Los síntomas de los trastornos funcionales del aparato digestivo

Los trastornos funcionales del aparato digestivo están formados por un grupo de síntomas que están ocasionados por diversas alteraciones en el correcto funcionamiento del aparato digestivo. Por norma general se trata de síntomas un poco molestos que pueden llegar a mermar la calidad de vida de los pacientes.

Trastornos de aparato digestivo

Los trastornos funcionales del aparato digestivo más comunes suelen ser el Síndrome del Intestino Irritable (SII), que llega a afectar al 14 % de la población y la Dispepsia Funcional, con una prevalencia del 8 %. Además, también se considera frecuente el estreñimiento funcional, aunque este suele ser puntual y se debe a alteraciones en el día a día.

Si hablamos de una dispepsia funcional los síntomas suelen ser dolor en la boca del estómago. Este dolor o sensación molesta aparece de forma continua y puede asociarse a una sensación de saciedad, pesadez y ardor. Además, hay pacientes que también refieren hinchazón abdominal y náuseas.

En el caso del Síndrome del Colon Irritable, los síntomas suelen ser diversos. Los más comunes son el estreñimiento y la diarrea. Esta sintomatología puede ser alternante, aunque normalmente siempre hay un predominio de uno de ellos. En este sentido se clasifica el SII en tres formas: si la clínica predominante es el estreñimiento; si es del tipo mixto; o si la clínica que predomina es la diarrea.

Esta patología se puede desencadenar tras periodos de un mayor estrés en la vida del paciente. Los pacientes afectos del SII suelen consultar al especialista por miedo a que se trate de una patología mucho más grave.

Por norma general, acudir al médico si los dolores gastrointestinales son frecuentes será importantísimo, pero en casos en las que los síntomas sean pasajeros, como estreñimiento o diarrea ocasional lo más probable que estén provocados por una alteración en la dieta normal. En estos casos lo que hay que hacer es seguir una dieta blanda o astringente y tomar algún antiácido hasta que se normalice por completo el tránsito intestinal. Obviamente si hablamos de síntomas persistentes, acudir al médico será fundamental para que pueda establecer un diagnóstico claro en base a ellos.

Es muy importante saber que, por norma general, los trastornos funcionales del aparato digestivo no suelen estar provocados por patologías graves, pero siempre conviene que sea el médico el que realice los estudios pertinentes y nos ofrezca una valoración certera.

Cómo aliviar los síntomas de los trastornos funcionales digestivos

Obviamente, si estos síntomas se deben a una alteración en la rutina habitual lo ideal es volver a nuestra rutina cuanto antes. Así, en seguida, se reordenará de nuevo el aparato digestivo. De forma ocasional se puede ingerir algún antiácido o laxante, según el caso. Si el síntoma es diarrea y no está acompañado de otros síntomas como fiebre lo ideal es llevar a cabo una dieta astringente y evitar los lácteos durante los primeros días. Poco a poco habrá que volver a las rutinas habituales. Si los síntomas no desaparecen habrá que acudir a la consulta del médico para que valore el caso.