es primordial a la hora de tomar una decisión entre un tratamiento u otro.